Nuevo acuerdo con las Farc cuenta con el apoyo de sectores políticos

Nuevo acuerdo con las Farc cuenta con el apoyo de sectores políticos

El respaldo partidista será clave en la refrendación e implementación de lo pactado.

fg

El jefe negociador de las Farc 'Iván Márquez' (izq.) y el del Gobierno, Humberto de la Calle (der.), firmaron el nuevo acuerdo el pasado sábado, en La Habana.

Foto:

Enrique de la Osa / Reuters

14 de noviembre 2016 , 02:15 a.m.

Con optimismo fue recibido por la mayoría de los sectores políticos el nuevo acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las Farc, que fue revelado en la madrugada de este lunes y en el cual se incorporaron casi todas las peticiones de los sectores que promovieron el ‘No’ en el plebiscito refrendatario del pasado 2 de octubre.

Luego de unos maratónicos días en La Habana, las dos partes lograron ajustar varios temas en el texto acordado para la terminación del conflicto, el cual, según el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, “es mejor en cuanto resuelve muchas de esas críticas e insatisfacciones”.

De la Calle y el jefe negociador de las Farc, ‘Iván Márquez’, suscribieron el nuevo texto el pasado sábado, en Cuba, en presencia de los países garantes del proceso (Cuba y Noruega) y de los acompañantes (Chile y Venezuela), los cuales fueron una pieza clave en todas las negociaciones.

Según anunció el presidente Juan Manuel Santos en la noche del sábado, en el nuevo acuerdo se incluyeron varias de las preocupaciones de quienes cuestionaron el pasado texto, entre ellos los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, la excandidata presidencial Marta Lucía Ramírez, el exprocurador Alejandro Ordóñez y algunas comunidades cristianas.

“En 56 de los 57 temas hubo cambios y mejoras”, afirmó Santos sobre los ajustes. Y ‘Márquez’ dio cuenta de la voluntad de paz de las Farc: “De nuestra parte, hemos cedido. Incluso extendiendo las fronteras que nos habíamos trazado”, afirmó el líder guerrillero.

Apoyo político

Sectores políticos en Colombia manifestaron su apoyo a lo que se anunció el pasado sábado y se declararon a la expectativa de conocer detalles del nuevo texto.

El apoyo político al nuevo acuerdo será una de las claves para los dos pasos que deben seguir ahora: la refrendación y la implementación de lo acordado con la guerrilla.

En cuanto al primer paso, el escenario que más había ganado apoyo hasta ayer para hacerlo es el Congreso, en el cual también tendrá lugar el segundo requisito, es decir, convertir en leyes y reformas a la Constitución lo pactado durante cuatro años.

Precisamente, el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, fue uno de los primeros en expresar su júbilo por la consecución de un acuerdo modificado con la “mayoría” de las propuestas que presentaron los sectores críticos del proceso de paz.

“El nuevo texto contiene restricción de la libertad, límite entre el delito político y el narcotráfico, queda claro que no hay ideología de género, el tema de las restricciones de la justicia. Es un acuerdo que recoge el 90 por ciento de las inquietudes de los del ‘No’. Por supuesto, ahora ellos tienen la última palabra”, afirmó Lizcano, también senador por el partido de ‘la U’.

Para el senador liberal Guillermo García Realpe, desde el pasado 2 de octubre –cuando triunfó el ‘No’ en el plebiscito refrendatario–, “los colombianos teníamos un gran interrogante” sobre el futuro de los diálogos para terminar 52 años de conflicto armado con las Farc.

“Ahora nos renace la esperanza y una esperanza mucho más fundada porque el nuevo acuerdo recoge un gran consenso nacional”, afirmó el congresista nariñense.

El representante a la Cámara por el Partido Conservador Óscar Fernando Bravo no dudó en resaltar que el nuevo texto “varió notoriamente” en temas como justicia transicional al “ponerle un plazo de 10 años e incluir que los jueces van a ser colombianos y no extranjeros, como estaba en el acuerdo inicial”.

“Que la guerrilla haya aceptado entregar los bienes me parece más que importante para tener cómo reparar a las víctimas con el propio patrimonio de las Farc. Creo que se abre el camino para la implementación en el Congreso sin mayor dificultad”, afirmó el congresista de los ‘azules’.

El senador por Cambio Radical Carlos Fernando Motoa dijo que se “corrigió y precisó mucho del acuerdo inicial” y se avanzó en temas que eran de “preocupación” para un sector de la opinión pública.

El congresista agregó que el texto anterior “dejaba a la interpretación” o “no precisaba temas fundamentales como los de justicia transicional”.

La oposición

Por los lados de la oposición al Gobierno, congresistas del Polo –el cual ha apoyado el proceso de paz de La Habana– tampoco guardaron elogios para el nuevo acuerdo con las Farc.

El representante a la Cámara de ese partido de izquierda Germán Navas Talero afirmó que el “objetivo” de “todo colombiano decente debe ser la paz” y que “un ejemplo” de que las Farc “quieren la paz es porque han cedido” en casi todas las peticiones de los críticos de las negociaciones.

El senador por el Centro Democrático Jaime Amín dijo que es necesario “mirar el contenido exacto del alcance de ese nuevo acuerdo” antes de fijar una posición formal sobre el tema.

“Nosotros decimos que todo avance es bienvenido, pero hay que mirar en qué puntos se avanzó realmente, sin que sean retoques o maquillajes formales de puntos que se rechazaron el pasado 2 de octubre”, dijo Amín, quien confirmó que entre el lunes y el martes la bancada del Centro Democrático se reunirá para analizar el documento final emanado desde La Habana.

Cláusula para blindar lo pactado

Entre los anuncios que hizo el pasado sábado el jefe del equipo negociador oficial, Humberto de la Calle, estuvo que el nuevo acuerdo no se incorporará al bloque de constitucionalidad, como se había acordado.

Esta idea buscaba que lo pactado hiciera parte del conjunto de normas (leyes, enmiendas a la Constitución y tratado) que rigen a la Nación.

Este paso buscaba darle seguridad jurídica al acuerdo y que este no pudiera ser modificado en el futuro.

EL TIEMPO supo que para blindar lo acordado jurídicamente, Gobierno y Farc incluyeron en el nuevo texto una cláusula de cumplimiento que significa que todas las autoridades públicas del Estado van a tener que ceñirse a lo pactado.

Adicionalmente, se le seguirá dando el estatus de ‘acuerdo especial’ a la luz de los Convenios de Ginebra y se depositará en Berna (Suiza).

En el nuevo texto no se menciona la expresión ‘bloque de constitucionalidad’ y se acordó que tampoco se incluirá como un nuevo capítulo en la Carta Política, como se había acordado originalmente.

Esta había sido una de las propuestas en las que los promotores del ‘No’ en el plebiscito refrendatario, especialmente el expresidente Álvaro Uribe, más habían insistido.

REDACCIÓN PAZ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA