De Obama a Trump

De Obama a Trump

Al despedir a Obama, añoraremos su don de gentes, su cultura, buenas maneras, templanza y sencillez.

03 de enero 2017 , 05:10 p.m.

Señor Director:

Me refiero a su editorial (03-01-2017). Al despedir a Obama, como persona, añoraremos su don de gentes, su cultura, buenas maneras, templanza y sencillez. Como político, su ecuanimidad, serenidad, acercamiento respetuoso a sus antagonistas y búsqueda de consensos; y como gobernante, la sabiduría para convertir sus virtudes en logros diplomáticos con los enemigos, en iniciativas solidarias para sus compatriotas, en una visión compasiva con el inmigrante, en éxito para prevenir un colapso financiero global, oponiéndose a poderosos intereses, y en una firme convicción en que el futuro del planeta depende de la conciencia ecológica.

Hoy enfrentamos su antítesis con toda la incertidumbre que implica este retroceso. Que la Divina Providencia nos lleve de su mano y no de la de Trump.

Carlos H. Quintero B.

Sablazo a los pensionados

Señor Director:

En el atardecer de mi vida, con gran tristeza tengo que recibir un año nuevo incierto en frente de la onerosa economía hogareña; el IVA del 19% es un duro golpe, especialmente para los pensionados, y el revés sufrido en los 8 puntos porcentuales del aporte para salud ha sido un sablazo en la yugular.

Es muy triste que de 268 “prestigiosos congresistas” solo uno se haya acordado que los pensionados somos seres humanos y su plausible propuesta haya sido burlada. Qué dura realidad se cierne sobre las personas que le hemos servido más de 3 décadas al Estado, como es mi caso; 84 años, enfermo y luchando contra una EPS que antes que dar un servicio nos mete la mano en los bolsillos. Ruego de corazón reconsiderar esta indolente y arbitraria medida y que los 8 puntos queden a cargo de quienes reciben pensiones de más de 28 millones.

José Uriel Pérez B.
Bogotá

Juegan con los paganinis

Señor Director:

Es frecuente escuchar sobre el despilfarro de los recursos del Estado con los llamados elefantes blancos, obras inconclusas o mal proyectadas. Generalmente son obras para deportes, educación o salud que terminan entre maleza y como refugio de delincuencia. Otra manera de despilfarrar nuestros recursos es con los bandazos que se dan en la proyección.

Por ejemplo, se dijo que la ampliación de El Dorado se haría con el espacio de Catam, lo cual es lógico, pues el aeropuerto militar puede estar en Madrid, Melgar o Puerto Salgar. En transporte terrestre, hablaron de la próxima entrega del Terminal del Norte, en el cual hay 14.000 millones de pesos invertidos, pero después se dice que no, que debe quedar más al norte. Se habló de que Aguas de Bogotá se presentaría a la licitación de aseo, para no perder lo invertido, pero luego, que no. Parece que estuvieran en un macabro juego con los pobres paganinis, que somos todos los colombianos.

Fidel Vanegas Cantor
Bogotá

_____________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.