Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Alarma por heroína de alta pureza en las calles de Bogotá

Lunes 25 de julio de 2016
Justicia

Alarma por heroína de alta pureza en las calles de Bogotá

Hay reportes de cuatro casos de muerte por sobredosis en la ciudad en los últimos seis meses.

Por:  VALENTINA OBANDO | 

La Policía de Bogotá dice que la forma como se vende esta droga,

Foto: Archivo particular

La Policía de Bogotá dice que la forma como se vende esta droga, "a domicilio y no en ollas", impide tener datos sobre número posible de expendios.

compartidos

El consumo de heroína en Colombia, que no es el más común pero cuyos efectos son considerados potencialmente catastróficos, está generando una nueva alarma entre las autoridades encargadas de combatirlo.

En los últimos seis meses han muerto en Bogotá cuatro personas que habían consumido heroína. Y aunque no se puede saber con certeza por qué ocurrió el fatal desenlace en cada caso, sí existe una hipótesis probable que tiene en alerta a las autoridades de salud, al ministerio de Justicia, a ONG que trabajan en reducción del daño y hasta a los mismos consumidores: los altos niveles de pureza con los que está llegando esta droga a las calles de Bogotá. (Lea también: La apuesta de entregar jeringas a adictos para prevenir enfermedades)

Un estudio de la Universidad Nacional realizado en diciembre encontró que en la capital está circulando heroína con un promedio de pureza del 80 por ciento, cuando lo usual es que sea del 30. Ese mes, Acción Técnica Social (ATS), la ONG coordinadora del programa ‘Cambie’ –cuyo objetivo es la reducción del daño a través de la entrega de jeringas–, se encontró con la muerte por sobredosis de uno de los usuarios del programa. Al indagar entre los consumidores, se encontró con que señalaban como causa directa a la ‘Afgana’, nueva variedad de heroína que se vende en la ciudad y que se promociona como de mejor calidad.

El análisis que hizo la Universidad Nacional sobre 13 muestras encontró que la ‘Afgana’ tenía 86,5 por ciento de componente activo. Incluso, una muestra arrojó el 93,6 por ciento de pureza.

¿Cuáles son los efectos?

Augusto Pérez, una de las autoridades más reconocidas en temas de consumo y prevención de drogas, asegura que ese resultado es alarmante, porque el riesgo de muerte es extremadamente alto.

Pérez, coordinador para Colombia de la Red Latinoamericana de Investigadores en Drogas (Redla) y Director de la Corporación Nuevos Rumbos, precisa que si una persona duplica de un día para otro el nivel de heroína que consume tiene una alta probabilidad de sufrir un paro respiratorio.

“En Colombia las muestras consideradas de alta calidad son de 30 o 40 por ciento; una muestra del 93 es totalmente excepcional y tremendamente peligrosa”, explicó.

Javier Flórez, director de la política contra las drogas del Ministerio de Justicia, agrega que la pureza de la heroína disminuye las posibilidades de que un consumidor deje la droga. “Un alto número se convierte en consumidores problemáticos, pues la alta pureza los vuelve proclives a la adicción. Y el problema es que la heroína es difícilmente sustituible”, manifiesta.

La cifra de cuatro personas fallecidas en Bogotá proviene de información que han conseguido los funcionarios de ‘Cambie’ con datos de los usuarios del programa de jeringas, pues en las actas de defunción que firman los médicos consta normalmente como causa de muerte: paro cardiaco o deficiencia respiratoria.

Aunque Medicina legal indica que no existen registros sobre cuántas personas mueren cada año en el país como consecuencia de una sobredosis de sustancias psicoactivas, la Organización Mundial de la Salud estima que cada año en el mundo 69.000 personas pierden la vida por sobredosis de opioides.

Pérez, que ha dedicado su vida al estudio de drogas en el país, dice que el cambio en las dinámicas del mercado puede ser el factor de este aumento en la concentración de la droga.

Abren mercados

Pérez dice que una de las razones de la explosión del microtráfico es la necesidad de los narcos de vender más en el país, lo que los ha llevado a tratar de expandir el consumo interno llevando a las calles droga de mayor calidad.
Julián Quintero, director de ATS, coincide con esta hipótesis y dice que, simultáneamente, hay un aumento de las plazas de distribución de heroína en Bogotá.

Un usuario del programa ‘Cambie’, que pidió mantener su nombre en reserva, dice que solo en los dos últimos años se duplicaron los traficantes de heroína que él conocía en la capital, pasando de cinco a 10. “Durante muchos años había tres personas que vendían en el centro y dos en el norte: hoy son seis en el centro y tres o cuatro en el norte”, afirmó.

La Policía de Bogotá dice que la forma como se vende esta droga, “a domicilio y no en ollas”, impide tener datos concretos sobre el número posible de expendios. En sus registros consta que de las 7,7 toneladas de droga que se decomisaron en la capital en el 2015, alrededor de 5.000 gramos eran de heroína.

Según el Informe Mundial de Drogas del 2015, la producción global alcanzó su pico más alto en el 2014, con 526 toneladas. Ese fue el mismo año en el que la producción en Colombia llegó a su techo: 1,5 toneladas métricas del alcaloide.

Naloxona evitaría más muertes por sobredosis

Los casos que se han conocido de sobredosis han puesto nuevamente sobre la mesa el debate de la naloxona, el medicamento usado para frenar la intoxicación por opiáceos.

En Colombia el acceso a ella está restringido al uso hospitalario, lo que quiere decir que si una persona con una fuerte crisis por sobredosis no logra llegar a un hospital, muere.

Frente a este tema, Javier Flórez explica: “Nuestra posición es que tenemos, como país, que lograr que el consumo de naloxona sea permitido. (...) El Ministerio de Salud respalda esa iniciativa, pero los procesos para lograrlo no son fáciles, requieren cambios profundos de decretos en esa materia”.

En un informe del 2014, la OMS describe que la naloxona es un medicamento de bajo costo (10 dólares la ampolleta) y recomienda “que las personas susceptibles de presenciar un episodio de sobredosis de opioides tengan acceso a naloxona (…). La administración de naloxona por personas del entorno constituye una respuesta provisional de emergencia que podría reducir considerablemente la mortalidad por sobredosis de opioides”.

Justicia@eltiempo.com

VALENTINA OBANDO
Redacción Justicia

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

'Mi hermano se murió por una sobredosis'

Siguiente

Pedro Pestana, el poder indígena de la Costa, está otra vez prófugo

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad