Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Los acuerdos de La Habana enterraron el Plan Colombia: Pastrana

Lunes 29 de agosto de 2016
Gobierno

Los acuerdos de La Habana enterraron el Plan Colombia: Pastrana

Tras 15 años de su puesta en marcha, el expresidente y Juan Manuel Santos analizan sus resultados.

Por:  EL TIEMPO | 

La principal apuesta política del presidente Juan Manuel Santos (izq.) es la terminación del conflicto. El expresidente Andrés Pastrana (der.) lideró los fallidos diálogos del Caguán con las Farc.

Foto: Archivo / EL TIEMPO

La principal apuesta política del presidente Juan Manuel Santos (izq.) es la terminación del conflicto. El expresidente Andrés Pastrana (der.) lideró los fallidos diálogos del Caguán con las Farc.

48

compartidos

Las tres últimas administraciones son las responsables de la ejecución y del cumplimiento de las metas que se gestaron con el Plan Colombia, puesto que bajo su mando estuvieron la destinación de recursos y la ejecución de las políticas públicas establecidas para recuperar a un país que –por poco– es considerado como un Estado fallido.

Es por eso por lo que EL TIEMPO les pidió a dos de sus protagonistas –al presidente Juan Manuel Santos y al exmandatario Andrés Pastrana– que analicen en retrospectiva y, al mismo tiempo, hacia el futuro los resultados que se han visto desde que se puso en marcha el Plan Colombia. (Lea también: Se reenfocaría el Plan Colombia para el posconflicto)

Santos, quien asegura que este programa se debe reenfocar por cuenta de la paz, y Pastrana, más crítico con lo que se ha hecho durante el último lustro, estarán esta semana en Washington como invitados especiales de la Casa Blanca para conmemorar los 15 años de la implementación de este programa.

Un plan que cambió a Colombia: Juan Manuel Santos

El 30 de agosto del 2000, el presidente Clinton vino a Cartagena para lanzar, junto al presidente Pastrana, el Plan Colombia. Al terminar la ceremonia, el mandatario norteamericano preguntó si alguien quería hacer algún comentario. Yo, que entonces era ministro de Hacienda, alcé la mano y le dije: “¿Usted se acuerda del lema de su campaña?”. Me refería a aquella frase que hizo carrera sobre lo que realmente importa a la gente: “¡Es la economía, estúpido!”. Clinton captó de inmediato y me respondió, sonriendo: “¿Me está llamando estúpido?”. “Ni más faltaba –le dije–. Solo quería recordarle que Colombia está en una situación muy delicada. Venimos de la peor recesión en más de 70 años, y necesitamos el apoyo de Estados Unidos para que el Banco Mundial nos dé una garantía que nos permita vender nuestros bonos e impedir una cesación de pagos. Si esto llega a ocurrir, el Plan Colombia nace muerto”.

Como resultado de esta pregunta Clinton me citó en Washington, donde tuvimos todo el apoyo de su gobierno y logramos los recursos para comenzar la recuperación económica. Eso salvó al Plan Colombia y a la economía colombiana. Y ahí comenzaron a llegar los fondos para fortalecer nuestra Fuerza Pública.

Posteriormente, como ministro de Defensa del presidente Uribe, con el apoyo del Plan Colombia, tuve la oportunidad de hacer una reingeniería de la inteligencia de nuestras Fuerzas Armadas y fortalecer su capacidad operacional, lo que permitió cambiar la correlación de fuerzas con la guerrilla, allanando el camino hacia la paz.

Ya como Presidente, he liderado el último lustro de cooperación con Estados Unidos a través del Plan Colombia, una cooperación que, si bien sigue teniendo un componente de seguridad, cada vez destina más recursos a otros aspectos, como el desarrollo social y rural. (Vea aquí: 'Colombia es un líder cada vez más importante': Barack Obama)

La Colombia de hoy, esta Colombia que se acerca a la paz, que lidera el crecimiento económico en América Latina, que ve disminuir cada vez más el desempleo y la pobreza, y que tiene la tasa de homicidios más baja en 35 años, tiene muchos motivos de gratitud con los gobiernos de los presidentes Clinton, Bush y Obama, y con el Congreso de Estados Unidos, por haber mantenido su apoyo a este plan. Un apoyo cercano a los 10.000 millones de dólares.

Ahora tenemos que avanzar sobre nuevos retos: la consolidación de la paz en las regiones; la sustitución de cultivos ilícitos y el apoyo a proyectos productivos alternativos, sin descuidar la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado; el desminado; el fortalecimiento de la justicia; la protección de los recursos naturales; el estímulo al emprendimiento y la innovación, y la promoción de una cultura de tolerancia y convivencia en el país.

En estas y otras tareas –que se proyectan por otros 15 años–, estoy seguro de que Estados Unidos y Colombia seguiremos siendo los mejores socios por el desarrollo y el bienestar de nuestros pueblos.

El Plan Colombia descansa en paz: Andrés Pastrana

Las nuevas generaciones están descubriendo la existencia del Plan Colombia y el contexto histórico de una iniciativa que salvó a Colombia del abismo y la enrumbó por el camino de la paz. Son pocos los jóvenes que saben hasta dónde llegó la mafia al comprarse la Presidencia del país. No muchos conocen, por ejemplo, un aviso de recompensa del Departamento de Estado estadounidense que ofrece cinco millones de dólares por un capo de la droga:

“Él (Rodrigo Londoño, alias Timochenko) fijaba las políticas de cocaína de las Farc dirigiendo y controlando i) la producción, manufactura y distribución de cientos de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos y el mundo; ii) la ‘tributación’ del tráfico de drogas en Colombia para conseguir fondos para las Farc, y iii) el asesinato de cientos de personas que violaban o interferían las políticas coqueras de las Farc. En el 2000, junto con Pastor Alape, ordenó al bloque Magdalena Medio retomar zonas coqueras, derribar avionetas de fumigación, aumentar la producción de coca, secuestrar ciudadanos de Estados Unidos y matar campesinos que vendieran pasta de coca a compradores distintos de las Farc (http://2001-2009.state.gov/p/inl/narc/rewards/63846.htm)”. (Además: Santos reitera su deseo de que Pastrana y Uribe lo acompañen a EE. UU.)

El plan resucitó las Fuerzas Armadas y la Policía mientras montaba el más ambicioso plan social –Familias en Acción, sustitución de cultivos, etc.– contra el narcotráfico. Enfrentó integralmente al negocio sin condicionarse a un posconflicto. Introdujo la tesis de corresponsabilidad de Estados Unidos como país consumidor. Las Farc, entusiasmadas por su éxito como cartel de la droga, envalentonadas por sus éxitos militares y el ascenso al poder de su amigo Hugo Chávez, no quisieron ver lo que venía.

Sin embargo, doblegadas militarmente y llevadas a sentarse a la mesa de diálogo, las Farc consiguieron lo imposible. En La Habana pactaron con el Gobierno el lavado de su negocio. Lograron el cese de acciones militares y el fin de la erradicación de sus cultivos. Y coronaron con la declaratoria de su narcotráfico como indultable delito político. Las consecuencias fueron inmediatas: la ONU reportó aumentos de 42 % anual en coca y cocaína. En el lapso de los diálogos de La Habana se retornó a los niveles iniciales del plan, en los que Colombia predominaba globalmente en el mercado de la droga.

Los acuerdos de La Habana han desembocado en una nueva bonanza coquera que marca el entierro del Plan Colombia. Las Farc no han enfrentado con franqueza el problema. Al no confesar la verdad de su negocio ni cooperar en su desmantelamiento, dejan una estela de duda sobre el rumbo del llamado posconflicto. Las consecuencias de la vista gorda del Gobierno en este respecto son algo sobre lo que los colombianos debemos reflexionar. La preservación intocable del negocio y las utilidades del narcotráfico de las Farc, terroristas reconocidos globalmente, no pueden ser condición de la paz de Colombia.

EL TIEMPO

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Siguiente

'Antes que al narcotráfico, se debe combatir la violencia'

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad