Catherina Heyck y Andrés Santamaría también van por la Defensoría

Catherina Heyck y Andrés Santamaría también van por la Defensoría

Esto proponen la exdirectora de asuntos constitucionales de la Fiscalía y expersonero de Cali.

fg

Catherina Heyck promovió los derechos de las víctimas. Andrés Santamaría es expersonero de Cali.

Foto:

Claudia Rubio - Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

15 de agosto 2016 , 09:37 p.m.

Catherina Heyck es abogada con doctorado en la Universidad de Granada, tiene maestría en investigación para la paz y derecho internacional humanitario. Ha sido asesora de diferentes Gobiernos y fue gobernadora del Amazonas en 1999. Hace un mes dejó la Fiscalía.

¿Su carrera ha sido más técnica que política?

He trabajado en el Gobierno pero también en la Fiscalía. Fui directora de articulación de fiscalías especializadas en antinarcóticos, lavado y lucha contra la corrupción, lucha contra el terrorismo; dirección de justicia transicional; dirección de derechos humanos y derecho internacional humanitario; dirección contra el crimen organizado. Tuve el caso de lo que ocurrió contra la periodista Jineth Bedoya y pude darle un nuevo giro; entonces, a raíz de ese caso, se avanzó en la investigación por desapariciones en la cárcel Modelo. Otro de los casos emblemáticos fue la búsqueda de desaparecidos de la comuna 13 en Medellín.

¿Cuál será su prioridad en la Defensoría?

El papel fundamental de la Defensoría estará en materia de conflicto armado con lo que se está haciendo en La Habana, búsqueda de desaparecidos, y todo lo que corresponde a alertas tempranas. También me enfocaré en la defensa de los derechos fundamentales, del menor, de la mujer. Hay que fortalecer la legitimidad e idoneidad de la Defensoría, para que las alertas y denuncias tengan todo el peso y mayor credibilidad.

La defensoría pública es fundamental para la gente que no tiene plata. Para los abogados, ¿cuál es su propuesta?

Considero fundamental el fortalecimiento de la defensoría pública. Es un trabajo al que hay que ponerle la mayor atención, de manera que los defensores públicos tengan una remuneración digna y acorde con su profesionalismo y sobre todo con los resultados. Vamos a valorar los resultados y tendremos un sistema de control.

¿Cree que hay garantías para la elección del próximo Defensor?

No soy ingenua. Es un hecho que en este corto tiempo me resulta imposible dar a conocer a todos los representantes de la Cámara mi hoja de vida y propuestas. Esperaría de parte del Congreso que no sea inferior a esta gran responsabilidad, pues en este momento que vive el país, la figura del Defensor requiere el más alto perfil.

'La Defensoría no puede convertirse en un juego político'

Por siete años, Andrés Santamaría trabajó como defensor regional del Valle y como personero de Cali entre el 2012 y el 2016, tiempo en el que estuvo al frente de la Federación Nacional de Personerías. Es abogado de la Universidad Javeriana, tiene estudios políticos en la Universidad de Harvard, y una maestría en política y políticas públicas.

¿Qué representa la Defensoría para el país?

Después de la Constitución del 91 se quiso generar una institución de liderazgo, de defensa, de denuncia, de advertencia frente a la defensa de los derechos humanos y frente a infracciones al DIH. Todo eso se ha perdido. Uno no ve una Defensoría protagónica, diciéndole al Gobierno cuáles son los problemas que hay. La Defensoría debe convertirse en un motor de pedagogía de los derechos humanos. La violencia contra la mujer es una debilidad de entendimiento de la sociedad, específicamente del hombre, y allí la entidad tiene que jugar un papel pedagógico más fuerte. Y la defensoría pública tiene un papel muy importante, por lo que los funcionarios deben estar mucho más preparados en la defensa judicial.

¿Por qué la Defensoría del Pueblo termina teniendo una imagen como la que tiene hoy?

Yo creo que la política la ha matado. La política no puede estar por encima de los intereses institucionales.

¿Qué les diría a los miembros de la Cámara que van a votar?

Deberían dar más tiempo para que haya un análisis más detallado de las hojas de vida. Hay dos candidatos que estamos en desequilibrio.

¿Por qué estar en una terna en la que, según sectores, ya habría un ganador?

La llamada del presidente la interpreté como un gesto de reconocimiento frente a mi trabajo y mi perfil en la defensa de derechos, pero tampoco soy tonto. Sé que hay un proceso político maduro y ese proceso se impone sobre los perfiles. Tomé la decisión de dar el debate, de ver qué tipo de defensor necesitaba el país. Yo creo que uno debe dar la lucha hasta el final. Si se imponen decisiones políticas, no pierde Andrés Santamaría sino Colombia. La Defensoría no puede convertirse en una entidad que ha perdido credibilidad y se vuelve simplemente un juego político por encima de los intereses nacionales.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA