Dos mil militares están en manos de la JEP

Dos mil militares están en manos de la JEP

Muchos consideran que no tienen otra opción. La senadora Thania Vega dice que cayeron en una trampa.

Dos mil militares en manos de la JEP

Para Vega, “las Farc no han reconocido sus delitos ni han pedido perdón al país por sus acciones típicamente terroristas” ni han entregado la totalidad de sus armas.

Foto:

Leonardo Muñoz / EFE

19 de octubre 2017 , 10:16 p.m.

Después de la escogencia de los cincuenta y un magistrados que tendrán a su cargo investigaciones, juicios y fallos de la JEP, no pocos críticos afirman que será una justicia hecha a medida para las Farc y seguramente dura con los militares que tienen procesos abiertos o cumplen condenas. Sin embargo, más de dos mil miembros de las Fuerzas Armadas están dispuestos a que esta jurisdicción revise sus casos. ¿Qué los ha llevado a tomar esta decisión?

La senadora Thania Vega, esposa del coronel en retiro Alfonso Plazas Vega, conoce mejor que nadie la compleja situación por la que transitan estos militares y no tiene inconveniente en darnos su opinión en esta entrevista.

No obstante su clara posición crítica frente a la Jurisdicción Especial para la Paz, usted conoce muy de cerca los casos de militares privados de la libertad que han manifestado su voluntad de someterse a esta jurisdicción. ¿Cómo lo explica?
Sencillamente porque no se les está dejando otra opción. Muchos de ellos, víctimas de injustos fallos, sentían que la justicia ordinaria no era transparente. Hoy se nos está dando la razón cuando vemos que conocidos magistrados, entre ellos un expresidente de la Corte Suprema, han sido objeto de graves delaciones. Por ellas ha quedado demostrado que la justicia no obedece a rigurosas normas de derecho y que muchos procesos eran negociados. Yo misma lo viví con el proceso de Plazas Vega, porque para sustentar su injusta condena hubo dinero de por medio. Entonces, lo que pasa con militares condenados a treinta, cuarenta o cincuenta años de prisión, en su mayoría por delitos que nunca cometieron, es acogerse a la JEP con la esperanza de que sus casos sean revisados.

¿Cómo ve usted esa alternativa? ¿Qué puede pasar realmente con ellos?
Pues, yo no los juzgo en su decisión; lo que me da tristeza es ver que cayeron en una trampa. Se inscribieron miles de militares, y yo recibo quejas todos los días tanto de ellos como de sus familias. Confiaban en el Decreto 706 que sacó el Gobierno, el cual les concedía algunos beneficios como la suspensión de órdenes de captura y medidas de aseguramiento si se acogían a la JEP, de modo que esperaban seguir sus procesos en libertad. Pero no les cumplieron. No resultó equilibrado el mecanismo para conceder esa libertad. Mientras que los guerrilleros han recibido un trato especial que ha permitido su desencarcelamiento, la suspensión de procesos y sanciones y hasta la habilitación inmediata para participar en política con solo decir “sí, yo pertenezco a las Farc”, muchos de los militares y policías que se han sometido a la JEP, después de largos meses aún siguen en la cárcel.

La lista de los militares que se someten a esta jurisdicción debe ser analizada y sometida a estudio primero por el Ministerio de Defensa

¿Qué obstáculos han encontrado?
En primer término, el proceso es mucho más largo y dispendioso. La lista de los militares que se someten a esta jurisdicción debe ser analizada y sometida a estudio primero por el Ministerio de Defensa, luego por la Secretaría de la JEP, que es lo único que existe en este momento de tal jurisdicción. No olvidemos que la JEP no se ha implementado. Finalmente, la lista pasa a manos de un juez que decide a quién se le da la libertad y a quién no, y sus procesos continúan siendo tramitados por la jurisdicción ordinaria. En cuanto a esto último, en el Decreto 277/2017, prevé, por el contrario, a favor de los miembros de las Farc la suspensión de los procesos que se les siguen por las autoridades ordinarias con ocasión de sus múltiples crímenes, sumado a la suspensión de las sentencias condenatorias hasta que sean tratadas por la nueva jurisdicción (parágrafo del artículo 20 del Acto Legislativo 001/2017). Ahora bien, si un militar se somete a la JEP, lo que implica en gran medida el reconocimiento del delito (aunque no lo haya cometido) y ha cumplido cinco años de detención, quedaría libre, y si lo condenan, en vez de tener cuarenta o sesenta años de prisión se les rebajaría a veinte años.

¿Cuántos militares se han acogido a la JEP?
Son más o menos dos mil. Su suerte solo quedará definida el día que realmente quede implementada la JEP. No creo que pueda ser antes de un año. Es imposible antes, porque solo el veintiséis de septiembre fueron elegidos los magistrados.

Se han oído muchas críticas sobre los personajes escogidos como magistrados de la JEP. A ese respecto, ¿qué inquietud tiene usted?
Ciertamente no debemos olvidar que han sido elegidos por cuatro extranjeros de marcada tendencia de izquierda que se reunieron con las Farc, con ‘Timochenko’, ‘Iván Márquez’ y demás dirigentes de la guerrilla para darles indicaciones de cuál debía que ser el perfil de esos magistrados, fiscales y jueces. Lo cierto es que tales magistrados ya escogidos tienen que presentar proyecto de código de procedimiento especial para aprobación por el Congreso de la República, configurar los equipos y conformar las salas donde se procederá a la conformación de un nuevo sistema de justicia. En este entretiempo, los procesos contra los militares van a continuar y los juicios van a determinar si son culpables o inocentes. En el primer caso, cuando se sometan a la JEP se les reconfirmará la condena. Lo más probable es que se utilice primero a militares de menos rango para que acusen a sus superiores.

Andrés París afirma que esta justicia se aplicará con rigor a los militares y a personajes como Álvaro Uribe Vélez

Hay militares de alto rango que de ninguna manera van a aceptar culpabilidad alguna. Insisten en su inocencia. ¿Qué va a pasar con ellos?
No creo que tengan un futuro confiable, claro y justo. No puedo olvidar que el terrorista ‘Andrés París’, invitado por la Universidad Externado de Colombia, no vaciló en afirmar que esta justicia se aplicará con rigor a los militares y a personajes como Álvaro Uribe Vélez, que ha sido acusado de graves delitos.

Recientemente visitó el país la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda. ¿Qué opina de los temas que trató?
El Espectador publicó un artículo en el cual se decía que la Fiscal de la Corte Penal Internacional venía a exigirle a la justicia colombiana que se ocupara de los veintinueve oficiales destituidos por ‘falsos positivos’. Yo no niego que la Fiscal está pendiente de estos casos, pero también me consta que ella se reunió con el Fiscal General de la Nación para adelantar una investigación sobre la JEP. La Corte Penal Internacional ha estado muy interesada en saber cómo va a funcionar esta jurisdicción, y por ello creo que esto nos abre una esperanza. La fiscal Bensouda también ha manifestado que la Corte Penal Internacional no va a permitir que los delitos de lesa humanidad queden impunes. Yo recibí con mucha esperanza estas declaraciones.

¿Qué va a ocurrir con los miembros de las Farc que hayan cometido delitos de lesa humanidad?
Hasta el momento, a ellos no se les ha exigido nada. No han reconocido tales delitos ni han pedido perdón al país por sus acciones típicamente terroristas. Tampoco han entregado la totalidad de sus armas, ni devuelto a los niños reclutados. Mucho me temo que algo igual puede ocurrir con el proceso de paz iniciado con los dirigentes del Eln. Se sigue negociando con ellos mientras secuestran, matan policías, atacan poblaciones y siguen causando graves daños a los oleoductos y pozos petroleros.

¿Cuál es la reacción de los militares que pagan penas en prisión al ver a los dirigentes de las Farc en medios de comunicación, presidiendo manifestaciones, invitados a las universidades y organizando asambleas de su nuevo partido político?
El sentimiento generalizado es de total consternación, así les esté prohibido manifestarlo en público. Y es que no es para menos; considerando los incalculables sacrificios en su lucha contra estos terroristas, en defensa de la institucionalidad y el orden constitucional, verlos ahora posando de estadistas, de defensores de la vida y la dignidad de los colombianos, no pueden sentir más que desilusión.

Finalmente, ¿cómo ve el futuro del país?
Con profunda preocupación.

PLINIO APUYELO MENDOZA
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA