Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

'Simón Trinidad está encarcelado y lo seguirá estando': EE. UU.

Por: |

Conozca a los negociadores del Gobierno y de las Farc

Ricardo Palmera, 'Simón Trinidad'.

Así lo dijo el asesor de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental en la Casa Blanca.

Tras más de 10 años de estrecha relación, Estados Unidos busca ahora institucionalizar su cooperación con Colombia en materia de seguridad, no solo en el país sino a nivel regional y global.

Ese, en gran medida, es el objetivo de las reuniones de alto nivel que sostendrán funcionarios de ambos países a partir de este lunes en Bogotá. Para el efecto, Washington ha enviado una delegación descrita como la más prestigiosa que visita el país, desde los inicios del Plan Colombia.

Encabezada por Denis McDonough, asesor de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, y el subsecretario de Estado Nicholas Burns, incluye a su vez altos funcionarios del Pentágono y el Departamento de Justicia. Por el lado colombiano, estarán presentes el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y la canciller María Ángela Holguín.

El TIEMPO entrevistó a Ricardo Zúñiga, el asesor de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental en la Casa Blanca, para hablar sobre el tema. En la charla, Zúñiga se refirió al proceso de paz con las Farc, las críticas del expresidente Uribe al actual Gobierno y la reciente legalización de la marihuana con fines recreativos en dos estados de EE. UU.

¿Cuál es el propósito de la visita que comienza hoy?

La intención de este Diálogo Estratégico de Alto Nivel es comenzar la transición de nuestra relación con Colombia, que ha estado concentrada en reforzar la seguridad del país, hacia una que refleje la naturaleza de nuestros objetivos hoy: trabajar juntos en el fortalecimiento de la seguridad en las Américas, especialmente en Centroamérica, y a nivel global. Y queremos institucionalizar este diálogo. Ya tuvimos uno en Washington, a comienzos de este año, y la idea es convertirlo en una reunión anual.

¿Qué temas específicos piensan tratar?

Lo que queremos lograr con el envío de una delegación de tan alto nivel -conformada por el asesor de Seguridad Nacional del Presidente, el subsecretario de Estado, entre otros- es mostrar que le estamos prestando atención a este cambio de énfasis y revisar lo que se hace en el terreno para asegurarnos de que sea efectivo.

Un ejemplo de ese cambio es el rol que está jugando Colombia en apoyo a países de Centroamérica con serios problemas de seguridad. En esos países, tanto Colombia como nosotros brindamos apoyo institucional y entrenamiento a la Policía, y la idea es coordinar mejor esos esfuerzos. En esta reunión, se destacará que estamos haciendo el trabajo juntos y se buscará afinar esa cooperación.

Se supone que en el proyecto de presupuesto de EE. UU. para el año entrante existe una partida de 18 millones de dólares, cuyo fin es apoyar ese rol que Colombia viene jugando en Centroamérica. ¿Eso ya está garantizado?

No contamos con esos fondos todavía, pues no han sido aprobados por nuestro Congreso. Estamos trabajando con lo que tenemos en este momento.

¿Qué les preocupa de la situación actual de Colombia?

Tenemos una conversación muy honesta con las autoridades colombianas y creemos que, en general, las cosas, claramente, se están moviendo en la dirección correcta. Pero también vemos y escuchamos que hay preocupación por la implementación de medidas de seguridad para proteger a líderes sindicales y a defensores de derechos humanos, y que a la ley de tierras todavía le falta mucho para consolidar lo que se ha ganado. El Gobierno colombiano nos ha indicado que podríamos asistirlos en la expansión de los servicios del Estado, en cuanto al desarrollo alternativo y apoyo económico en antiguas zonas de conflicto. Es allí donde nos queremos concentrar.

Hay voces, como la del expresidente Álvaro Uribe, según las cuales la situación de seguridad en el país se está deteriorando. ¿Ustedes lo ven así?

La tendencia es positiva y al Gobierno le ha ido bien en el reajuste de una lucha que ya no está donde se encontraba hace 5 o 10 años. Nuestra impresión es que el Gobierno controla la situación y es consciente de que hay asuntos que debe enfrentar y tiene los medios para hacerlo.

Estamos al tanto de las críticas, pero nuestra impresión es que este es un esfuerzo a largo plazo y que el Gobierno tiene en orden las piezas centrales. Tiene un adversario pensante, que se ajusta a sus cambios estrategia y esa, desafortunadamente, es la dinámica de conflictos como este.

¿Tienen alguna opinión sobre la oposición que le hace el expresidente Uribe al presidente Santos?

Colombia tiene un sistema político dinámico, y vemos esto como como parte del proceso político interno del país. Tuvimos una fuerte y estrecha relación con el Gobierno anterior y la tenemos ahora con el nuevo Gobierno.

Hay quienes piensan que el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia, que le otorgó a Nicaragua control sobre aguas que antes pertenecían a Colombia, afectará la lucha contra las drogas en esa zona de tránsito. ¿Les preocupa?

El fallo y la disputa es un tema bilateral entre Colombia y Nicaragua, y frente a él no adoptamos ninguna posición. Su pregunta es especulativa. Tenemos cooperación antinarcóticos con muchos países y nuestra intención es que continúen funcionando.

¿Creen ustedes en las intenciones de paz de las Farc?

Confiamos en el gobierno de Colombia y apoyamos su esfuerzo por ponerle fin al conflicto, al terrorismo y narcotráfico de las Farc.

Cuba y Venezuela, dos países antagonistas de EE. UU., ofician como sede y garantes de este proceso. ¿No es eso incómodo para esta administración?

Colombia es un aliado cercano y soberano, que tiene derecho a decidir cómo adelanta las negociaciones de paz. Qué países acompañan dichas negociaciones es una decisión de las partes. Nosotros no somos parte del proceso y respetamos esas decisiones.

Pero a muchas voces en su país, especialmente entre las de los republicanos en el Congreso, ¿les molesta el acompañamiento de estos países?

No puedo hablar por parte de nuestro Congreso, pero el Gobierno colombiano tiene bastante respaldo en Washington y también se respeta su decisión de llevar adelante estos diálogos.

Las Farc siguen insistiendo en la presencia de Simón Trinidad, preso en una cárcel de EE. UU. ¿Piensan ustedes facilitar su presencia?

Nosotros no somos parte del proceso. Solo anotaría que Trinidad está encarcelado y lo seguirá estando.

¿Qué puede aportar EE. UU. a este proceso?

En este punto, nuestro aporte más importante es que se entienda que EE. UU. respalda la decisión del presidente Santos. Continuaremos cooperando con Colombia en toda una gama de asuntos, entre ellos la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado.

¿El caso del general Santoyo, que se declaró culpable ante su país de colaborar con grupos criminales, debilitó en algo la confianza en las Fuerzas Armadas colombianas?

Hemos visto casos similares en otras instancias y no tenemos dudas del compromiso colombiano de enfrentar el narcotráfico y el crimen organizado. El Gobierno ha sido consecuente y ha llevado a cabo investigaciones cuando se presentan este tipo de situaciones. Eso es lo que tenemos en cuenta a la hora de juzgar. Y lo que hemos visto, hasta ahora, solo refuerza nuestra confianza.

Washington y Colorado acaban de aprobar el uso recreativo de la marihuana. ¿Qué mensaje le envía eso a una región que parece alejarse del prohibicionismo, pero sigue poniendo muertos en la lucha contra este tipo de drogas?

El Departamento de Justicia está estudiando el resultado de esos referendos y sus implicaciones. Pero debo decir que, de momento, la marihuana sigue siendo una sustancia controlada (prohibida) bajo la ley federal, y que continuaremos trabajando con países de la región y el mundo en la lucha contra el narcotráfico. Sabemos que este es un tema muy serio en la región y queremos que se entienda que EE.UU. sigue combatiendo las drogas, desde un espectro amplio que también incluye el tratamiento y la prevención. Desde la óptica criminal seguiremos aplicando nuestra ley federal y trabajando con nuestros aliados contra el crimen organizado.

Ricardo Zúñiga, experto en A. Latina

El hondureño Ricardo Zúñiga es director de la Oficina para el Hemisferio Occidental de la Casa Blanca, desde mayo. Antes de asumir el cargo, había oficiado como Consejero político de la embajada de EE. UU., en Brasil.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.