'Si el 'No' pierde sería legitimar la violencia': Alejandro Ordóñez

'Si el 'No' pierde sería legitimar la violencia': Alejandro Ordóñez

El exprocurador dice que si las Farc entran a la política, van a desequilibrar las regiones.

fg

Alejandro Ordóñez confesó que, aunque no es del Centro Democrático, tiene muchas coincidencias con el uribismo y que las ideas conservadoras que él profesa son acariciadas por muchos colombianos.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

29 de septiembre 2016 , 09:24 p.m.

El exprocurador Alejandro Ordóñez aseguró este jueves que pase lo que pase este domingo (gane el ‘Sí’ o gane el ‘No’), amerita que se haga un pacto político, porque la abstención estará cerca del 75 por ciento y hay que salir de la polarización. Dijo que antes de diciembre decidirá si se lanza de candidato presidencial.

¿Cómo le fue en su debut en Cartagena junto al expresidente Uribe, a propósito del plebiscito?

Fueron varios eventos donde recibí mucho entusiasmo de la gente; curiosamente, encontré que la gente tiene mucha claridad, sabe lo que se acordó en La Habana y hay una gran responsabilidad cívica de aquellas personas que han decidido votar ‘No’ al acuerdo que realizó el presidente Santos con ‘Timochenko’.

¿Con Uribe usted tiene más diferencias o más aproximaciones sobre el acuerdo de La Habana?

En el transcurso de estos meses hay muchas coincidencias en las apreciaciones y preocupaciones que suscita el acuerdo de La Habana en materia de justicia, política, la fortuna de las Farc y el control territorial. Hay muchos aspectos donde hay coincidencias, que fueron las que permitieron realizar ese acto público en Cartagena, porque la presencia que hicimos fue precisamente manifestando una convergencia respecto a las diversas posiciones que son coincidentes. (Lea también: Vote 'Sí' o 'No', usted tiene derecho a estos beneficios)

¿Si el ‘Sí’ gana, queda espacio político y jurídico para reorientar el acuerdo con las Farc?

Es indudable que si llega a ganar el ‘Sí’ o el ‘No’, por los altos índices de abstención que se van a presentar, va a quedar, en cualquiera de los dos resultados, afectada su legitimidad, pues cerca del 75 por ciento de los colombianos no estarán vinculados a esos resultados, y lo que se impone es dar un paso adelante para suscitar un pacto para la paz, como lo propuse desde hace dos años.

¿Qué dimensión tendría ese acuerdo? ¿En qué momento? ¿Sobre qué temas? ¿Con quién?

En cualquiera de los dos eventos, temas de carácter económico, social, los que tienen que ver con la corrupción son los verdaderos problemas que están golpeando la credibilidad de nuestro ordenamiento jurídico.

En algún momento usted estuvo a punto de aproximarse al proceso de La Habana ¿Por qué no se dio eso?

Porque infortunadamente aquí no se admitían las voces críticas sino que había un absoluto unanimismo. Ese proceso se usó para dividir al país, para obtener réditos políticos; entonces, con esas circunstancias no había mayor interés para concitar la voluntad nacional. (Además: Paso a paso para votar en el plebiscito)

¿El presidente Santos nunca tuvo su opinión en cuenta?

Curiosamente, en privado en dos oportunidades el doctor Humberto de la Calle me manifestó que las observaciones que hacía la Procuraduría eran de mucho provecho para la mesa de negociaciones, pero lamentablemente el Presidente siempre consideró que eso era meterle palos en la rueda al proceso de paz.

Usted dice que el Presidente utilizó el debate sobre el proceso con propósitos electorales. Pero usted también ha estado ahí y seguramente va a ser candidato presidencial. ¿No es lo mismo?

No sé si voy a estar o no, porque yo voy a seguir actuando en la vida pública, eso nunca lo he negado, porque esa es mi vocación. Pero en cualquier sentido, los resultados del plebiscito van a impactar la política nacional, y allí se van a desarrollar los más disímiles escenarios en la vida nacional.

En muchas partes se habla de usted como aspirante presidencial para 2018. ¿Por qué usted no lo acepta?

Uno no se puede dejar entusiasmar fácilmente. Voy a dejar algunos meses y al terminar el año determinaré cuál va a ser mi papel en la vida pública. (Lea: Qué se puede hacer y qué no en los últimos días previos al plebiscito)

¿Podemos decir que se sintió cómodo con el expresidente Álvaro Uribe en Cartagena?

Desde luego hay muchas coincidencias, pero usted sabe que yo no milito en el Centro Democrático; eso no quiere decir que no tengamos aproximaciones. Tenemos percepciones muy propias sobre algunos temas. Lo que ocurrió en Cartagena fue una coincidencia respecto a nuestra vida política.

¿Se siente más conectado con el uribismo que con el Partido Conservador?

Con las ideas conservadoras, diría yo. Igual, como dijo el doctor Álvaro Gómez, hay más conservatismo que partido. Las ideas conservadoras son importantes para la sociedad y tienen un gran arraigo en nuestra cultura y son esas ideas las que están siendo echadas de menos por muchos colombianos.

¿Usted cree que la participación de las Farc en la política es una amenaza para la democracia?

Es ante todo un riesgo si las Farc mantienen la extensa fortuna que han amasado como producto del narcotráfico y la minería ilegal y del delito. Van a desequilibrar sustancialmente la actividad política regional y va a ser la nueva mermelada, que va a permear la actividad política nacional de manera grave. No solamente ellos, sino que aquí se va a establecer que el delito es una forma de hacer política en la democracia colombiana. (Lea: Debut de Alejandro Ordóñez y Álvaro Uribe contra el acuerdo de paz)

¿Qué pesó más en su distanciamiento con el presidente Santos: sus diferencias ideológicas o personales?

Yo no tengo diferencias personales con el presidente Santos. Nunca las he tenido; él es un hombre de buenas formas, es un hombre palaciego. Las diferencias fueron de carácter institucional. Yo cumplí mi deber, cumplí misiones constitucionales, ejercí las funciones que tienen que ver con el control de la administración, y él frecuentemente consideró que eso era, dijéramos, una situación desbordada del Procurador y una actuación política. Lo respeto a él profundamente, pero es indudable que la actuación siempre se enmarcó dentro de los roles constitucionales.

¿Si pierde el ‘No’ este domingo en las urnas, se tendría que leer esto como una derrota política de sus defensores?

Si pierde el ‘No’, desde luego que sería el triunfo de quienes han pretendido legitimar la violencia y el delito como una forma de hacer política. Tomando el atajo de sacrificar a las víctimas y privilegiar a los victimarios. (También: Víctimas del conflicto, divididas entre el 'Sí' y el 'No')

¿Por lo que usted ha dicho se puede asegurar que si bien no está seguro de ser candidato en el 2018, es algo que no ha descartado?

Que no lo he decidido, que primero tengo que descansar un tiempo después de estos arduos ocho años de ejercicio público. En ese momento decidiré en la vida pública qué voy a hacer.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA