Meluk le cuenta… (La ‘pistola’ de James)

Meluk le cuenta… (La ‘pistola’ de James)

James demuestra que la tensión es máxima en él y en el equipo.

27 de marzo 2017 , 06:50 a.m.

Y James perdió la cabeza y la compostura...

Cuando el capitán y símbolo de la Selección, cuando el ídolo de todos les ‘hace pistola’ a unos periodistas que cubrían la práctica del sábado pasado en la sede de la Federación, demuestra que la tensión es máxima en él y en el equipo que se está jugando el pellejo en la cuerda floja de la eliminatoria al Mundial. Abajo no hay red.

Con su ‘dedo’ ofensivo, James saca algo del vapor de la olla de presión en la que están metidos a pocas horas de un partido importantísimo, nada menos y nada más que contra uno de los rivales directos y de visitantes: el duro Ecuador, en Quito.

Hablé con Luis Acosta, el fotógrafo de AFP que capturó la imagen. Según él, James les hizo ‘pistola’ a todos los periodistas que trabajaban allí. “Adelante estábamos tres fotógrafos de agencias y dos periodistas del canal Win Sports. Más atrás estaban todos los demás colegas en las entrevistas con los jugadores. Entonces, desde el segundo piso del edificio, donde queda el gimnasio, salió James a la ventana e hizo ‘pistola’ hacia donde estábamos”.

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

AFP

Hablé con Juan Felipe Cadavid y Jorge Bermúdez, los periodistas de Win Sports que daban desde allí sus reportes. No afirman que el insulto haya sido contra ellos en particular. “Pero sí estábamos ahí, en esa zona”, dijeron.

Le pedí, por supuesto, al jefe de prensa de la Federación, Juan Raúl Mejía, la versión de James sobre su ‘pistola’. Estaba enterado de la publicación de la foto en esta página como de esta columna. Nunca recibí respuesta.

A la Selección se le ha criticado mucho y con razones. A James, como al equipo y como a todos, se le ha dicho lo bueno y lo malo. Incluso la apertura de Deportes de EL TIEMPO del sábado fue ‘Hasta en bajo nivel, James ha sido clave’, pero nunca vi a James hacerles ‘el dedito’ a los periodistas de Madrid que sí le han cantado misas –reales y falsas– sin reparo y le han contado hasta novelas rosa. Pero allá no desenfundó valiente y como Clint Eastwood ‘el dedo’ más rápido de la comarca. Como esa no es su comarca, pues...

He dicho antes en esta misma columna que las relaciones entre la prensa y los técnicos y los futbolistas son peligrosas y tensas, que se mueven entre la seriedad y la distancia prudente y necesaria o, también, entre la adulación y la cercanía extrema que se confunde con amistad (grave pecado). Para el elogio hay notas y entrevistas. Contra las objeciones, vetos e insultos. Como leí por ahí: “A todos les encanta la sinceridad hasta que conocen a alguien que la practica”.

Entrenadores y jugadores ante la crítica sostienen que los periodistas no sabemos del juego porque ni lo jugamos ni lo dirigimos. Pero cuando se les elogia, sí sabemos. Así es la vida. Pero se equivocan al menospreciarnos en la crítica o la diferencia.
No es la primera vez que escribo que la relación con las fuentes nunca será fácil, que en ella se comprueba la independencia y la buena fe. Y no pasa solo con los que cubrimos la fuente de deportes. Pasa en todas. Es parte vital, casi que el corazón de este oficio.

La prensa no está para elogiar porque sí, bajo el peligroso maquillaje cosmético del positivismo constructivo, ni está para el ‘tapen-tapen’ cómplice, ni mucho menos para atacar y destruir en busca de segundas agendas debajo de la falsa capa de la crítica y la libertad de expresión y opinión.

Es cierto, real e inocultable, que Colombia no ha jugado bien desde hace rato, que después del ‘Mundialazo’ no ha podido ser la misma y que James no es el mismo, como la mayoría de sus compañeros.

Es cierto, real e inocultable, que así se pierda este martes (ojalá que no), Colombia aún puede obtener el cupo al Mundial.

Pero también es cierto, real e inocultable, que James, nuestro héroe, nuestro capitán, nuestro ídolo, nuestro mejor jugador (tanto que hasta mal ha sido el mejor) no puede perder la cabeza, la compostura.

Eso lo único que demuestra es que saben que la situación es compleja, la tensión es máxima y que la presión existe, como lo dice la prensa a la que insulta mostrándoles su ‘pistola’ desde lejos.

Meluk le cuenta...
GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA