Exsenador Gerlein se encuentra en cuidados intensivos

Exsenador Gerlein se encuentra en cuidados intensivos

Se espera que en próxima horas, la Clínica del Caribe expida un comunicado sobre su estado de salud.

Roberto Gerlein

Roberto Gerlein, senador del Partido Conservador.

Foto:

Luis Lizarazo García / Archivo EL TIEMPO

19 de junio 2018 , 07:28 a.m.

Los problemas de salud que lo venían aquejando desde hace cerca de ocho años, y que lo llevaron a no hacer campaña para las elecciones al Congreso de marzo pasado, terminaron por pasarle cuenta de cobro al exsenador Roberto Gerleín Echeverría.

Una isquemia cerebral sería la causa de su reclusión en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica del Caribe, en el norte de Barranquilla. Sin embargo, este lunes se esperaba un comunicado del centro médico indicando oficialmente el estado de salud del excongresista.

Desde 1962, Gerlein ingresó a la política, tras ser elegido concejal de Barranquilla. Luego dio el salto a la Asamblea y después, en 1968, a la Cámara por el Atlántico.

Y tras un breve paso por Naciones Unidas, donde fue Embajador de Colombia, y por la gobernación de su departamento, este conservador regresó como senador al Congreso de la República.

Solo hasta enero pasado, cuando sus problemas de salud le empezaron a impedir que viajara con frecuencia a Bogotá, decidió dar un paso al costado en la actividad política.

A esto se sumó una ruptura con su hermano Julio, quien financiaba su actividad electoral. Su hermano le quitó el apoyo para dárselo a Aida Merlano, hoy en prisión por fraude electoral.

En la familia de los Gerlein Echeverría se había establecido una división del trabajo: Roberto se dedicaría a la actividad política y Julio, a los negocios. Los Gerlein, junto a los Name, son dos de las familias con reconocido liderazgo político en el Atlántico.

No obstante, sin hacer campaña, el segundo de los cuatro hermanos Gerlein –ellos son Julio, Roberto, Enrique y Jorge, quien ya falleció- logró 8.000 votos en las elecciones del 27 de marzo pasado.

“Hoy voy a presentar mi carta de renuncia a mi aspiración al Senado. Me voy con mucha tristeza, recibí buenos tratos en el Senado, pero cuando el tiempo avisa hay que hacerle caso”, dijo el polémico político en la Emisora Atlántico, donde notificó a sus seguidores y al país de que ya no regresaría al Congreso.

Solo volvió para recibir la condecoración que le entregó el senador Efraín Cepeda, por su larga trayectoria política. Este sería, precisamente, el último acto público al que asistió.

Visiblemente débil y apoyándose con ambas manos en el atril, pero haciendo uso de su capacidad de orador y de citar historias a manera de ejemplo, les sacó varias carcajadas al auditorio cuando pidió que le tuvieran “un poco de paciencia” y argumentó: “Las cosas se van complicando en la medida en que las cosas se van olvidando, eso les pasará todos ustedes, todos tendrán la oportunidad de decir lo que piensan, decir lo que quieren decir, lo que desean, y también decir lo que olvidan”.

Las cosas se van complicando en la medida en que las cosas se van olvidando, eso les pasará todos ustedes

En ese escenario donde muchas veces se dirigió a la plenaria del Senado, este barranquillero poseedor de gran agudeza para el sarcasmo recordó una anécdota cuando un congresista lo recriminó por aceptar durante una intervención que lo investigaran.

Pero cuando él le preguntó que por qué le decía eso, recibió por respuesta: ‘Porque lo investigan’. “Eso fue un buen consejo para un mal amigo”, remató Gerlein, quien además reconoció que va “por otro camino” y “ya voy llegando a otra oportunidad”, a un “trasegar diferente”.

De estirpe conservadora y miembro de una familia barranquillera también de tradición política, es recordado por sus polémicas declaraciones en el recinto del Legislativo.

Tal vez la que más está en la memoria de quienes frecuentan el Congreso fue cuando, en noviembre de 2012, al oponerse al matrimonio gay, el veterano senador hizo una argumentación sobre por qué “no podía ver con entusiasmo a esas personas”, una posición que escandalizó al auditorio en el recinto de la Comisión Primera del Senado y a todo el país.

"A mí me toca aceptarlos porque son personas, no puedo tener prejuicios ni posturas enemigas”, fueron algunas de las frases polémicas que soltó en esa ocasión en su explicación sobre por qué se oponía a la iniciativa. Dos días después, la Procuraduría pidió que lo investigaran por sus declaraciones homofóbicas.

A sus 80 años, en el Congreso todavía se lo recuerda como uno de los parlamentarios más cumplidos en asistencia a las sesiones, así se quedara dormido durante los debates. Casi siempre este abogado formó parte de las comisiones primeras, donde se discuten los asuntos constitucionales y jurídicos.

Ese era el trabajo que disfrutaba y tal vez por eso el hoy exsenador, a pesar de sus achaques y de las enfermedades que lo han aquejado desde hace varios años, y que le significaron que le recomendaran evitar los viajes a Bogotá, él se resistía a aceptar. Para Roberto Gerlein significaba en su momento que debía dejar el Congreso. Finalmente, esa decisión tuvo que tomarla y hoy su salud se volvió a complicar.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
*con información de la Redacción Barranquilla

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.