'El interés de las Farc ha sido y seguirá siendo tomarse el poder'

'El interés de las Farc ha sido y seguirá siendo tomarse el poder'

Marta Lucía Ramírez habló de su renuncia al Directorio, pero dijo que seguirá con los 'azules'.

fg

Marta Lucía Ramírez, excandidata presidencial.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

15 de septiembre 2016 , 02:42 p.m.

Trabajar con las bases del Partido Conservador en los temas que son “pertinentes” para el país será la principal actividad política que desarrollará la excandidata presidencial del Partido Conservador Marta Lucía Ramírez tras su renuncia al Directorio Nacional de esa colectividad.

Ramírez le explicó a EL TIEMPO las razones de su renuncia y aprovechó para manifestar algunas dudas sobre el Acuerdo Final con las Farc, del cual rechazó, entre otros puntos, la posibilidad de que los guerrilleros puedan participar en política. (Lea también: Las cuentas que le hizo el Partido Conservador a Marta Lucía Ramírez)

¿Por qué renunció al Directorio Nacional Conservador?

Básicamente porque es un Directorio al cual se le venció su periodo hace bastante tiempo y he venido insistiendo en que el partido tiene que lograr que sus bases, sus militantes hagan parte de las decisiones estratégicas de la colectividad. Creo que el partido está en mora de citar a una Convención Nacional para renovar su Directorio Nacional y sus directorios departamentales y que haya un partido que de verdad se dedique a desarrollar el trabajo político en función de las necesidades del país y no solo a preservar el statu quo.

¿Esta renuncia significa que se marginará también del Partido Conservador?

No, estoy en el partido, lo que no considero es que el trabajo mío sea de Directorio, mi labor la quiero hacer con la gente, con las bases, con los temas que son pertinentes para el país sobre los cuales he insistido durante mucho tiempo como la reforma de la justicia, lo que tiene que ver con el fortalecimiento de la democracia, de la institucionalidad, con el desarrollo económico, con la reindustrialización de Colombia y eso no se hace dependiendo de si uno está sentado de directorista o no, eso se hace es con verdadera vocación de trabajo público, en la calle y con las bases del conservatismo, que en todo caso representan mucho más que esos conciliábulos del poder. (Además: Partido Conservador dice sí en plebiscito, y Pastrana ratifica su no)

¿Siente que su renuncia al Directorio fue un pulso que le ganó la mayoría de la bancada conservadora, que está con el Gobierno?

No, realmente no considero que uno pueda estar hablando de pulsos cuando ni siquiera ha habido oportunidad de que se reúna la Convención. Creo que el único pulso importante fue el que dimos cuando la candidatura presidencial, ahí sí creo que tuvimos un pulso en el que vimos cómo las bases del conservatismo eran superiores a lo que en ese momento fue la entrega de un grupo importante de los dirigentes de la bancada del partido, que se entregaron a la reelección y nosotros no creíamos que el partido debía de renunciar a su posibilidad de tener una candidatura propia a la Presidencia, pero hoy por hoy no creo que uno pueda hablar de ningún tipo de pulso.

La posición mía no depende de qué tanto contrapeso tenga la de ellos, la mía seguirá siendo siempre la misma y en eso -por fortuna- tengo la compañía de buena parte de las bases del partido y es lograr una colectividad autónoma, independiente, que no tome sus decisiones sentada a manteles en la Casa de Nariño sino invocando su doctrina, su trayectoria y sus valores. (Lea: Expresidente Pastrana arremete contra la bancada de su partido)

¿Qué dudas le genera el Acuerdo Final con las Farc, que ya ha sido divulgado?

Las dudas que he expresado a lo largo de los cuatro años siempre las he acompañado de recomendaciones, por eso siempre mi recomendación fue la de buscar un acuerdo que tuviera una garantía de justicia de acuerdo con el tratado de Roma, que significa sanciones a los principales responsables de crímenes de lesa humanidad. Yo realmente no creo que eso esté reflejado en el acuerdo. Lo pactado habla de la restricción de libertad de residencia, eso no se sabe qué es, eso puede ser simplemente que un criminal de lesa humanidad no se mueva del perímetro de Girardot o de Bogotá y eso no es una sanción y el tratado de Roma habla es de reclusión y creo que eso le hace falta al acuerdo.

¿Qué opina de la eventual participación en política de los desmovilizados?

También manifesté mis inquietudes y lamentablemente no se resolvieron sobre la participación de los principales responsables de crímenes en política porque sabemos que el interés de las Farc ha sido y seguirá siendo tomarse el poder y creo que en un acuerdo de esta naturaleza es obvio que se abre un espacio y participen en política, pero no estoy de acuerdo con el ventajismo que se les da para este tipo de participación.

Entregarles de entrada 10 curules con la posibilidad de que sean 26, teniendo en cuenta las de las circunscripciones especiales para la paz; entregarles de entrada 31 emisoras que no tiene ningún partido político para que hagan todo el adoctrinamiento de lo que significa esa visión del país, y entregarles de entrada toda la cantidad de recursos que van a tener me parece que es un ventajismo cuando sabemos que el interés de ellos es tomarse el poder. Además creo que este es un acuerdo viciado porque las obligaciones a cargo del Estado, es decir a cargo de la sociedad colombiana, son infinitamente superiores a las obligaciones de las Farc.

En el Acuerdo no hay ninguna obligación expresa de que las Farc entreguen los recursos del narcotráfico, ni de las extorsiones, los secuestros y la minería ilegal, si no van a entregar esos recursos pues resulta que ni van a ayudar a la reparación de las víctimas, que todos dicen que es el punto central del acuerdo, y, lo peor, vamos a verlos a ellos haciendo política con recursos ilegales, lo cual sin duda les da una gran ventaja para que lamentablemente ellos puedan participar, el día de mañana, en las compras de votos, con las que muchos han hecho su carrera política.

Pero sobre el tema de justicia la Fiscal de la Corte Penal Internacional manifestó que ve con buenos ojos el Acuerdo y que estará vigilante a su cumplimiento…

Me parece que es obvio. Ella está diciendo que ve con muy buenos ojos que en este acuerdo se diga que no habrá amnistía, pero es que amnistía es un perdón de frente. Lo que pasa es que ella dice que espera que las sanciones sean efectivas y estas son las que están por verse, si la sanción es simplemente la restricción a escoger si su domicilio va a ser una ciudad u otra de Colombia, esa es diferente a la reclusión, que es la sanción de la que habla el tratado de Roma. Al Presidente de la República le propuse hace tres años que una fórmula para la sanción podrían ser las colonias penales agrícolas en las que perfectamente se podrían llevar a los responsables principales por un periodo de tres años para hacer allí trabajos agrícolas y que esa sería una sanción que la sociedad colombiana realmente podría recibir con buenos ojos.

Usted dice que no se irá del Partido Conservador, ¿eso significa que una precandidatura presidencial suya en 2018 sigue viva?

Vamos a ver qué pasa con la política. Por ahora lo que quiero es que el trabajo nuestro -en materia política- se haga mostrando que somos capaces de hacer política sin depender de estar sentados a manteles en Palacio, ni comprando votos, ni con los privilegios que traen normalmente el clientelismo y los cupos indicativos y esas cosas. Demostrar que sí se puede hacer un trabajo político serio desde la calle, con las bases, rescatando la doctrina de un partido que es muy importante en el espectro político colombiano.

Usted dice que su precandidatura dependerá de lo que pase en política, ¿es decir que no descarta unirse al Centro Democrático para el 2018?

Siempre he dicho que tengo cercanía en muchos temas ideológicos. Precisamente por eso ayudé a diseñar la política de seguridad democrática y no he dado volteretas en ese sentido. He creído siempre en el Partido Conservador por su doctrina, por su trayectoria, porque ha sido un partido construido entre muchas generaciones y es una colectividad con la que he querido hacer mi trabajo político y no creo que uno tenga que estar pensando en este momento que su opción tiene que ser en otro partido. Vamos a seguir dando esta lucha para que las bases del Partido Conservador, esas mismas que me acompañaron en la campaña presidencial, esas mismas que fueron capaces de enfrentar a buena parte de la bancada de congresistas, sean las que permitan seguir construyendo ese partido.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA