Las movidas del uribismo y el santismo para las elecciones de 2018

Las movidas del uribismo y el santismo para las elecciones de 2018

‘La U’ no tendrá candidato presidencial y el Centro Democrático quiere escoger el suyo por consenso.

Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe

El presidente Juan Manuel Santos (izq.), jefe natural de ‘la U’ y su fundador. Álvaro Uribe (der.), expresidente y jefe máximo del Centro Democrático, avanza en su coalición.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO - J. J. Guillén / EFE

30 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Esta semana, el uribismo y ‘la U’ hicieron movidas estratégicas para hacerse con el poder en el 2018. En el fondo son movidas de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, los más duros contendores por la sucesión en la Casa de Nariño.

Por un lado, el uribismo hundió el acelerador en su proceso y comenzó a generar ambiente para escoger su candidato presidencial en octubre próximo, mediante un consenso de los cinco aspirantes. Más simple y rápido. Eso sí, con Uribe como “animador” de esa determinación, como dice el senador José Obdulio Gaviria.

Al mismo tiempo quedó planteado que el uribismo tendrá sus listas para el Congreso, con Uribe a la cabeza, pero alentará a otros sectores aliados, sobre todo a los que apoyaron el ‘No’ en el plebiscito por la paz, para que lancen también sus candidatos.

Apadrinar a otros aspirantes al Congreso en marzo, más allá de sus propias listas, le permitirá a Uribe reclamar un mayor triunfo político en las elecciones legislativas. Sumar más.

Desde la otra orilla, ‘la U’ resolvió no llevar candidato presidencial propio en el 2018, decisión que compromete al propio presidente Santos.

‘La U’, partido mayoritario en el Congreso (20 senadores y 37 representantes), principal elector de los presidentes en 2006, 2010 y 2014, y con un jefe natural como Santos, adoptó como estrategia esperar que un candidato fuerte surja de entre los que apoyan el proceso de paz, para luego respaldarlo.

Los dos precandidatos que ‘la U’ tenía naufragaron. Primero, el exministro Juan Carlos Pinzón, quien se hizo hombre público a la sombra de Santos, decidió convertirse en su opositor y ahora su antiguo jefe ni le pasa al teléfono. Y Roy Barreras, líder clave de ‘la U’ en el Congreso, ferviente defensor del proceso de paz, tuvo que declinar su candidatura esta semana en presencia del mandatario, para dar paso a la estrategia señalada.

La maniobra de ‘la U’ será entonces contribuir a formar una gran coalición con sectores de centroizquierda que defienda la implementación del acuerdo con las Farc, principal legado político e histórico del jefe de Estado.

Roy, quien tuvo que hacer a un lado sus aspiraciones presidenciales, lo entiende así. “Lo que ha hecho ‘la U’ es garantizar que un colombiano comprometido con la paz sea presidente de Colombia. Es más importante –agregó– la paz que la candidatura. Si llegamos divididos a la primera vuelta, todos los que defendemos la paz fracasaríamos. Tenemos que llegar juntos”.

Luego dijo: “La nueva estrategia implica concentrarnos todos en garantizar el triunfo parlamentario en marzo, que es la primera de las elecciones”.

Por su parte, Armando Benedetti, copresidente de la colectividad, explicó: “(El partido) está compuesto por líderes regionales y pecho a pecho no nos gana nadie y el próximo presidente necesitará de ‘la U’ para su elección”.

Benedetti cree que “el compromiso en el partido es la unidad”, que “no habrá liquidación, ni disolución ni transfuguismo”.

El camino que le queda a ‘la U’ es apoyar a uno de los precandidatos liberales (Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo o Juan Manuel Galán), si es que uno de ellos gana la consulta interpartidista en marzo; o a Clara López, si es ella la triunfadora.

También se dice que Santos podría terminar respaldando a Germán Vargas Lleras, su exvicepresidente, que sería una carta fuerte para tratar de impedir un triunfo prematuro del uribismo.

Si bien Vargas no es el gran defensor del proceso de paz, sí fue su coequipero durante casi 7 años de gobierno y las encuestas lo dan entre los favoritos.

Santos, entonces, tendría que jugarse a fondo para convencer a algunos líderes liberales y de ‘la U’ de apoyar la candidatura de Vargas Lleras.

Y sería un trabajo más arduo, si a Vargas le interesa, aproximar a algunos sectores de centroizquierda, radicales defensores del acuerdo con las Farc.

El exvicepresidente, visto más como un hombre de centroderecha, podría contar con el respaldo de los conservadores, si es que Uribe no se los lleva.

Si bien destacados líderes conservadores como Andrés Pastrana, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez ya hacen fila para aterrizar en la coalición de Uribe, EL TIEMPO pudo establecer que sectores parlamentarios de este partido han hecho aproximaciones con Vargas Lleras.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA