¿La quinta será la vencida?

¿La quinta será la vencida?

Ha sido tan viejo el tema de la corrupción política en La Guajira que se vuelve uno incrédulo.

08 de noviembre 2016 , 05:59 p.m.

Señor Director:
Con la elección para gobernador de La Guajira por ligera ventaja y alta abstención de votantes, llega el ingeniero Wilmer David González a desempeñar ese cargo después de haber pasado por allí –como dice su editorial–, en seis años, cuatro mandatarios. A pesar de haber sido destituidos por corrupción o malas administraciones, ninguno de los anteriores ha sido sancionado, menos detenido. En La Guajira han sufrido sus habitantes –sin encontrar soluciones– la falta de agua potable, desatenciones en nutrición infantil, malas vías y problemas de educación. Todo ello, a pesar de generar y recibir millonarias regalías anualmente. El Gobierno central y los entes de control administrativo y financiero nacional deben desde ya vigilar y fiscalizar tanto al nuevo gobernador como a los diputados de esa asamblea para que le cumplan a esta golpeada región. Ellos esperan que la quinta sea la vencida.

Rafael Antonio Córdoba Ardila
Bogotá

Señor Director:
En referencia a su editorial ‘La Guajira, un nuevo intento’ (8-11-2016), ha sido tan viejo el tema de la corrupción política en ese departamento que se vuelve uno incrédulo. La esperanza de la gente, en la informalidad en su gran mayoría, se va minando. Sí, hay que educar, sacar de allí esa cultura de la ilegalidad que pasa por el contrabando como negocio y como sustento, tal vez por falta de otras oportunidades. No puede ser que se sigan muriendo los niños por hambre y falta de salubridad. Todos, Fiscalía, Procuraduría, Defensoría, partidos políticos y el Gobierno central, deben poner los ojos allí. Ojalá este gobernador se la juegue por su gente. Que no olvide que lo único que debe ganar un gobernante es gratitud.

Ángel María Aguilar
Bogotá

Reglamentar las corralejas

Señor Director:
La prohibición de las corridas de toros en Bogotá (que no le gustan al alcalde Peñalosa) ha desatado una encendida polémica entre la inmensa minoría de los taurinos y los antitaurinos. Ernest Heming-way, escritor magnífico y aficionado auténtico, en su libro ‘Muerte en la tarde’, dice: “Supongo que desde un punto de vista moral moderno, es decir, cristiano, la corrida es completamente indefendible: hay siempre en ella crueldad, peligro, buscado o azaroso, y muerte. Todas las cosas que son capaces de despertar pasión en su defensa levantan, igualmente, pasión contra ellas”.

Ahora, si de crueldad se trata, creemos que las que se deberían reglamentar y controlar son las corralejas, que, ante una abigarrada multitud, aplauden hechos tan bárbaros, tales como descuartizar vivo a un indefenso caballo, en las corralejas de Buena Vista, Sucre, y hacer lo propio con un noble toro, en las mismas fiestas en Turbaco, Bolívar. El toreo, en cambio, ante un toro frente al hombre solo, en expresión de arte y valor, tiene un reglamento. Es un derecho constitucional.

Guillermo Rozo Riveros
Sopó, Cundinamarca

_____________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA