Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Congelan fincas de Pretelt que habrían despojado los paramilitares

Jueves 19 de enero de 2017
Justicia

Congelan fincas de Pretelt que habrían despojado los paramilitares

Predios suman 243 hectáreas e hicieron parte de 'la 35', una de las bases de los Castaño en Urabá.

Por:  JUSTICIA | 

Imagen de la indagatoria que esta semana rindió Jorge Pretelt (izq) en la Cámara.

Foto: Diego Santacruz / EL TIEMPO

Imagen de la indagatoria que esta semana rindió Jorge Pretelt (izq) en la Cámara.

0

compartidos

En una actuación sin precedentes por el fuero del afectado –un magistrado de las altas cortes en pleno ejercicio–, el Tribunal de Justicia y Paz de Medellín acaba de congelar la propiedad de Jorge Pretelt Chaljub y de su esposa, la procuradora Martha Ligia Patrón, sobre dos de sus fincas en Urabá.

La decisión se tomó el miércoles en una audiencia reservada en la que el magistrado aceptó la petición de la Fiscalía para que se impida que esos predios –inicialmente llamados No hay como Dios o La Corona y Alto Bonito y que están englobados en una gran hacienda que hoy se llama La Corona– puedan ser negociados por el magistrado y su esposa hasta que la justicia decida si vuelven a los campesinos despojados por los paramilitares en Turbo y Arboletes (Antioquia).

El Tribunal ordenó notificar a las oficinas de registro y notariado de la decisión.

En la argumentación que entregó al magistrado de Justicia y Paz, la Fiscalía asegura que las tierras que hoy están en manos de la familia Pretelt son las mismas que hasta hace poco más de una década se conocían como ‘la 35’, una base paramilitar “donde se ubicó la escuela de entrenamiento de quienes ingresaban a las autodefensas”.

“Estos bienes hacen parte de la finca La 35, conformada materialmente mas no jurídicamente por varios predios que de igual manera están siendo investigados por despojo”, dice un documento conocido por EL TIEMPO. (Lea: 'Pretelt fue el único que sugirió no seleccionar tutela de Fidupetrol')

El magistrado Pretelt, quien es protagonista del peor escándalo en la historia de la Corte Constitucional, asegura que las fincas fueron compradas por su padre, por él mismo y por su esposa hace más de una década hasta constituir un predio que suma más de 700 hectáreas y que fue registrado en una sola matrícula inmobiliaria en 2005.

Pero sobre varios de esos predios, como lo informó este diario a comienzos de marzo, existen reclamos de desplazados que aseguran que fueron obligados a salir por las autodefensas.

Uno de los grandes jefes ‘paras’ que se salvaron de la extradición, Jesús Ignacio Roldán, alias Monoleche, tiene la verdad sobre la historia de esas tierras.

En el 2006, por versiones de paramilitares desmovilizados, la Fiscalía inició un proceso de extinción de dominio sobre el predio Alto Bonito, uno de los que hoy conforman la finca La Corona, por su relación con la base paramilitar en que era frecuente la presencia de Vicente y Carlos Castaño. En el expediente no aparecía que pertenece al magistrado.

‘Monoleche’, preso en la cárcel de Itagüí y a punto de completar la pena alternativa de Justicia y Paz, incluso ofreció La 35 para reparar a las víctimas. (Lea: ¿Y de qué se ríen Pretelt y De la Espriella?)

Ahora, a los investigadores les llama la atención cómo hizo la familia Pretelt para adquirir tierras en una zona no solo controlada por los paramilitares, sino donde funcionaba una de sus principales bases, precisamente para los años en los que se oficializaron las compras de tierra.

En el expediente hay nuevos testimonios como el del postulado Hornan Pérez Gómez, quien el pasado 5 de marzo les dijo a los investigadores que incluso en los predios que hoy tiene el magistrado habría fosas comunes con víctimas de la llamada ‘Casa Castaño’.

En la decisión del Tribunal de Justicia y Paz se advierte que la titularización y la posesión de los bienes se encuentra en cabeza de personas distintas a los reclamantes y que en la tradición de uno de los predios se comprobó la participación de un exAuc. Se trata de Evelio Díaz, el ‘Burro’, paramilitar de Urabá que en junio del 2000 vendió uno de los predios a la esposa de Pretelt.

Esta semana, el magistrado Jorge Pretelt aseguró en entrevista con El Meridiano de Córdoba que no es cierto que haya pagado 3 millones de pesos por La Corona y 5 millones por Alto Bonito. Afirma que él y su familia son “incapaces de realizar los abominables actos” por los que se lo investiga y que por esas tierras pagó en realidad 35,5 millones y 56,8 millones.

La inconsistencia de precios es otro de los cabos sueltos en el caso, pues ante la Oficina de Instrumentos Públicos de Turbo y una notaría en Montería se registraron precios por debajo del valor del que ahora habla.

Fiscalía pedirá que se declare impedido

Mañana, la Fiscalía pedirá a la Corte Constitucional que se declare la nulidad de las discusiones y votaciones que ha realizado el alto tribunal frente a la demanda de inconstitucionalidad de la nueva ley de extinción de dominio.

La Fiscalía señala que el magistrado Jorge Pretelt, quien votó en contra de las facultades de ese organismo para interceptar comunicaciones en medio de investigaciones de extinción de dominio, no podía participar en el debate porque él y su esposa tienen procesos que podrían terminar con la incautación de algunos de sus bienes.

La semana pasada, los magistrados de la Corte votaron sobre la exequibilidad de varios artículos claves y hubo un empate a 4 votos. El conjuez que romperá el empate en el caso de las interceptaciones será el sacerdote Carlos Mauricio Uribe, quien fue ternado por el magistrado Pretelt.

En la zona hay 137 solicitudes de restitución

La historia de 'La 35', un conjunto de tierras apropiadas a sangre y fuego por la casa Castaño en el Urabá antioqueño y en las que hoy Pretelt tiene predios, ha sido reconstruida en las sentencias que los tribunales de Justicia y Paz han dictado contra varios exjefes paramilitares. Entre ellos están Salvatore Mancuso, Freddy Rendón Herrera y el cuñado de los Castaño, Jesús Ignacio Pérez Roldán, Monoleche.

La Unidad de Tierras hoy estudia 137 solicitudes de restitución de víctimas que dicen haber sido despojadas de esta zona que se reparten en San Pedro de Urabá, Arboletes y Turbo.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Sicarios de balacera en la 134 iban tras un dinero de la mafia

Siguiente

Samper propone que fuerza de Unasur verifique eventual desarme de Farc

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad