Después del plebiscito

Después del plebiscito

Embarga a medio país un sentimiento de tristeza por el resultado del plebiscito.

06 de octubre 2016 , 07:00 p.m.

Embarga a medio país un sentimiento de tristeza por el resultado del plebiscito. Tras meter las manos a la candela por la paz, el presidente Santos y su equipo no supieron canalizar estratégicamente la importancia de la contundencia del plebiscito y, liderados por el expresidente Uribe, hoy, a la manera del ‘brexit’ inglés, seguramente muchos compatriotas que votaron por el No estarán arrepentidos porque todo parece indicar que tendremos por tiempo indefinido más de lo mismo: ruido de fusiles, tambores de guerra, situación económica delicada, dólar por las nubes, a lo que se suman pesimismo por el anhelado logro de la paz y vergüenza ante la comunidad internacional. ¿Y ahora quién podrá defendernos? ¿Dónde levantaremos nuevos garantes?

Álvaro Pedraza Mantilla

* * * *

Señor Director:
Los que votamos por el Sí lo hicimos de acuerdo con nuestras convicciones; situación similar para los que dijeron No. Conclusión: tenemos que llegar a conservar lo que todos esperamos por más de 50 años: reconciliación. Si se revisa lo pactado con cabeza fría se deben oír todos los argumentos de los promotores del No, dado que son personas respetables y preparadas para decir qué le conviene al pueblo y qué no. Llegamos a un empate técnico, que puede representar que no ha habido vencedores ni vencidos. Si tenemos que dar algunas concesiones a la Farc que no afecten nuestra institucionalidad, sigamos el ejemplo de otros acuerdos de paz en el mundo y transemos. Sopesemos qué vale más: si un arreglo que no llene todas las aspiraciones o seguir como veníamos.

Gabriel Vanegas Cantor
Bogotá

* * * *

Señor Director:

Ya que la magnífica gestión que realizó el Gobierno ante las Farc no fue del agrado de los del No, considero que sean sus comisionados quienes deban dirigirse a La Habana a convencer a los guerrilleros de sus motivos, y para ello el Gobierno debe simplemente incluirlos como sus delegados. Lo que ahora pretenden los del No es que el Gobierno sea su vocero. Esto no debe ser. Así sabrán lo “fácil” que es negociar con ellos.

Pablo Acuña Fergusson

Nueva esperanza

Señor Director:
Sí, señor. Como dice su editorial de este 5 de octubre, es clave la Secretaría de Seguridad de Bogotá. Esta dependencia es una nueva esperanza para que los habitantes de la capital tengamos mayor tranquilidad. Aquí lo fundamental es la coordinación entre la nueva entidad, la Policía y la justicia. Y que se trabaje por que haya métodos fáciles y fiables a la hora de denunciar los delitos. Porque no se puede negar que la Policía hace esfuerzos para capturar, pero muchas veces los delincuentes recobran la calle con mucha facilidad. Qué bien que se haya destapado para siempre esa terrible olla del ‘Bronx’. Y esta secretaría debe seguir la tarea, para que no surjan otras y se recuperen barrios como el San Bernardo. Que haya capturas. Esa es la labor de una Policía comprometida.

Pedro Samuel Hernández

____________________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA