La transformación del municipio de Uribe, en Meta

La transformación del municipio de Uribe, en Meta

Durante varias décadas, el territorio fue sede del secretariado de las Farc. Hoy es ejemplo de paz.

Uribe, Meta

En el pasado, Uribe, en Meta, fue considerado santuario de las Farc y un pueblo con alta influencia de la coca.

Foto:

Hernando Herrera / Archivo EL TIEMPO

16 de octubre 2017 , 01:18 a.m.

Uribe, Meta, es un municipio de extremos cuando se habla del pasado de las Farc. Su historia va de la guerra a la paz. Durante varias décadas, este territorio fue sede del secretariado de esa organización, núcleo de su dirigencia y trinchera de la insurgencia en los momentos álgidos del conflicto.

En los ochenta, en el campamento conocido como Casa Verde, incrustado en el cañón del río Duda, permanecían los máximos líderes de las Farc: Luis Alberto Morantes, alias Jacobo Arenas; Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda o Tirofijo, y Jorge Briceño, conocido como el ‘Mono Jojoy’.

Pero Uribe fue también sede de los intentos de anteriores gobiernos por buscar el fin de la confrontación con esa guerrilla hoy desmovilizada.

Pese a la historia del municipio, Jorge Eduardo Sánchez, un habitante que se he negado abandonar su tierra, asegura que, tras el acuerdo de La Habana, se vive con tranquilidad, y todo porque, a diferencia de otros lugares, “aquí se vivía bajo un solo criterio: el de las Farc; con la ausencia de este grupo ha retornado la seguridad”.

Uribe se ha convertido en uno de los laboratorios más efectivos del posconflicto, pues la presencia tan marcada de las Farc no permitió la llegada de otros grupos ilegales que alentaran posibles disidencias tras la desmovilización de esa guerrilla.

Desde mayo pasado, el Gobierno llegó al municipio con el programa de sustitución de cultivos, al cual se vincularon más de 1.000 familias con el ánimo de recibir apoyo económico y asistencia técnica para erradicar sus plantaciones de coca y convertirlas en cultivos de yuca y cacao.

La semana pasada, en este mismo territorio, el presidente Juan Manuel Santos lanzó las llamadas Zomac (Zonas más afectadas por el conflicto).

Esta figura permitirá que en los 340 municipios que vivieron la guerra, las empresas puedan hacer obras o iniciar proyectos comerciales a cambio de una disminución en los impuestos que pagan al Estado.

“Tenemos las tierras, tenemos la gente y tenemos las ganas, solo falta la inversión”, expresó el alcalde de Uribe, Jaime Pacheco.

En esta nueva etapa, Uribe tiene también el reto de superar el problema de la tierra, uno de los más marcados, pues muchos aseguran que gran parte del territorio aún pertenece a las Farc, especialmente a Henry Castellanos (‘Romaña’).

“También se necesita el mejoramiento de la vía entre Meseta y Uribe. A veces un camión puede durar hasta dos días en la vía. De nada nos sirve tener los productos si no los podemos sacar”, dijo Vicente Martínez, campesino del sector.¿Qué falta para que Uribe salga del atraso? “De todo”, responde don Vicente. Aunque ahora lo dice con tranquilidad: ya no están las Farc.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA