Los 'pobrecitos'

Los 'pobrecitos'

No obstante los clamores, la adopción sigue restringida y los niños continúan siendo maltratados.

21 de noviembre 2016 , 06:27 p.m.

Señor Director:

No pocos artículos se publican sobre la situación de los niños. Ejemplo, su editorial ‘Inexcusables muertes infantiles’ y la columna ‘Les estamos fallando a los niños’, del sábado 19 de noviembre del 2016. Sin embargo, pareciera que los buenos de nuestra sociedad profesaran una doble moral cuando simplemente se refieren a esos niños como ¡pobrecitos!

Ante la irresponsabilidad, por decir lo menos, de las familias de los ‘pobrecitos’, salvarlos no consiste en cargárselos al Estado para que los institucionalice mientras su ‘familia’ se regenera. Ni lo uno ni lo otro ha dado buenos resultados. Está comprobado que la prolongada institucionalización afecta su normal desarrollo, por la carencia principalmente del amor parental y del consecuente arraigo familiar; y el reintegro es como meterlos en la boca del lobo, de donde antes fueron rescatados.

Todos sabemos que es un derecho fundamental tener una familia y permanecer en ella. Pero familia, en el sentido apropiado, no consiste en volverlos hijos del Estado ni hacerlos permanecer en una mal llamada familia en la que, por desgracia, nacieron y de la cual en buena hora salieron. La única alternativa que tendrían esos ‘pobrecitos’, para garantizarles sus derechos a través de una verdadera familia, es la adopción.

Pero, no obstante los clamores, la adopción sigue restringida y los niños continúan siendo maltratados, abusados, etc., y muriéndose injustificadamente; y los que se salvan, por ser hijos del Estado, creciendo hasta convertirse en niños de difícil adoptabilidad, mientras que miles de solicitudes de adopción aprobadas, muchas de hasta 6 años, permanecen en una ‘lista de espera’ casi inamovible.

Olga María Velásquez de Bernal

¿Y la Federación?

Señor Director:
Es la pregunta que nos hacemos los colombianos ante los resultados recientes de nuestra amada Selección de fútbol. Esta, como empleadora o patrona del señor Pékerman, debe exigirle el mínimo de compromiso. Esto es, obligarlo a efectuar ciclos permanentes con los jugadores de los equipos locales y no verlos por televisión, porque son ellos los que en el futuro le pueden responder. Además, como muchos entrenadores, estar en el país mínimo 15 días antes de cada partido. La Federación debe programar partidos de jugadores locales, seleccionados o de los ciclos, con equipos del vecindario, por ejemplo, peruanos o ecuatorianos, para que los nuestros tengan un roce internacional.

Rafael Rico Tovar
Bogotá

La naturaleza pierde

Señor Director:
Sobre el debate acerca de la reserva Van der Hammen, el asunto es sencillo, como alguien anotó. Nada, ni los nuevos árboles y pastos, menos adornados con cintas de asfalto, van a sustituir un ecosistema al que, por desgracia, tampoco nadie ha sido capaz de preservar. Otra vez se pone en la balanza la conveniencia de desarrollo frente a la naturaleza. Y ya se sabe que a la larga casi siempre pierde esta.

Ángel María Aguilar

______________________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA