Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

Editorial: Obama sigue

Por: |

El mandatario reelecto queda en deuda con los hispanos, cuyo apoyo fue decisivo, y su permanencia blinda el apoyo del país del norte al proceso de paz en Colombia.

Tras una campaña en la que empezó como puntero y que se emparejó inesperadamente, el presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, conservó su puesto en las elecciones del martes frente a su rival republicano, Mitt Romney. Venció por dos puntos (50 a 48 por ciento) en el sufragio popular y amplió mucho más su margen de victoria sobre Romney en la suma de votos electorales: obtuvo 303, y este, 206.

La reelección de Obama, primer afrodescendiente en el cargo más poderoso del mundo, reitera una costumbre de la política estadounidense y significa un aval para el ganador, no obstante el parcial desencanto que produjo su primer período (2008-2012). Al concederle menos ventaja sobre el republicano, pero extenderle de nuevo la credencial, los ciudadanos le notificaron que, a pesar de todo, creen en su plan de reactivación económica, gracias al cual se salvó la industria automotriz; que refrendaron su reforma del sistema de salud pública, amenazado en caso de ganar los republicanos, y que otorgan su apoyo al aborto y al matrimonio gay. Pero que debe ser más activo y decidido en el ejercicio del cargo.
Si con algún grupo electoral Obama queda en deuda es con los hispanos. Estos no las tenían todas consigo con las políticas migratorias demócratas, a veces vacilantes, pero temían mucho más la posición de los líderes republicanos, interpretada por muchos como xenófoba. Así que volvieron a respaldarlo, y en proporciones aun mayores que antes. Gracias a la diferencia que marcó ese diez por ciento del electorado hispano (unos 24 millones) se impuso en estados tan importantes como Florida y California. Esta población espera que ahora ponga en práctica medidas de apoyo a los inmigrantes. En el seno de los republicanos ya se oyen críticas a la dureza de Romney contra las minorías étnicas, y se consolida la idea de que, en elecciones disputadas, los hispanos deciden quién es el vencedor.

Tan apasionante como la batalla por la Casa Blanca fue la guerra por el Capitolio. El Senado renovaba un tercio de sus sillas (33) y los republicanos aspiraban a reconquistar una corporación que perdieron hace seis años.

Desde allí, y gracias a su renovado control de la Cámara de Representantes, podrían bloquear los proyectos demócratas y volver ingobernable el segundo cuatrienio de Obama, pero eso no les fue posible. Los demócratas ampliaron levemente su mayoría senatorial y produjeron varias sorpresas regionales, como el triunfo de una profesora de la Universidad de Harvard en Massachusetts y el de una lesbiana declarada en Wisconsin. Varios republicanos perdieron la silla por cuenta de su extremismo. Por justificar la "violación legítima" se hundió el candidato derechista de Missouri, y por proclamar que el embarazo de las mujeres violadas es "voluntad de Dios" perdió el de Indiana.

Obama empezará su segundo gobierno empuñando el timón de un país más dividido que hace cuatro años y con el desafío de sobreponerse a esta realidad para generar mínimos comunes que le permitan terminar de ahuyentar fantasmas de la crisis económica, vigentes todavía en campos como el desempleo, cercano al 8 por ciento.

Su triunfo tiene, por último, la virtud de blindar el respaldo estadounidense al proceso de paz en Colombia. Como ya se comentó en este espacio, lo sustancial de la relación binacional no estaba en juego el martes. No obstante, había inquietud sobre posibles giros respecto a este asunto en particular. Y aunque pocos dudaban de que el apoyo de todas formas continuaría, hay certeza de que la permanencia del actual mandatario significa un parte de tranquilidad, que cae bien a pocos días de comenzarse a negociar.

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.