Así se gestó acto por responsabilidad del Estado en caso UP

Así se gestó acto por responsabilidad del Estado en caso UP

El mismo presidente Santos le dio cumplimiento a uno de los compromisos del Gobierno en La Habana.

fg

Aída Avella le entregó al Presidente una copia de un libro que cuenta lo que le pasó a la UP.

Foto:

Presidencia

15 de septiembre 2016 , 09:23 p.m.

 Uno de los puntos acordados entre el Gobierno y las Farc en La Habana y que está relacionado con el Estado comenzó a cumplirse ayer: el reconocimiento de la responsabilidad estatal en el genocidio contra la Unión Patriótica (UP), el cual fue calificado por el presidente Juan Manuel Santos como una “tragedia”.

Este acto de reconocimiento de responsabilidad fue una iniciativa directa del presidente Santos, como parte de la implementación de lo acordado con las Farc y sirvió de escenario para sentar el compromiso de que nadie vuelva a ser asesinado por razones políticas. Un mensaje a quienes conformarán el partido de esa guerrilla, una vez dejen las armas e ingresen a la arena electoral.

En los acuerdos de paz, cuyo contenido se busca refrendar con el plebiscito el próximo 2 de octubre, se habla de actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad, y a ello acudió Santos para llevar a la Casa de Nariño a unos 200 sobrevivientes o familiares de víctimas de la UP para admitir que ese genocidio se pudo evitar.

“El Estado no tomó medidas suficientes para prevenir los asesinatos, atentados y las demás violaciones, a pesar de las evidencias de que esa persecución estaba en marcha”, reconoció el Jefe de Estado, quien enfatizó que “esa tragedia nunca debió suceder” en la historia del país.

Este momento se debe leer en clave de reconciliación, como el propio Santos lo indicó, pues no hubo fallo judicial de por medio para hacerlo y permite sentar bases para que las guerrillas que hagan transición a la democracia tengan garantías para hacerlo, y que quienes han sido víctimas de la violencia por razones políticas no se sientan excluidos en el posconflicto.

“Me comprometo solemnemente a tomar todas las medidas necesarias y a dar todas las garantías que se requieran para que nunca una organización política en Colombia sufra lo que le pasó a la Unión Patriótica”, precisó Santos.

Una de las principales preocupaciones de la guerrilla durante los diálogos fue que fueran asesinados como les pasó a por lo menos 5.000 militantes de la UP, movimiento que surgió en 1985 como expectativa de un proceso de paz.
“La persecución de la Unión Patriótica fue una tragedia que conllevó a su desaparición como organización política”, admitió el mandatario.

Este gesto fue reconocido por la UP. Aída Avella, actual presidenta de ese partido y quien vivió más de 10 años en el exilio para evitar ser asesinada, agradeció en nombre de su colectividad este acto simbólico.

“Este acto constituye una esperanza de respuesta a las reclamaciones que durante más de 20 años hemos hecho ante instancias nacionales e internacionales”, precisó Avella, quien no pudo contener las lágrimas al recordar –durante su intervención– a las miles de víctimas de su colectividad.

Avella le solicitó al presidente Santos “hacer este reconocimiento ante la CIDH de la OEA para garantizar la reparación integral que haría efectivo este reconocimiento”, y le recordó que la Unión Patriótica tiene “un compromiso de honor para apoyar masivamente la paz este 2 de octubre”.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA