‘No apoyaré a candidatos contrarios a la paz': Efraín Cepeda

‘No apoyaré a candidatos contrarios a la paz': Efraín Cepeda

El presidente del Congreso no descarta una alianza para la reconciliación donde quepa Vargas Lleras.

Efraín Cepeda, presidente del Congreso

Efraín Cepeda, presidente del Congreso.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

31 de julio 2017 , 01:18 a.m.

¿A usted por qué le dicen Fincho?

Esa es una historia que no he terminado de investigar; parece que cuando niño me celebraron algún cumpleaños, y a alguna tía o prima mayor se le ocurrió decirme Fincho porque, según ella, así les dicen a los Efraínes. Y de ahí ya no me volví a llamar Efraín. Pero, además, mi hijo mayor se llama Efraín y también le dicen Fincho. Entonces, imagínese el problema: ¿Está Efraín? ¿Cuál de los dos? Fincho. ¿Cuál de los dos Fichos? (Risas).

¿Para llegar a la presidencia del Senado contó con el apoyo del Gobierno?

Pues, sí, sentí simpatías dentro del Gobierno Nacional en la medida en que he venido acompañando el proceso de paz, y este es un periodo muy difícil.

¿Históricamente, con cuál lo compara?

Con el preludio de la Constituyente del 91, porque estamos en campaña presidencial, de Congreso, el país está polarizado y viene un paquete legislativo de implementación de los acuerdos.

¿El apoyo del Gobierno incluyó el compromiso de que usted apoyara irrestrictamente los procesos de paz sin permitir que les cambien una coma?

Nadie me lo preguntó ni nadie me lo condicionó. Yo lo hago por convicción. Desde el primer día en que decidí apoyar en la campaña al presidente Juan Manuel Santos, lo hice por el tema del proceso de paz y he seguido apoyándolo; voté por el Sí al plebiscito, de manera que ha sido un tema de coherencia política.

Pero, por algún lado leí que usted es de la escuela de los que piensan que los acuerdos se pueden mejorar, ya que la Corte Constitucional le devolvió al Congreso sus atribuciones naturales. ¿O es de la escuela de no cambiarles una coma?

Bueno, yo estoy en la orilla de los que creen que pueden mejorarse estos proyectos de implementación. Lo que sucede es que si nos separamos, muchos de los acuerdos pueden ser inconstitucionales. Pongo varios ejemplos: hay proyectos que han llegado al Congreso han tenido más de 70 modificaciones. Pero pongo este último, el tema de las circunscripciones especiales de paz y transitorias. El Partido Conservador propuso e introdujo modificaciones. Me parece que el proyecto salió muy mejorado, y hablo de que un solo artículo nuevo genera un sistema de alertas tempranas para que se puedan suspender las elecciones en las zonas donde se presenten hechos de orden público.

¿Qué hechos de orden público justifican esas alarmas?

Dicho de otra manera, donde las Farc, grupos armados o partidos políticos se quieran apoderar de esas curules, ese sistema de alertas envía la información al Presidente y este podrá suspender las elecciones. Con eso, creo que evitamos la tentación de que grupos armados o las Farc se quieran aprovechar. Estas curules tienen que ser para organizaciones de base, para mujeres, para campesinos, acciones comunales, gente, pues, que haya sufrido el conflicto, pero sobre todo para víctimas.

¿Qué responsabilidad cree que le cabe al Partido Conservador en todos los temas de corrupción de la costa Atlántica?

La corrupción no está exclusivamente en la costa Atlántica sino en el país entero. Pero, sobre eso, decir que la postura de Efraín Cepeda y del Partido Conservador es que los organismos de control investiguen lo que tengan que investigar y que caiga el peso de la ley, respetando la presunción de inocencia. Pero sí, el país está hastiado de la corrupción; por eso, yo he dicho incluso que en el Senado de la República voy a privilegiar debates de control político que tiendan a eso, a combatir la corrupción.

¿A usted le gusta esa consulta que está proponiendo la senadora Claudia López sobre la corrupción? ¿Por qué no presentar los proyectos relacionados con combatir la corrupción sin meter al país en una vaca loca de una consulta popular de altísimo costo?

Respetamos todas las acciones que tiendan a luchar contra la corrupción. Pero creo que esa consulta tiene un altísimo costo. Si podemos hacer la tarea vía, por ejemplo, el proyecto de ley del Fiscal General, nos ahorraríamos unos recursos importantes para el país, que podrían ser invertidos mejor en educación, en salud, en vivienda.

¿Entiendo por esa respuesta que a usted le gusta la propuesta del fiscal Martínez para purificar las campañas políticas? ¿La apoyaría?

Me gusta mucho. La apoyaré e invitaré a mi partido a que la acompañe. Me parece que va en la dirección correcta. Con ese proyecto del Fiscal creo que habrá profunda recordación de que los recursos públicos son sagrados.

¿Es de la esencia del Partido Conservador la paz, o este proceso de paz en particular?

Pues, yo creo que ha sido de la esencia del Partido Conservador la paz. Me remito a los expresidentes, Belisario Betancur y Andrés Pastrana. Y, hoy, un sector muy importante del Partido Conservador viene también acompañando este proceso de paz.

¿Cree que el Presidente, de acuerdo con la polémica que está sobre la mesa en este momento, tenía la capacidad de comprometer las funciones del Congreso y del poder judicial?

Pues, ese será un debate interminable. Pero pienso que 8’160.987 víctimas son una cifra espantosa que nos lleva a la necesidad de la reconciliación. No queremos más víctimas, no queremos más muertos: 260.000; no queremos más desplazados: 7’219.471; no queremos más feminicidios: 453.226; no queremos más secuestrados: 35.674. Y cuando uno ve las cifras del Hospital Militar, que en este año solo ha tenido 12 soldados heridos en combate, pues uno se alegra mucho de que sea el 97 por ciento menos del 2016. Pues, caramba, a mí me parece que este tema de la reconciliación es fundamental para los colombianos, para que no tengamos tantas madres llorando al lado de sus hijos desfigurados o sobre los cadáveres de sus hijos muertos.

No me contestó la pregunta, con todo respeto. Yo le pregunté: ¿el Presidente podía comprometer al Congreso en su atribución de hacer las leyes y a la Corte en la suya de examinar la constitucionalidad de los acuerdos?

Al Presidente le dimos un mandato por la paz, y, por supuesto, con ese mandato nombró esa comisión negociadora que tomó unas determinaciones que están plasmadas en ese acuerdo de paz. Todas estas iniciativas legislativas van a control constitucional, y eso les da tranquilidad a los colombianos. Pero, en el Congreso no podemos ser convidados de piedra, como lo demostramos ahora con el tema de las 16 circunscripciones, y como lo estamos demostrando frente al tema de la ley de tierras. Ha sido esencia del Partido Conservador el respeto a la propiedad privada legítima, y, por supuesto, esos proyectos los vamos a mirar con lupa y a tratar de mejorarlos.

Esa misma Corte, con su decisión de permitirles a ustedes deliberar y modificar sin permiso de Presidencia, ha sido ahora demandada por el mismo Estado, a través de su Agencia Jurídica, para que se declare la nulidad de esa sentencia…

Aun antes de la sentencia de la Corte, ya los proyectos que pasaron por el Congreso habían recibido modificaciones. Por eso estoy en la orilla del debate. Si bien soy un amigo del proceso de paz y lo defiendo, pienso que es bienvenido el debate.

¿Si la Corte llega a tumbar algo que no les gusta a las Farc, qué?

Pues, las Farc han aceptado al desmovilizarse someterse a las instituciones y a la democracia colombiana, y así lo tendrán que aceptar.

Pero no parece, porque el doctor De la Calle ante esta sentencia de la Corte se aterró y dijo: “Esto es perfidia”.

Por supuesto que es necesario que la implementación del proceso se haga sin prisas, pero sin pausa. Se firmó la paz, se entregaron las armas, se están entregando las caletas, y nos corresponde hacer esa implementación, honrando los acuerdos, pero con la discusión constructiva que se viene dando. Puede hacer un poco más lenta toda la discusión, pero recuerdo la frase de mi padre, que en paz descanse. Los campesinos de su tierra, en Sabanalarga, Atlántico, le decían refiriéndose a sus bestias: “Es mejor invertir el tiempo amarrando que buscando”. Posiblemente nos demoremos un poco más, pero nos queda mejor implementada la paz.

Hablemos del Partido Conservador. ¿Usted, que estuvo tan cercano de Andrés Pastrana en su presidencia, qué relación tiene hoy con él?

Pues, Andrés Pastrana fue mi mentor político. Estaba yo en el sector privado, y me invitó por dos años y medio a venir al Congreso; llevo ya 26. En medio de las diferencias que tenemos frente el proceso de paz, he conservado con él una buena relación personal; admiro mucho lo que hizo en su presidencia con la modernización del Ejército colombiano y su trabajo internacional, particularmente frente al tema con Venezuela. Sin duda tiene mucho respeto dentro de la colectividad.

¿Qué opinó cuando supo que había pactado una unión con el expresidente Uribe?

Pues hubiera preferido que fuera dentro del partido, pero también respeto al expresidente Uribe. Haremos nuestro proceso interno en el Partido Conservador hacia la postulación de un candidato propio, pero qué bueno que podamos también reflexionar sobre una gran coalición por la reconciliación de Colombia.

¿La relación del Partido Conservador con el presidente Uribe cómo es? ¿Hay conversaciones, posibilidades de alianzas futuras?


Es una relación de mucho respeto. Hay algunos sectores que han hablado de algunos temas con él, pero hasta donde sé, oficialmente el partido no ha mantenido conversaciones con el presidente Uribe.

Y en mi calidad de presidente del Congreso, lo que me corresponde es darle todas las garantías, como ya lo he demostrado en tres sesiones plenarias, sin importar su ideología ni su postura.

¿Cuáles son los precandidatos del Partido Conservador y cómo se elegirá al ganador?

No ha habido un proceso todavía de apertura de inscripción. Por eso aún no lo sabemos. Sobre el escenario vi que visitaron al partido la semana pasada Marta Lucía Ramírez y el exgobernador del Valle del Cauca Ubéimar Delgado.

Creo que tendrá que haber un banderazo inicial, un proceso de apertura de inscripciones. Hay figuras importantes en el partido. Se ha mencionado el nombre de Eduardo Pizano, por ejemplo. Tendremos que tomar una decisión sobre si vamos a una consulta o vamos a una convención; esa será una decisión que tome el Directorio Nacional Conservador.

Excelente nombre. ¿Y es factible una candidatura conservadora de Álvaro Leyva?


Hasta donde sé, él no se ha candidatizado. Si lo hace, habrá que elevarle la consulta al Directorio Nacional Conservador.

¿En qué quedó la candidatura del ministro Cárdenas, que era una ficha segura del partido?

Lo queríamos mucho como candidato. Sin embargo, hubo también reflexiones. Se atravesó una reforma tributaria costosa ante la opinión pública, responsable sí, pero era muy difícil que el ministro Cárdenas se fuera cargando solo él con el costo de esa reforma tributaria y no con los beneficios.

A partir de esta semana se comienza a inyectarle a la economía alrededor de 8 billones de pesos, casi todos producto de esa reforma tributaria, y eso va a contribuir a mejorar el crecimiento económico.

¿Es decir, a la candidatura presidencial de Mauricio Cárdenas la mató la reforma tributaria?

Quiero decir que el ministro Mauricio Cárdenas, con profundo respeto, ha llevado este difícil momento de la economía por la reducción de los precios del petróleo que impactó en el 20 por ciento el presupuesto nacional, y no solamente ha recibido los reconocimientos nacionales sino internacionales como el mejor ministro de finanzas del planeta. Lo admiramos mucho y estoy seguro de que para un próximo periodo, Mauricio Cárdenas tendrá la gran oportunidad de ser presidente de los colombianos.

¿Marta Lucía Ramírez no es también una excelente candidata?

En lo personal, Efraín Cepeda no se puede parar en una tarima con una persona que quiera destruir el acuerdo de paz. Una cosa es mejorarlo y otra, destruirlo.

Pero, la doctora Marta Lucía Ramírez no ha dicho que lo quiere destruir, ¿o sí?

No, no la escuchado decir eso, pero sí ha tenido una posición muy crítica frente al proceso de paz.

Es claro que a Marta Lucía Ramírez no la quiere un sector del partido. Si el candidato del uribismo es Iván Duque, ¿cabría una alianza conservadora-Centro Democrático en ese esquema?

Repito que no estaré en tarima con candidatos contrarios al acuerdo de paz. En ese caso pensaría más bien en una figura como Germán Vargas, que ha tenido una posición frente al proceso de paz que ni es absolutamente crítica ni es de apoyo total.

Me parece que ha ido por un camino del medio, y es un hombre también amigo de las Fuerzas Militares y gran ejecutor con mano fuerte. Pero, eso sería en el caso hipotético de que el partido no tuviese ese candidato. Pero tampoco puedo opinar por el Partido Conservador, que tiene su presidente, que es el senador Hernán Andrade, y existe un directorio. Es mi opinión personal.

Pero sí puede analizar distintos escenarios…

Reitero: sería un escenario para analizar si el Partido Conservador se queda sin candidato. En ese escenario sí recomendaría una coalición por la reconciliación, y uno de los nombres que estaría allí, al menos a mi modo de ver, es el de Germán Vargas.

¿Buscando al Partido Liberal para ello?

Sí, y por qué no también, al partido de ‘la U’. Pero, reitero, será dentro del Partido Conservador que se tome una decisión en el caso de que no tengamos candidato propio.

¿Usted ha tenido posibilidad de plantearle ese tema al Presidente de la República?

Lo he hecho en algunas esferas. Esto, incluso, sin comentarlo con el propio Germán Vargas. En esas altas esferas he visto apertura.

Si el plebiscito se hubiese ganado, la figura presidencial sería Humberto de la Calle

¿Y qué pasa frente al doctor Humberto de la Calle?

Si el plebiscito se hubiese ganado, la figura presidencial sería Humberto de la Calle. Pero, el día en que ganó el No, el doctor De la Calle perdió opción.

Otro candidato del que me gustaría saber qué relación mantiene con el Partido Conservador es Alejandro Ordóñez

Pues, en el Partido Conservador tenemos profundo aprecio por él. Pero tomó su decisión de salir a recoger firmas, y eso lo respetamos.

¿Habrá algún escenario en el cual sea posible que un mismo candidato complazca a Uribe y a Santos?

Dentro del propósito de la reconciliación, ojalá. Pero no lo veo hoy.

Después de perder la Procuraduría, que la tenían con el doctor Ordóñez, y se la pasaron al Partido Liberal, ¿qué aspira el Partido Conservador que le den en el nuevo gabinete?

Por supuesto, los partidos políticos siempre aspiramos a una mayor representación sin exigirlo, sin pactarlo. Ya sabrá el presidente Santos en su sabiduría qué representación le corresponde a la colectividad. Pero a mí me parece que en este último tramo de gobierno, al Partido Conservador quizá le interese más conservar el Ministerio de Minas y Energía, donde se viene haciendo una importante labor. Y, máxime en mi calidad de hombre caribe, quiero un ministerio fuerte que esté muy pendiente de la liquidación de Electricaribe, de conseguir un nuevo operador con músculo financiero, porque la tragedia que vivimos en el Caribe colombiano por falta de energía es mucha, y cuando digo tragedia es tragedia, porque ha habido muertos por cambios de voltaje.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA