Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Las razones por las que Natalia Ponce se quitó la máscara

Domingo 29 de mayo de 2016
Gobierno

Las razones por las que Natalia Ponce se quitó la máscara

Viaje a Nueva York fue clave para que el símbolo de lucha contra ataques con ácido se descubriera.

Por:  UNIDAD INVESTIGATIVA | 

Natalia Ponce agradeció al presidente Santos la promulgación de la ley que lleva su nombre.

Foto: Carlos Ortega / ET

Natalia Ponce agradeció al presidente Santos la promulgación de la ley que lleva su nombre.

compartidos

Durante al menos 20 minutos, un oficial de Aduanas de Estados Unidos retuvo a la colombiana Natalia Ponce de León, el pasado 28 de diciembre, en el aeropuerto de Nueva York.

El oficial le pidió que le explicara qué le había sucedido en el rostro y, después de escucharla, no podía creer que alguien, en algún país del mundo, se hubiera atrevido a echarle un litro de ácido puro a una mujer, destruyéndole el 34 por ciento de su cuerpo: “Solo puedo decirle: bienvenida a los Estados Unidos, señorita Ponce de León”.

Una reacción similar tuvo este lunes el presidente de la República, Juan Manuel Santos, en el acto de promulgación de la ley Natalia Ponce de León, que endurece las penas para los agresores con agentes químicos.

“Hace 662 días mi vida cambió luego de ser brutalmente atacada con ácido en mi rostro y cuerpo. Pero hoy, señor Presidente, con la promulgación de esta ley, es usted, el Congreso y el país en general los que están cambiando la vida de las víctimas de ataques con agentes químicos. Gracias, muchas gracias”, le dijo Natalia al auditorio. (Lea también: 'No lo voy a perdonar, pero hay que olvidar': Natalia Ponce de León)

‘Ya no tengo miedo’

Después de escucharla y de verla por primera vez sin la máscara que le cubría el rostro, Santos se quitó la chaqueta, se arremangó la camisa y le mostró las cicatrices que le dejaron las quemaduras de tercer grado que sufrió siendo niño: “Yo conozco tu sufrimiento”, le dijo.

Y aunque el ataque contra Natalia Ponce de León se produjo el 28 de marzo del 2014, este lunes el país se volvió a conmover. (Además: 10 momentos del caso Natalia Ponce de León)

Tras 20 cirugías en las que puso en riesgo su vida, recuperó sus ojos y párpados, su nariz y sus pómulos. Ya le inyectaron grasa debajo de los injertos de piel, tiene pestañas y cejas y, con su cirujano Jorge Luis Gaviria, trabaja en la reconstrucción de su boca.

“Ya me siento más cómoda conmigo misma (...), mi mamá me maquilla los ojos por los que tanto sufrí y los veo lindos. Además, ayer era un día especial. Fue un honor para mí saber que la ley ya iba a ser promulgada y pensé que Colombia debía ver mi cara sin la máscara de uvex”, le dijo Natalia a EL TIEMPO. (Lea: La verdadera imagen de Natalia Ponce)

Y admitió que los 16 días que pasó en Nueva York fueron definitivos para su renacimiento. Por primera vez, después del ataque, viajó sola a visitar a su prima María Camila, que adelanta un posgrado en esa ciudad y tiene un pequeño lugar en Brooklyn.

“Me sentí libre, sin miedo. Estuve en restaurantes, caminando sola por las calles, de compras, en el metro, en taxi y la gente se portó muy bien conmigo. Nadie me miraba con morbo, me sentía tranquila. Visité el Museo de Arte Moderno y me reuní con un hindú que también sufrió un ataque con ácido. Esa fue una experiencia fuerte de la que aprendí mucho ”, dice Natalia. (Vea: En video: momentos clave del caso Natalia Ponce de León)

Natalia Ponce y el presidente Santos, durante la promulgación de la ley.

Incluso, asistió a 'Sleep No More', la obra de teatro inspirada en el Macbeth de William Shakespeare, en la que los espectadores son invitados a llevar máscaras, que le recordaron las de su rehabilitación, las mismas con las que el país la vio después del ataque.

Un par de semanas antes de ese viaje, ya Natalia le había mostrado su cara a un grupo de funcionarios de la Secretaría de Salud de Bogotá, quienes se comprometieron a guardar sus celulares para evitar fotos, a cambio de que ella les contara cómo ha logrado renacer después de un ataque tan violento y cómo está ayudando a otras víctimas a través de su fundación Natalia Ponce de León.

Lo que no dijo ese día, ni este lunes en Casa de Nariño, es que requiere de al menos 10 cirugías más para completar su recuperación. (También: Así es la nueva ley Natalia Ponce, que castigará ataques con ácido)

“Tenemos que remoldear el labio y el mentón, que fueron los que más ácido recibieron. En esa parte, el químico destruyó hasta el músculo”, dice el cirujano Gaviria. Y agrega que también tiene que inyectarle más grasa en el rostro.

Eso conlleva a que Natalia regrese al quirófano en febrero: sola, sin las cámaras y el auditorio que ayer le aplaudieron su valentía.

Así es la ley contra ataques con ácido

La ley que promulgó el presidente Juan Manuel Santos busca, en plata blanca, reducir a cero las víctimas de ataques con ácido en todo el país, que, en los últimos 6 años, llegaron a 628.

Para ello, este flagelo será un delito autónomo, lo que le permitirá al aparato judicial imponer penas de cárcel desde 30 hasta 50 años. (Lea también: El dramático relato de Natalia Ponce de León)

En la ley, que entró en vigor desde el pasado 6 de enero, se incluyeron varias sustancias corrosivas dentro del delito de tenencia, fabricación y tráfico de ácidos, esto con el fin de combatir toda la cadena delictiva.

Y en la medida en que se aumentaron duramente los castigos, también se estableció que los culpables de este delito no podrán acceder a ningún tipo de beneficio judicial, por lo que deberán afrontar la totalidad de las penas impuestas.

Frente al control en la producción y comercialización de ácidos, se obliga a llevar un registro ante el Invima. Hasta la fecha, según cifras oficiales, 1.400 establecimientos han hecho un reporte de 255.000 ventas. (Además: 'No siento odio. Lo más importante es curar el alma': Natalia Ponce)

En esta norma se incluye, entre otros aspectos, la obligación del Gobierno de diseñar una política pública para la atención de las víctimas.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Siguiente

¿En qué consiste el plan de austeridad anunciado por el Gobierno?

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad