‘No hay campaña sino polarización social’: Samper

‘No hay campaña sino polarización social’: Samper

Para el expresidente liberal, el país no estaba listo para el posconflicto.

Ernesto Samper

Para el expresidente Samper, los ataques recientes del Eln no van a legitimar su posición política.

Foto:

Diego Santacruz / EL TIEMPO

14 de mayo 2018 , 10:00 p.m.

El expresidente Ernesto Samper tiene la tesis de que Colombia no está viviendo una campaña política, sino una polarización social.

El diálogo con EL TIEMPO, el exmandatario afirmó que no existe un candidato de centro a la presidencia y que, posiblemente, se podría construir una tendencia en este sentido alrededor de Germán Vargas Lleras.

¿Cómo siente que va a terminar esta campaña?

Hasta el momento, si uno la mirara fotográficamente, aquí lo que hay no es una campaña política sino un proceso de polarización social. Es claro que nos estamos moviendo alrededor de dos extremos que están representando, cada uno, dos proyectos políticos distintos.

El fenómeno de las consultas entre algunos partidos convirtió las elecciones parlamentarias en una primera vuelta presidencial. La prueba es que de ahí salieron dos espacios con dos protagonistas que fueron un representante de derecha y otro de izquierda, que son Duque y Petro.

¿Y en todo esto qué papel le ve a Humberto de la Calle?

Quizás esa polarización se hubiera podido romper si hubiera habido una alianza entre los sectores, llamémoslos, de centroizquerda o progresistas. Sin embargo, la actitud soberbia, que es la que ha tenido a lo largo de todo este proceso, del presidente Gaviria como jefe del Partido Liberal, impidió que el doctor De la Calle hubiera hecho esa alianza. El presidente Gaviria va a dejar el partido al pie de su tumba. Lo ha venido llevando para allá desde hace varios años, pero ahora va a lograr ese efecto.

¿Qué se podría hacer?

Fundar un nuevo partido. Éramos un partido socialdemócrata, pero con un pensamiento económico de derecha. Ajustamos nuestra pretensión de ser un partido socialdemócrata a propuestas y programas y eso fue lo que desdibujó totalmente al partido.

A su juicio, ¿quienes van a pasar a la segunda vuelta?

Hoy están en la segunda vuelta Petro y Duque y existiría la posibilidad de que hubiera una opción de centro. Hoy día no existe una opción de centro en la campaña y eso es lo que me parece más preocupante.

Hoy están en la segunda vuelta Petro y Duque y existiría la posibilidad de que hubiera una opción de centro

Podría crearse una posibilidad de centro alrededor de Germán Vargas Lleras. Sería la única posibilidad.

Hablando sobre el proceso de paz, ¿qué opinión le merece el caso de la detención de Jesús Santrich?

Para mí el significado político del caso Santrich es una decisión de Estados Unidos de intervenir en el proceso de paz, como resultado de un cambio de gobierno.

¿Eso qué significa?

Que hay un entrampamiento. El entrampamiento, que es una estrategia válida en el ordenamiento legal norteamericano, se utiliza para mandar un mensaje mucho más agresivo de intervención en el proceso de paz.

¿Es partidario de enviar a Santrich a Estados Unidos?

Creo que Santrich debe comenzar a ser juzgado acá y en ningún caso podría llegar a ser extraditado, si antes no se surte el proceso de contar la verdad sobre las víctimas del conflicto.

¿Teme por la suerte del proceso de paz?

El proceso sí tiene dificultades, tiene amenazas, pero tiene salvavidas que le van a permitir ser asimilado por el próximo Gobierno. Lo que sí me preocupa es la fase del posconflicto, porque muchos de los dirigentes colombianos creyeron que porque las Farc se habían desarmado, ya había paz y no había que hacer nada más.

Pero el posconflicto es una etapa que puede tomar mucho tiempo…

He visto el desespero de algunos desmovilizados de las Farc para poner en marcha proyectos productivos y lo que no hemos entendido es que esta gente duró 60 años en el monte y nosotros, de la manera más ingenua, les estamos pidiendo escrituras y estudios de factibilidad. Imagínese uno ver a Timochenko haciendo fila en una notaría de Florencia para ello. El país no estaba preparado.

¿Acepta que Nicolás Maduro ha engañado a todo el mundo, inclusive a usted?

Cuando me salí de Unasur, en Venezuela quedó una Asamblea legítimamente constituida y aceptada por el gobierno de ese país. Creo que el problema de Venezuela no tiene que ver solo con el gobierno, sino también con la oposición, que no es unificada, no hay un interlocutor con el que se pueda hablar y hacer acuerdos.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.