¿Circunscripciones de paz para las Farc? Otra de las grandes mentiras

¿Circunscripciones de paz para las Farc? Otra de las grandes mentiras

Lo que hubo fue una decisión política de propinar un golpe a la implementación de los acuerdos.

Congreso de la República

La idea, dice Cristo, era que 167 municipios tuvieran una vocería política en el Congreso para hacer seguimiento a los planes como dolientes directos del acuerdo de paz.

Foto:

Diego Caucayo / Archivo EL TIEMPO

30 de marzo 2018 , 10:58 p.m.

Dos grandes escollos tuvo que superar el acuerdo de paz de La Habana. La aplicación de la justicia transicional a los integrantes de la guerrilla que se desmovilizaran, desarmaran y contaran la verdad y la participación en política de ellos mismos.

De hecho, esas dos decisiones del acuerdo final fueron las más criticadas en amplios sectores de la sociedad, incluso partidarios de la negociación. Por tanto se convirtieron en el caballito de batalla de los implacables y sistemáticos opositores del acuerdo, encabezados por el Centro Democrático.

No hay duda de que la derrota del plebiscito se debe en buena parte a que un sector importante de la población colombiana se creyó el cuento de que era posible hacer un acuerdo con las Farc que los condujera a la cárcel y les impidiera ejercer la política por el tiempo de sus penas. Por ello, cuando se renegoció con los líderes del ‘No’ el segundo acuerdo, estos dos elementos esenciales del mismo se levantaron como el gran obstáculo para un consenso nacional como el que se buscó hasta último momento.

Igualmente, de manera muy hábil los dirigentes del ‘No’ explotaron cierta avaricia política y electoral de los colombianos en general y de la dirigencia política en particular.

Primero se cuestionaron duramente las 5 curules en Senado y las 5 en Cámara aseguradas en el acto legislativo de reincorporación política de las Farc, pero cuando se percataron de que para la opinión pública 10 curules en el Congreso por dos periodos a cambio de terminar una guerra de 53 años no parecía exagerado, no generaba una indignación suficiente en la ciudadanía, decidieron construir la gran mentira de que las 16 circunscripciones transitorias de paz para las 16 zonas más afectadas por el conflicto en el país eran un regalo disfrazado para las Farc. Una de las mentiras más descaradas y efectivas de toda esta campaña contra los acuerdos de paz.

Los resultados del pasado 11 de marzo, como lo veremos en detalle más adelante, desvirtúan de una forma categórica los argumentos que utilizaron los sectores políticos que se opusieron abiertamente a que los habitantes de las zonas de conflicto eligieran sus propios voceros al Congreso de una manera transitoria en los próximos 8 años.

Desde el principio fue evidente que se trataba de un concepto de reparación política, no solo para las víctimas, sino para la población en general de los municipios que tras décadas de guerra con Farc, Eln y ‘paras’ no habían podido disfrutar los beneficios de la democracia ni estar representados adecuadamente en el Congreso.

De una manera técnica, con índices de Planeación Nacional de pobreza, violencia y desigualdad, se escogieron esos 167 municipios y se distribuyeron en 16 zonas del país, que a su vez constituyeron los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), en donde se concentrarían los esfuerzos del Estado en el desarrollo de los acuerdos para sus comunidades.

La idea era que cada uno de esos 167 municipios tuviera una vocería política en el Congreso para hacer seguimiento a esos planes como dolientes directos del acuerdo de paz. Y que, preferencialmente, no exclusivamente, esos voceros fueran víctimas del conflicto.

Pero lamentablemente se demoró el trámite legislativo de esta crucial iniciativa y al final del ‘fast track’ quedó atrapada en el festín de oportunismo e intereses politiqueros de algunos que creyeron, de manera equivocada, que frenando la implementación de los acuerdos obtendrían réditos electorales incalculables.

Ningún proyecto de esos tendrá viabilidad en este periodo agonizante del gobierno que perdió sus mayorías


Resulta que frustraron a las víctimas y a esas poblaciones su oportunidad de representación y no lograron su mezquino objetivo político-electoral.

Los grandes peros que surgieron a última hora a esta iniciativa y que llevaron a su hundimiento fueron que no eran curules para las víctimas y que, por el contrario, con la plata de las Farc y la intimidación reciente de los fusiles serían integrantes de esta guerrilla los que se quedarían con las curules. Con una lógica extraña, porque si eso fuera así para las curules especiales, sería igual para las ordinarias en esos 167 municipios.

Es decir, no se podía afirmar de ninguna manera, sin ser totalmente incoherente, que los fusiles y los recursos de las Farc influirían en el resultado electoral de estos municipios si se creaban estas circunscripciones especiales, pero no lo harían así de no existir la figura contemplada en los acuerdos. Se trata de las mismas zonas e idéntico censo electoral.

Y a pesar de que se pusieron toda clase de condiciones y limitaciones para evitar esa posibilidad, los críticos insistieron en archivar el proyecto porque buscaban generar miedo hacia las Farc y hacer política contra los acuerdos de paz. De esta manera impidieron que se avanzara en la ampliación de la democracia utilizando argumentos falaces y mentirosos.

El resultado final es que arrebataron a víctimas y comunidades de estos municipios una medida clara, eficaz y concreta de reparación política luego de 53 años de no poder participar en democracia o de hacerlo con la intimidación de un fusil en la nuca proveniente de la extrema izquierda o extrema derecha.

Líderes comunitarios, defensores de derechos humanos, asociaciones de víctimas, juntas de acción comunal, organizaciones de mujeres perdieron la oportunidad de participar y buscar la representación de sus comunidades en el Congreso. Esos mismos líderes, a quienes candidatos a Senado y Cámara el pasado 11 de marzo buscaron para que los respaldaran en esas zonas sin siquiera ir, “porque son muy peligrosas”.

Y ya toda la implementación del acuerdo de paz dependerá de la decisión y voluntad del próximo gobierno


Pareciera que en esas zonas los votos de los ciudadanos son buenos para elegir a senadores y representantes que no viven sus problemas de cerca, y por tanto no pueden ser voceros auténticos de sus angustias diarias, y malos cuando se trata de elegir a los mismos líderes de víctimas de las zonas.

Con esta iniciativa, se trataba de acercar la democracia a las comunidades históricamente marginadas, que probaran la democracia para que nunca más se la dejaran quitar por ningún grupo violento. Las mayorías del Congreso en un acto de tacañería política lo impidieron.

Después, salieron todos a rasgarse las vestiduras y a evadir responsabilidades. Pero las cifras hoy después de las elecciones en esas circunscripciones son elocuentes para demostrar la falsedad de los argumentos de los críticos.

Las listas de las Farc ganaron en un solo municipio de los 167 y el nuevo partido de las Farc llegó con sus listas a Senado a un poco más de 15.000 votos en esos municipios.

Si se quiere llegar a los extremos absurdos de algunos de calificar a la Alianza Verde y el Polo como partidos cercanos a la exguerrilla, estos partidos solo ganaron en tres municipios más.

Y las 16 zonas se hubieran repartido así: seis liberales, cuatro de Cambio Radical, dos de ‘la U’, uno del Centro Democrático, un conservador, uno del Polo Democrático y uno de Alianza Verde.

Perdimos una oportunidad histórica de reivindicar derechos a víctimas y comunidades por el oportunismo político de unos pocos y la avaricia de la mayoría de los congresistas


En zonas históricas de conflicto, como el norte del Cauca, se impusieron contundentemente senadores como Temístocles Ortega, de Cambio Radical. En la cordillera narinense, Eduardo Enríquez Maya, del Partido Conservador. En toda la zona Macarena (Guaviare) arrolló Maritza Martínez, de ‘la U’, y en Arauca, Álvaro Uribe, del Centro Democrático, por solo citar algunos de los dirigentes con mayor peso político en esas zonas, quienes obviamente nada tienen que ver con las Farc.

Entonces es claro que las tales curules para las Farc nunca existieron, lo que tuvimos fue una decisión política clara y deliberada de propinar un golpe mortal a la implementación de los acuerdos y se debe reconocer que lo lograron.

Ahora salen todos a proponer ideas y presentar proyectos solo por dejar constancias ante la historia. En el presentado por Roy Barreras e Iván Cepeda se hace aun mayor énfasis en asegurar la elección y participación de las víctimas, lo cual está muy bien.

Pero hay que decirlo con claridad: ningún proyecto de esos tendrá viabilidad en este periodo agonizante del gobierno que perdió sus mayorías. Y ya toda la implementación del acuerdo de paz dependerá de la decisión y voluntad del próximo gobierno.

Seguramente perdimos una oportunidad histórica de reivindicar derechos a víctimas y comunidades por el oportunismo político de unos pocos y la avaricia de la mayoría de los congresistas que consideraban un exceso abrir la posibilidad de que más de dos millones de colombianos, habitantes de las zonas más marginadas, olvidadas y violentas del país, sintieran cerca la democracia. Era una medida excepcional para consolidar paz en los territorios.

Qué tristeza la forma como actuaron unas mayorías circunstanciales en el Congreso con tan poca generosidad, con tanta miopía y, sobre todo, con esa ausencia de grandeza por Colombia y la paz.

Aquí en los gráficos se ven los resultados electorales después del preconteo en 8 de las 16 circunscripciones que se creaban con el acto legislativo, que se hundió, y se aprecia cuáles fueron los tres primeros partidos en votación en cada una de ellas.

Votación en algunas regiones

JUAN FERNANDO CRISTO
Exministro de Interior

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.