Candidatos apoyan prórroga del cese del fuego con el Eln

Candidatos apoyan prórroga del cese del fuego con el Eln

Siete aspirantes a la presidencia ven positiva una extensión de la tregua, que culminó ayer.

Negociaciones Eln

El equipo negociador oficial preparó este martes en Quito la reanudación de los diálogos con el Eln.

Foto:

Presidencia

09 de enero 2018 , 09:13 p.m.

Al menos siete candidatos presidenciales respaldan una prórroga del cese del fuego y de hostilidades entre la Fuerza Pública y el Eln, que terminó este martes a la medianoche y cuya extensión se abordará este miércoles en la mesa de Quito, Ecuador, donde se inicia el quinto ciclo de diálogos entre el Gobierno y esa guerrilla.

El senador del Polo Iván Cepeda dirigió el martes una carta a 12 aspirantes presidenciales en la que les pidió decir si apoyan o no la prórroga del cese bilateral con el Eln. Al ser consultados por EL TIEMPO sobre este punto, Humberto de la Calle, Marta Lucía Ramírez, Clara López, Frank Pearl y Piedad Córdoba manifestaron su respaldo. Mientras tanto, Gustavo Petro y Rodrigo Londoño, Timochenko, expresaron su apoyo a través de Twitter.

De la Calle señaló que apoya “fuertemente” la prórroga porque es “una manera de ahorrar violencia, riesgo para vidas humanas y daños al medioambiente”. El candidato liberal y exjefe negociador del Gobierno en La Habana añadió que el cese del fuego ayudó a crear confianza en el proceso con las Farc.

Por su lado, Marta Lucía Ramírez, de origen conservador, piensa que mantener el cese bilateral es “positivo”, pero “bajo la condición de que esta negociación se va a hacer sin ningún tipo de reclutamiento ni de secuestro”.

Clara López sostiene que “puede negociarse el mejoramiento de las condiciones de verificación y demás aspectos del cese vigente”, pero que “no es de recibo ninguna suspensión o aplazamiento de esa medida de desescalamiento del conflicto, que redunda en las condiciones para conseguir la paz”.

También Frank Pearl plantea la conveniencia de prorrogar el cese bilateral “siempre y cuando el Eln tenga disposición y capacidad de cerrar un acuerdo en condiciones que sean aceptables para los colombianos”.

Y Piedad Córdoba afirma que el cese bilateral “es importante” para que el proceso de paz gane “legitimidad y credibilidad”.

Ya Gustavo Petro le había pedido al presidente Juan Manuel Santos que se extienda el cese bilateral “con el fin de acercar a Colombia al final de la guerra”.

Quienes sí se apartan del respaldo a una prórroga del cese bilateral del fuego y de hostilidades con el Eln son Alejandro Ordóñez y Juan Carlos Pinzón. “Si el Eln realmente quiere paz: pues que deje de matar, de secuestrar, de extorsionar y que entregue las armas”, anotó Ordóñez al ser consultado sobre el tema.

Por su lado, Pinzón aseguró que “al hablar de cese bilateral estamos hablando de un Estado que renuncia a actuar. Entonces el Eln asesina y secuestra y no pasa nada, no se les puede perseguir por el cese. Eso no está bien”.

Los candidatos Iván Duque, Germán Vargas y Sergio Fajardo, contactados por este diario para conocer su posición sobre la extensión de la tregua, no contestaron. Al respaldo mayoritario a una prórroga del cese bilateral se unió el país anfitrión de los diálogos, Ecuador.

La canciller de ese país, María Fernanda Espinosa, tras recibir a la nueva delegación del Gobierno colombiano, resaltó que “el objetivo” de la nueva ronda de diálogos es “prolongar y evaluar el cese del fuego”. Agregó que su país tiene gran expectativa.

Finalmente La Paz Querida, conformada por varias personalidades, exhortó al Gobierno y al Eln a mantener la tregua para que las elecciones venideras se den con tranquilidad.

5 ajustes urgentes en el proceso1. Parar el secuestro

En contravía con lo que espera el país, el Eln mantiene el secuestro de civiles como una de sus principales fuentes de ingresos

Según informes de la Fuerza Pública, hoy hay al menos cuatro personas plagiadas por esa guerrilla. El año pasado, los ‘elenos’ perpetraron once, varios de ellos cuando ya habían iniciado las negociaciones formales con el Gobierno en Quito, lo cual sería una clara violación al anuncio del cese de fuegos y hostilidades.

Entre los secuestrados aparece un familiar del asesinado gobernador emberá Aulio Isarama, en Chocó, de quien el Eln no ha dado ninguna noticia en más de tres meses. Norte de Santander y Chocó son los departamentos con más casos.

2. Desescalamiento real del conflicto

En medio de la negociación, el Eln no ha parado su máquina de guerra en departamentos como Chocó y Nariño, donde incluso ha cometido masacres. “Ese grupo no puede seguir escudándose en luchas territoriales para generar conflicto y afectar a la población civil, que en muchas ocasiones tiene que desplazarse”, cuestiona Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis del conflicto, Cerac. La Fiscalía ordenó la captura de tres jefes del Eln en Chocó por reclutamiento de menores y desplazamiento de comunidades indígenas incluso. Los analistas sostienen que es insostenible que el Eln pretenda que el Estado no lo golpee entre tanto avanza territorialmente hacia zonas donde no hacía presencia.

3. Una verificación más contundente

El Eln violó en al menos 37 ocasiones el cese de fuegos. El caso más evidente fue el ya mencionado del gobernador Isarama, que precisamente venía denunciando la escalada violenta del frente de guerra noroccidental contra comunidades indígenas y afro del Chocó. Habiendo acordado la existencia de un Mecanismo de Monitoreo y Verificación de Naciones Unidas, que es acompañado por la Iglesia católica, ese grupo no solo cometió el crimen de Isarama sino que mintió sobre las circunstancias, al presentarlo como producto de un accidente a pesar de que el líder indígena fue asesinado por la espalda. Los analistas señalan que a diferencia de lo que ocurrió con las Farc, el Eln no parece interesado en respetar la verificación, lo cual repercute en la salud del proceso de Quito.

4. Protocolos más claros entre las partes

Mientras las autoridades señalan a varios frentes del Eln de no haber detenido sus avances estratégicos hacia zonas de donde salieron las Farc, esa guerrilla habla de supuestas operaciones militares en zonas donde están ubicados sus campamentos. Cerac, que le ha hecho seguimiento día a día al cese de fuegos y hostilidades, advierte que la existencia de protocolos claros, que incluso deben ser conocidos por la población civil de las zonas, sería un avance importante para prevenir incidentes. De la misma manera, a pesar de que las violaciones del cese son evidentes (los casos del Chocó y la masacre de Magüí-Payán), no se conoce de ningún pronunciamiento oficial de la cúpula del Eln asumiendo la responsabilidad y los correctivos del caso, lo que mina la confianza en la negociación.

5. Aumentar la confianza

Iniciando el quinto ciclo de negociación, los colombianos –a diferencia de lo que sucedió con el proceso de La Habana– poco conocen de los avances en las conversaciones. Sumado a esto, hay jefes locales, como el caso de alias Uriel en el Chocó, cuyas acciones en el terreno van en contravía con el discurso oficial del Eln en Quito. Los expertos coinciden en afirmar que al proceso, que arrancó con precaria confianza de la opinión pública, le ha faltado contar con una mejor comunicación de los logros y de los correctivos para evitar la repetición de hechos que dificultan el avance del proceso de paz.

PAZ y POLÍTICA
En Twitter: @pazELTIEMPO
redaccionpaz@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.