Volverse Botero

Volverse Botero

Es apenas lógico que se le haga un homenaje a uno de los más importantes artistas colombianos.

28 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Tal como ha sucedido con tantas de nuestras manifestaciones culturales, el arte colombiano ha dado un salto enorme en las últimas tres décadas. Ha encontrado más voces, más curadurías, más eventos, más lugares en donde ser exhibido, más críticos especializados, más espectadores. Hoy es común hallar sin problema información sobre lo que está pasando con los artistas de acá. Se han escrito ensayos e historias al respecto. Se han estado revisando las figuras que trajeron la modernidad a la escena artística del país: Grau, Negret, Ramírez Villlamizar. Y es apenas lógico que se le haga un homenaje a uno de los más importantes artistas que han nacido en Colombia: Fernando Botero.

El próximo sábado 4 de agosto se llevará a cabo, dentro del programa de homenajes nacionales del Museo Nacional, la apertura de la exposición ‘El joven maestro: Botero, obra temprana (1948-1963)’ como un recordatorio no solo de que la carrera del pintor antioqueño está cumpliendo 70 años de irradiar a quienes la siguen, sino de que desde el principio de su obra estaba hallando el estilo –esa forma de la belleza que es solo suya– que hoy es llamado ‘boteriano’ en el mundo entero.

Poner en escena la exposición ha sido toda una proeza. Se han conseguido más de 50 trabajos que prueban que Botero estaba digiriendo las grandes elecciones de los artistas de la historia desde Ucello hasta Picasso. Se ha logrado traer desde el Hirshhorn Museum, de Washington, la famosa segunda versión, de 1961, de la enorme pintura que ganó el Salón Nacional de Artistas de 1958: La camera degli sposi. Podrá verse allí la pintura con la que, según se ha dicho, el artista descubrió su manejo del volumen, su mirada particular de las cosas del mundo: Bodegón con mandolina.

Se trata de una exposición en tres partes, como una novela de iniciación sobre un pintor joven que consigue volverse Botero. De un recordatorio de cómo desde entonces el arte colombiano ha estado revelándonos la realidad.

editorial@eltiempo.com

Fernando Botero

Con cuidado milimétrico, los expertos del Museo Nacional de Colombia montan cada una de las obras de la exposición en honor al maestro Fernando Botero.

Foto:

Claudia Rubio/EL TIEMPO

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.