Voto obligatorio y desde los 16 años, con más dudas que apoyos

Voto obligatorio y desde los 16 años, con más dudas que apoyos

Expertos, partidos políticos y hasta el presidente Santos toman distancia de estas propuestas.

Voto obligatorio

La abstención en las últimas elecciones presidenciales en el país fue del 59 por ciento.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

19 de febrero 2017 , 04:05 p.m.

Hay dos temas de mucho alcance social en la macrorreforma política que el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, anunció de manera sorpresiva esta semana: el voto obligatorio y a partir de los 16 años.

La discusión de estas dos materias, a las que el país se ha acercado con temor en algunas ocasiones, parece que tampoco va a ser afortunada en esta oportunidad.

Con la propuesta, el ministro Cristo pretende abrirles las puertas de la participación política a millones de jóvenes entre los 16 y los 18 años, quienes hoy son más activos que antes, debido a su masivo acceso a la educación y a su amplia presencia en las redes sociales.

Sin embargo, este debate ya tiene su tropiezo, pues el presidente Juan Manuel Santos no apoya la posibilidad del voto a partir de los 16 años, ni del voto obligatorio, ni el de la llamada iniciativa de ley ‘vía digital’.

En lo que respecta al voto obligatorio –la idea de Cristo es hacerlo solo por dos periodos presidenciales, 8 años–, el propósito es combatir el abstencionismo, que en las últimas elecciones de jefe de Estado llegó al 59 por ciento; llevar más gente a las decisiones políticas, de modo que no sigan decidiendo las minorías.

Pero ambas propuestas, que se salen un poco de lo cotidiano del Congreso y tocan las fibras de la sociedad, han generado reacciones a favor y en contra, y el debate, aun sin estar listas esas normas, amenaza con prolongarse.

Más allá de la viabilidad jurídica o política, muchos estudiosos comienzan a preguntarse si, de llegarse a aprobar leyes en ese sentido, la sociedad se fortalecería o podría significar un salto al vacío.

Y si se mira en el contexto internacional, no son los países más desarrollados los que han abierto las puertas de las urnas a los jóvenes de 16 años. Nicaragua, Bolivia, Chipre y Somalia son muestra de ello.

Y en Argentina, donde se permite a los jóvenes de 16 años votar, solo el 1,9 por ciento de ellos lo hace.

De los 194 países del mundo reconocidos por la ONU, únicamente 26 han instaurado el voto obligatorio.

Chile lo instituyó durante la dictadura de Augusto Pinochet y lo reversó en el 2011, porque, según Yann Basset, profesor de la Universidad del Rosario, este instrumento “había ayudado a la pérdida de legitimidad del sistema político chileno y favorecido el inmovilismo, la poca renovación política y la pérdida de confianza en los partidos”.

Precisamente, parte de lo que no está del todo claro es qué tan conveniente resulta que, en Colombia, los menores de 18 puedan sufragar.

Si bien no hay estudios sobre el tema, el ex registrador nacional Carlos Ariel Sánchez (2008-2016) aseguró que la votación en el país entre menores de 25 años “no es muy alta”, pues “solo un 20 por ciento del censo electoral de esa edad vota”.

La reflexión de Sánchez permite preguntar, entonces, si la propuesta de bajar a 16 años la edad para votar necesariamente llevaría más jóvenes a las urnas.

“¿Tiene un sujeto de 16 años la madurez para tomar seria y honestamente una decisión frente a un proceso electoral?”, se preguntó Alfonso Portela, ex registrador delegado para lo electoral y autor de algunos textos sobre comportamiento electoral de los ciudadanos.

Hernán Olano, historiador y director del programa de humanidades de la Universidad de la Sabana, cuestionó la propuesta gubernamental. “Creo que estas medidas están encaminadas a lograr una participación ciudadana mayor, y para eso, incluso, se busca acudir a una franja que no tiene una gran conciencia: los menores de 18 años. No me parece algo apropiado en este momento”, dijo el catedrático.

Para Óscar Ortiz, sociólogo de la Universidad Nacional, el hecho de que a los jóvenes se les dé la posibilidad de votar es un paso importante para la democracia, “pero la duda es si ellos tienen la madurez política para entender ese voto”.

(También: Gobierno propone eliminar la figura de la Vicepresidencia)

Olga Hillera, directora de ciencias políticas de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, aseguró que con lo planteado no se garantiza una mejor salud para la democracia, pero que “la calidad de la democracia y de las transformaciones no depende de reformas, sino de una cultura ciudadana”.

Sobre la posibilidad de que haya voto obligatorio, Wilmar Roldán, profesor de sociología de la Universidad del Rosario, expresó que en una sociedad como la nuestra, el referente de la obligatoriedad no genera una conciencia política más madura y el poder lo van a tener quienes pueden obligar a otro.

Los temas de mayor impacto social

Rebajar edad de voto

La idea de Cristo es promover la participación de los jóvenes en el sistema político. En la actualidad solo votan los mayores de 18 años que tengan cédula, y la idea es que voten desde los 16. Para esto se requiere un proyecto de ley en el Congreso.

Voto obligatorio

El Ministro del Interior cree que esta es una medida para desestimular la compra de votos. Inicialmente sería por dos periodos. En las últimas elecciones presidenciales, la abstención llegó al 59 por ciento.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA