Revista DonJuan.com

¡Mi gente!

por: javieraborda

La Zona T se llenó de prostitutas.

08/01/13

Es difícil caminar ahora sin que estén ofreciendo mujeres a gusto del paladar.

Aquí en Colombia hablamos de percepciones, de cómo va la seguridad que en realidad es inseguridad y de cómo somos dizque el país más feliz del mundo. Así es que en Bogotá vivimos rodeados de prostitutas y los sitios de rumba cada vez más se adornan de mujeres prepago y de otras que en los alrededores se venden a cualquier postor.
La otra vez, un jueves, en esos días ociosos de vacaciones, me arrimé a la Zona T a tomar cerveza. Y en ese ir y venir, de andar buscando un buen lugar para beber, caminé hasta que llegó la sugerente publicidad.
Dos mensajes fueron muy originales, aunque no tan convincentes
-Tenemos chicas casi vírgenes- dijo uno de los promotores del prostíbulo, acomodado junto a otro de su estirpe en la esquina de 'La Mona'.
-¿Cómo es eso? - le contesté, a lo lejos.
- Entre y conozca. Se lo aseguro que son casi vírgenes- insistió.
Riendo, seguí el camino incierto hasta que un rato después apareció otro menú de comida callejero:

- ¿Buscan niñas? Conozcan sin compromiso La Piscina del norte, que es mejor que la del sur-.
Al final y para no entrar en demasiadas obviedades, en menos de 20 minutos, mis amigos y yo recibimos muchas más invitaciones a chapolear entre piernas sudorosas, como creo que escribió Gabo para hablar del sexo impúdico.

Así sucedió también en la esquina norte de la Zona T, junto a Atlantis, en cercanías del Andino, sobre la carrera 15... ¡A las diez de la noche! Y me pareció en conclusión percibir algo similar a lo que viví en el Parque Lleras en la pasada Feria de las Flores. Muchas niñas bonitas, pero mucha puta.

Pero todo es una percepción. Y no es ofensiva. Ni siquiera está tan mal que haya prostitutas, lo malo es que sean tantas y que Colombia se esté convirtiendo de a poco en un destino turístico sexual. Tal vez sea una exageración, no lo sé. Sin embargo, por ellas ya se metieron en problemas los del servicio secreto de Estados Unidos y hasta los hondureños en su propia embajada.

Es urgente que le pongamos más cuidado al asunto para pararlo (no se malentienda la palabra) o que nos superemos en defectos y nos organicemos. Las trabajadoras sexuales brasileñas, por ejemplo, ya están aprendiendo inglés, francés y otros idiomas para atender el Mundial 2014 como se merece y aquí, citando a Juanes, sólo se habla español.

En Twitter: @javieraborda

publicado en: Bogotá , Historias de la ciudad , Vida de hoy

con etiquetas: zona t , prostitutas , mujeres , bares

52 Comentarios a La Zona T se llenó de prostitutas

RSS

Suscríbase gratis y haga el seguimiento de sus contenidos favoritos

Enlaces de texto