Consolidar la paz, el reto del Gobierno durante su último año

Consolidar la paz, el reto del Gobierno durante su último año

Mantener la gobernabilidad, reducir cultivos de coca y mejorar economía, otros de los desafíos.

Acuerdos de paz con las Farc

La implementación de los acuerdos de paz con las Farc será el principal reto del presidente Santos en lo que queda de su gobierno.

Foto:

Raul Arboleda / AFP

06 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

El presidente Juan Manuel Santos entra a su último año de gobierno con logros destacados durante estos siete años de gestión, pero también con algunos indicadores que pueden opacar su labor.

A Santos, entre sus retos, todavía le queda avanzar en la implementación de los acuerdos de paz, no solo sobre el terreno, sino en el Legislativo; mantener una gobernabilidad que siempre se deteriora cuando un mandatario está a punto de irse; resolver los problemas de seguridad que se viven con la terminación del conflicto; reducir el área de cultivos ilícitos que ya impacienta al Gobierno de Estados Unidos y superar algunas dificultades económicas.

Los doce meses que le restan al Presidente, además, van a estar marcados por la campaña política del 2018. Será un momento caldeado en el que los congresistas estarán concentrados buscando su reelección y una baraja de candidatos presidenciales tratando de llegar a la Casa de Nariño.

Si bien hasta ahora Santos ha logrado sostener unas mayorías en el Legislativo, no hay que olvidar que empieza una campaña política en medio de la cual el Gobierno puede ser ‘el trompo de poner’.

“En un año electoral como es este siempre habrá dificultades, lo que se requiere es reducir esos inconvenientes para mantener las mayorías”, dijo el senador Efraín Cepeda, presidente del Senado.

Para él, los movimientos que se hicieron esta semana en el gabinete (cambios en cuatro ministerios y en nueve entidades del sector central) “apuntan a fortalecer la gobernabilidad del Presidente”.

Precisamente, mantener esa gobernabilidad es clave para avanzar en una nueva fase del proceso de paz que no es sencilla y que tiene que ver con convertir en realidad todo lo que se plasmó en el papel en La Habana.

La gran apuesta de Santos fue conseguir un acuerdo de paz con las Farc. Y lo logró. Pero ahora esa implementación del acuerdo pasa por dos instancias; una en el Congreso y la otra en el terreno.

En lo que tiene que ver con la parte legislativa, el Gobierno todavía tiene que tramitar al menos diez iniciativas que son vitales para el éxito del proceso.

Para el ministro del Interior, Guillermo Rivera, lo que ha evidenciado el inicio de la agenda legislativa “es que contamos con unas mayorías, no obstante lo complejo del momento”.

De acuerdo con él: “Normalmente un gobierno el último año no tiene agenda legislativa, pero esta vez es una excepción, porque se está implementando el acuerdo de paz y en el Congreso son conscientes de ese gran desafío”, dijo Rivera.

Mientras tanto, ya sobre el terreno, el gobierno tiene que avanzar en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, que son la estrategia mediante la cual se pretende, además de llevar vías al sector rural, lograr que el campo colombiano se vuelva productivo.

“Santos se tiene que concentrar en asegurar la sostenibilidad de los acuerdos de La Habana y la irreversibilidad de las negociaciones con el Eln”, le dijo a EL TIEMPO el expresidente Ernesto Samper.

Paralelo a esto va la participación política de las Farc en las elecciones del próximo año y hay que dejar avanzado el proceso de reincorporación de los exguerrilleros a la vida civil.

“El presidente Santos debe garantizar la aprobación en el Congreso de las leyes necesarias para la implementación del acuerdo, porque hay algunas que son de extrema urgencia, y, además, garantizar la seguridad de los acuerdos no solo para los excombatientes, sino para las comunidades y sus líderes”, consideró Camilo González Posso, presidente de Indepaz.

Avanzar en seguridad

Pero también el propio Santos reconoció esta misma semana que la inseguridad es uno de los temas que más le preocupa.

De acuerdo con Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), tras la salida del conflicto de las Farc, “el reto ahora es mayor”, pues la tropa regular queda en la obligación de consolidar todas las zonas donde estaba esa guerrilla y tendrá que “redoblar el esfuerzo” para no descuidar la seguridad urbana.

A esto hay que agregar que todavía el Eln sigue operando en diversas partes del país, con extorsiones, ataques a la Fuerza Pública y especialmente afectando la infraestructura petrolera.

Tampoco es un secreto que este gobierno es el que más ha golpeado a las bandas criminales, pero el denominado ‘clan Úsuga’ sigue siendo una amenaza para la seguridad nacional. Y quedan algunas disidencias de las Farc.

“Cuando se cierran unos problemas se empiezan a visibilizar otros, pero lo que ha pasado en el país es que la gran mayoría de los índices de seguridad presentan una mejoría constante, sobre todo los de más alto impacto”, señaló Restrepo.

Sobre este tema, el presidente Santos consideró esta semana que ahora que terminó la guerra con las Farc, más soldados y más policías quedan a disposición para combatir todas las formas de inseguridad, como el Eln, las bandas criminales y la delincuencia común, incluido el narcotráfico.

La producción de coca

Parte de la tarea que tiene pendiente el Gobierno es la erradicación de los cultivos de coca, que se han convertido en los últimos meses en un problema por su crecimiento. Según el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci), en el país hay unas 150.000 hectáreas cultivadas con esa planta.

De acuerdo con Santos, el desafío en este campo es “enorme”, pero el Gobierno ya tiene la meta de erradicar, antes de terminar este año, 100.000 hectáreas de coca, 50.000 mediante sustitución voluntaria y 50.000 por erradicación forzosa.

“El crimen organizado y particularmente las rentas criminales basadas en narcotráfico y también minería ilegal hay que combatirlas porque pueden significar una amenaza para la implementación de los acuerdos de paz (…). Hay una determinación del Gobierno en ser implacables contra este tipo de crímenes”, dijo esta semana en Cali el vicepresidente Óscar Naranjo.

De acuerdo con el ‘vice’, el Gobierno se asegurará de que se cumpla con el 100 por ciento de la meta establecida, y en ese sentido anticipó que hoy “cerca del 46 por ciento” de la erradicación forzosa se ha cumplido en el país. “Llevamos 23.000 hectáreas erradicadas”, dijo Naranjo el jueves pasado.

Fortalecer economía

Indudablemente que uno de los asuntos claves a los que tiene que meterle el diente el presidente Santos durante el próximo año es la reactivación de la economía, porque está en proceso de desaceleración.

“El escenario determinante en la política de los próximos meses es la situación económica. La mala economía trae mala política. En la medida en que Santos alivie la crisis económica va a tener un final más o menos feliz de gobierno”, anticipó el expresidente Samper.

Es necesario avanzar en una reducción del déficit fiscal, que cerró en el 2016 en 4,6 por ciento del PIB y se espera que cierre el año en 3,7 y el 2018, en 3,1.

También se debe reducir el déficit comercial (el país importa más de lo que exporta), que a mayo estaba en US$ 3.500 millones.

Para José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, es necesario reactivar la economía del país, lograr que no crezca menos que el año pasado y que el próximo crezca más.

“El presidente Santos debería sentar las bases de un crecimiento a largo plazo, que defina cuáles serían los medios para lograr una fuente de crecimiento”, señaló Restrepo.

Para Ricardo Ávila, director de ‘Portafolio’, lo que necesita Santos en este último año es que “el crecimiento suba, que se acerque al 3 por ciento” y “manejar el tema fiscal”, que lo sostenga bajo control para que Colombia mantenga el grado de inversión.

En palabras del mismo Presidente, para crecer más, generar más empleo y más oportunidades fue que se avanzó en “la revolución de la infraestructura”, que ha incluido puentes, dobles calzadas, autopistas y aeropuertos. Todo esto, a juicio del mandatario, es la clave para una economía mejor.

“Esperamos que el segundo semestre sea mejor, y ya hay señales alentadoras: las exportaciones y la inversión extranjera aumentaron, y la inflación bajó. Y el turismo va disparado”
, señaló Santos.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA