En Nariño y Antioquia se registra la mayor violencia contra la Farc

En Nariño y Antioquia se registra la mayor violencia contra la Farc

En última semana, partido político de exguerrilla ha sufrido ataques en Bogotá, Arauca y Antioquia.

Farc - Partido político

Este sábado 27 de enero, Rodrigo Londoño, Timochenko, lanza su campaña a la presidencia en Ciudad Bolívar.

Foto:

Raul Arboleda/ AFP

23 de enero 2018 , 08:05 p.m.

Si bien la violencia contra exmiembros de las Farc comenzó poco después de la firma del pacto de paz con el Gobierno –ya suman 33 los asesinados, según la Comisión de Seguimiento y Verificación, integrada por el Gobierno y la exguerrilla–, dentro de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, partido político en el que se transformó el antiguo grupo armado, la alerta subió en la última semana por los ataques directos contra quienes están haciendo campaña para el Congreso.

El último, según denunció este martes la Farc, ocurrió el domingo en la noche en Bogotá, cuando dos hombres y una mujer encapuchados que viajaban en una camioneta negra sin placas, y que portaban subametralladoras, abordaron en una calle de Ciudad Bolívar a la militante del partido Leydy Johana Poblador, le enseñaron fotos de otros militantes y de dirigentes de la campaña en Bogotá y le dijeron que los iban a matar. Según Camilo Fagua y Sergio Marín, integrantes de la dirección nacional de la Farc, y Andrés Camacho, candidato a la Cámara por Bogotá, la joven interceptada fue golpeada por los encapuchados.

Al referirse a este hecho, Rodrigo Londoño, Timochenko, quien llegó hace cinco días al país desde La Habana para lanzar oficialmente este sábado su candidatura presidencial, precisamente en Ciudad Bolívar, afirmó que el partido nacido tras el acuerdo de paz va a “seguir adelante con entereza”, pero reiteró el llamado al presidente Juan Manuel Santos y al Ministerio del Interior para que les dé “seguridad para el ejercicio de la política”.

También el domingo 21, al mediodía, dos militantes de la Farc, Henry Pérez y Juan Torres, fueron atacados luego de asistir a una reunión en la vereda El Oasis del municipio de Arauquita, Arauca. En medio del intercambio de disparos de los atacantes con los escoltas de Unidad Nacional de Protección (UNP), que protegen a los exguerrilleros, murió un hombre ajeno a la Farc y quien pasaba por el lugar, identificado como Víctor Manuel Barrera.

Según los registros de la Comisión de Seguimiento a los acuerdos de paz, hasta el 16 de enero, los departamentos con más asesinatos contra exintegrantes de la Farc son Nariño y Antioquia, con 11 y 7 casos respectivamente. Y Tumaco e Ituango son los municipios con mayores actos de violencia.

Dos muertos en campaña

Precisamente, en Antioquia fueron asesinados el martes 16 Wílmar Asprilla Allim y Ángel Montoya Ibarra, quienes participaban en actividades políticas con comunidades campesinas en el municipio de Peque. El candidato de la Farc a la Cámara de Representantes por ese departamento, Wílmar de Jesús Cartagena, se habría salvado del atentado por no asistir a la activad debido chequeos médicos.

Tras lo ocurrido, la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, dijo que los dos excombatientes asesinados habían sido alertados por la policía de no permanecer en Peque. La advertencia, según la funcionaria, se había dado debido a que los militantes de la Farc no estaban siendo bien recibidos por la comunidad.
Frente a los distintos hechos de violencia contra el naciente partido político, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, dice que hasta ahora, los ataques y asesinatos no se pueden atribuir a un solo grupo. Habla incluso de una “multicausalidad”.

Además de los atentados ha habido docenas de planfletos amenazantes contra la Farc que se atribuyen distintas bandas criminales y grupos.

Una de las intimidaciones más recientes se la atribuyó el ‘clan del Golfo’, que amenazó con “volar” las sedes del partido político de la exguerrilla en Cali. La dirección nacional de la Farc afirma que esa banda criminal “quiere echar para atrás todo este proceso de reconciliación, de perdón y transformación”.

El hecho es que ya hay una sentencia por uno de los 33 crímenes cometidos contra exintegrantes de las Farc, el de José Uberth Yatacué Mestizo, asesinado en Cauca, y los otros 32 casos están en investigación y hay varios capturados. La Fiscalía espera avanzar con la unidad especializada para esto.

Por muertos en Peque imputarán al ‘clan del Golfo’

A 40 años de cárcel fue condenado, por la Jurisdicción Especial Indígena, Jhon Ramírez, acusado por el crimen del desmovilizado de las Farc José Uberth Yatacué, ocurrido en abril del año pasado en Toribio, Cauca. Esa fue la primera sentencia que logró la Fiscalía por un crimen contra un exintegrante de la guerrilla que se había acogido al proceso de paz.

El ente investigador tiene reporte de al menos 32 casos de crímenes, de los cuales ya se ha avanzado en la judicialización de los responsables de más de una decena de ellos.

En el incidente más reciente, la Fiscalía avanzó en el proceso por la muerte de Wílmar Asprilla y Ángel de Jesús Montoya, registrada en Peque, Antioquia, hace una semana.

“Nuestra sociedad no puede tolerar ninguna forma de violencia. La Fiscalía imputará a miembros del ‘clan del Golfo’ responsabilidad por el homicidio en Peque, Antioquia, de dos excombatientes de las Farc”, señaló el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

Los casos, señalaron fuentes del ente acusador, los adelantan fiscales seccionales coordinados desde el búnker de la Fiscalía en Bogotá y que aplican un modelo de investigación que busca establecer, entre otros factores, el contexto de la región y la actividad que venía desarrollando la víctima.

“Antes de adoptar cualquier tesis se evalúa cada caso individualmente, se examina qué grupo armado actúa en la zona en la que se cometió el crimen, qué tipo de negocios ilegales se están moviendo, incluso las condiciones sociales y políticas de la zona, y eso proporciona elementos de juicio muy importantes para los casos”, señalaron personas cercanas a las investigaciones.

Y es que la Fiscalía tiene procesos en los que aparece como móvil desde una posible disputa por el control territorial de rentas ilegales hasta el caso por la muerte de un exintegrante de la guerrilla que fue asesinado cuando, según testigos, se disponía a agredir a su compañera sentimental y otro de un ex-Farc que al parecer murió en un intento de atraco en Caldono, Cauca.

Por esto, la Fiscalía investiga cada caso individualmente y no da por hecho que un solo grupo o un solo móvil haya llevado a las muertes de los desmovilizados.

PAZ y JUSTICIA 
@pazELTIEMPO
redaccionpaz@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.