‘Los partidos políticos tienen que conectarse con la opinión pública’

‘Los partidos políticos tienen que conectarse con la opinión pública’

Mininterior Nancy Patricia Gutiérrez habla del ambiente que les espera a las reformas del gobierno.

Nancy Patricia Gutiérrez

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, fue congresista por 8 años y presidenta del Senado en el 2007.

Foto:

MINisterio del Interior

11 de agosto 2018 , 11:42 p.m.

La nueva ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, es consciente de que el trámite de las reformas en el Congreso no va a ser fácil.

No está segura de que habrá una gran coalición de gobierno, sino que, más bien, apelará a las coincidencias de diversos partidos, inclusive los de oposición, sobre temas específicos.

Confirmó que el Centro Democrático y el Partido Conservador serán los ejes del apoyo al Gobierno. Pero espera que otros se sumen.

Según ella, lo lógico es que la coalición que se conformó en el Congreso para elegir mesas directivas apoye ahora las propuestas del Gobierno.

¿Cómo ve ese gabinete sin cuotas partidistas?

Indiscutiblemente, es un nuevo estilo de gobierno, que corresponde a lo que el país eligió. El presidente Duque fue muy claro en su campaña que quería un gobierno en el que la conformación del gabinete obedeciera criterios técnicos y a la paridad de género, y lo cumplió. Es un gabinete de gente pila, técnica, supercomprometido con lo público, porque todos, no obstante tener muy buenos cargos en lo privado, los dejaron por venir a servirle al país, y eso es una buena señal de compromiso.

¿Cómo será la relación con el sector político?

Se han generado unas reglas de juego claras. Va a haber una relación institucional con los partidos de respeto a los congresistas. Sabemos que hay varios puntos álgidos, pero también tenemos la confianza en que con un debate técnico y serio podamos convencerlos de tramitar las reformas.

¿Tener un gabinete tan técnico pone más difícil su trabajo?

Sí, es difícil. Pero mire: yo precisamente le dije al gabinete: a los congresistas hay que considerarles que su trabajo es en las regiones, y hay que atenderles sus necesidades regionales. Pasó algo similar en el primer gobierno del presidente Uribe. Llegó un gabinete técnico, y empezó Uribe también a recorrer el país.

El presidente Duque va a tener un diálogo social permanente, quiere decir que la discusión de las inversiones se hará de manera pública

El presidente Duque va a tener un diálogo social permanente, quiere decir que la discusión de las inversiones se hará de manera pública. Y lo más importante es que estén allí siempre los congresistas, para que ellos también puedan expresar lo que representan.

¿Cómo tramitar las necesidades regionales sin que se vincule con corrupción?

Primero que todo, pues, obvio, hay un diálogo social permanente, y de allí se recorre el país y se desprende toda una priorización de necesidades que tienen que empatarse con el Plan de Desarrollo y los recursos que se asignarán para hacerlo realidad. Entonces, esas demandas que hacen los congresistas tienen que estar conectadas con lo que la gente en el territorio está pidiendo, y ahí es donde tenemos que tener esa tranquilidad: que los puentes serán totalmente transparentes para entender las necesidades regionales.

¿Cuál será la base de la coalición de gobierno?

Creo que va a haber coincidencia entre diferentes sectores políticos en torno a temas puntuales. Precisamente, como es un nuevo estilo de gobierno, los partidos políticos también se van acomodando. El trámite de los proyectos se va a dar muy puntualmente con acuerdos en diferentes sectores, inclusive con la oposición. Pongo un ejemplo: los trámites de los proyectos anticorrupción que se llevaron al Congreso son una propuesta del gobierno, pero coinciden con la propuesta de muchos otros sectores, incluyendo la oposición.

Pero ¿el Gobierno aspira a tener una base mínima de coalición?

El Congreso hizo una coalición para definir sus mesas directivas de plenarias y de comisiones, una coalición conformada por el Centro Democrático, el Partido Conservador, el Partido Liberal, ‘la U’, Cambio Radical, que constituyen unas mayorías, y quedaron del otro lado las fuerzas políticas que se declararon en oposición.

Lo lógico es que ese acuerdo del Congreso se vea reflejado también en el apoyo a las propuestas del Gobierno. Pero, reitero, creo que se va a dar el caso de muchos proyectos que terminan siendo apoyados por diferentes sectores políticos. Inclusive la oposición.

¿El Gobierno les apuesta más a las coincidencias puntuales que a una coalición permanente?

Es que creo que esa va a ser la realidad. Recordemos que el estatuto de la oposición habla de que el partido que respalda al presidente electo es partido de gobierno, y en este caso es el Centro Democrático. Y sabemos que, como la vicepresidenta es del Partido Conservador, también entran ellos. Los demás partidos han sido invitados a apoyar el Gobierno bajo el precepto de unas propuestas.

¿No hay interés en armar una coalición?

Sí hay, y se les ha invitado. Que haya una coalición sobre la base de un paquete de reformas que el país está necesitando. Esa decisión corresponde a la independencia de cada partido.

¿Le preocupa que algunos proyectos vayan a tener muchas dificultades en el trámite en el Congreso?

Yo creo que el trámite de los proyectos no va a ser fácil. El Gobierno no pretende imponer mayorías, pretende que haya una discusión permanente y que haya acuerdos sobre los temas que requieren reforma.

¿Cómo ve eso de que el Gobierno tenga una línea y el Centro Democrático otra sobre la consulta anticorrupción?

El Centro Democrático votó la propuesta de la consulta anticorrupción y, adicionalmente, apoya las reformas que lleva el Gobierno porque no van en contravía. Son dos mecanismos de luchar contra la corrupción, uno que consulta directamente al pueblo; que, una vez diga que sí, genera la obligación de llevar los proyectos de reforma al Congreso.

En la campaña presidencial, Duque se comprometió con el país a llevarlos como normas y luego coincidió con el tema de la consulta anticorrupción

En la campaña presidencial, Duque se comprometió con el país a llevarlos como normas y luego coincidió con el tema de la consulta anticorrupción. Son coincidentes en el propósito; son dos mecanismos diferentes, pero buscan lo mismo: luchar contra la corrupción.

¿Qué va a hacer el Gobierno para impulsar esa consulta?

Desde antes de posesionarnos me reuní, por instrucción del presidente Duque, con las promotoras de la consulta. Inclusive, apoyamos la iniciativa que ellos le llevaron al ministro anterior, de generar una serie de publicidad pedagógica sobre la consulta. Ahora nos han pedido que se distribuya a todas las entidades territoriales, y esa es una tarea del ministerio en la cual estamos. La consulta es un hecho; está la fecha determinada, la organización electoral está trabajando para ello, se desembolsaron los recursos.

¿Le preocupa que el expresidente Uribe se aparte en algunos puntos de lo que piensa el Gobierno?

Es que es parte del debate político legítimo. El Centro Democrático es un partido político que debate en el Congreso, y el presidente Iván Duque es el Presidente de la república y tiene que gobernar para todos, ajeno al debate político, sin que ello signifique que no coincide en la estructura ideológica del Centro Democrático.

¿Cómo es el paquete de proyectos que presentó el Gobierno?

En realidad tiene tres temas. El primero es la reforma política. Encontramos en la conversación con los partidos de la coalición del Congreso coincidencias, por ejemplo, en acabar con la figura del voto preferente que le ha hecho tanto daño a la política. En segundo lugar, aumentar la participación de las mujeres a un 50 por ciento en las listas a corporaciones públicas. Queremos que en la política haya paridad en todas las corporaciones, con un proceso de democratización interna. Es decir que haya consultas al mismo tiempo en todos los partidos para conformar sus listas.

El tercer punto de la reforma es darle la autonomía presupuestal que está necesitando el Consejo Nacional Electoral; en eso, yo creo que hay coincidencias en casi todos los partidos.

¿Cómo van a lograr aprobar las listas preferentes, que tantas veces se ha hundido?

Yo creo que hoy hay mucha conciencia en los partidos. Es que las campañas se han vuelto imposibles, costosísimas, poco prácticas; la gente no alcanza a entender las diferencias programáticas. Un candidato a una corporación pública se desgasta haciendo un plan de trabajo o una propuesta, y no se le para bolas porque nadie sabe qué es lo que está pasando con tantas candidaturas al mismo tiempo. Esto es ordenar la política.

¿Otro tema duro para los congresistas sería lo de limitar los tres periodos?

La opinión pública lo está pidiendo, es parte también de garantizar que haya renovación en la política.

¿Usted se apoya más ahora en la opinión que en los partidos?

Es que los partidos tienen que conectarse con la opinión pública; hay que modernizarse, hay que regenerar los partidos en el sentido de abrirles campo a las nuevas generaciones. Claro, en el Congreso uno adquiere experiencia, pero la juventud también llega con conocimiento, con entusiasmo, con nuevas ideas; le sirve mucho al país y a la democracia.

¿Qué ambiente ve en el Congreso para pasar los proyectos?

Sí, algunos tendrán buen ambiente. Por ejemplo: el proyecto de los pliegos tipo en su momento, en la discusión en el Congreso, se limitó al tema de obras públicas y de entidades del nivel nacional. Este proyecto busca extenderlo a las entidades territoriales, que es donde realmente hay un foco de corrupción muy grande y aquí se requiere de los pliegos tipo. No es un pliego tipo para toda clase de contratación, sino que es de acuerdo al área que se esté contratando. No es lo mismo contratar el alimento de los niños que la carretera, pero que haya un pliego tipo para cada sector es urgente.

¿Va a revisar decisiones firmadas por el gobierno anterior?

La verdad es que el gobierno anterior en 15 días sacó 10 normas relacionadas con los temas sociales, con organizaciones sociales. Vamos a revisar el alcance de las normas, qué compromisos se derivan de ellas y cómo podemos darles cumplimiento. Porque si las normas se expiden es para que tengan cumplimiento.

Por ejemplo: el miércoles pasado invitamos a los 102 pueblos indígenas a Palacio. Y dijeron: “Miren: han hecho una cantidad de compromisos, se han firmado compromisos de parte de los gobiernos, y no se les cumple a las comunidades”. Entonces, ese diálogo social permanente va a permitir que se haga una revisión de cuáles son esos compromisos. Cuáles se pueden cumplir y cuáles no, para generar un clima de confianza.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.