Vacuna colombiana en África

Vacuna colombiana en África

La Colfavac promete solucionar algunos de los peores problemas de salud pública de la humanidad.

25 de noviembre 2016 , 08:54 p.m.

La malaria es uno de los grandes males de la humanidad. Esta enfermedad representa un riesgo para la mitad de la población mundial, afecta cada año a cerca de 214 millones de personas y mata alrededor de 438.000 en el mismo periodo.

Por eso, el anuncio de que el año próximo empezarán los ensayos de una vacuna contra este mal pone en alerta a la comunidad científica. La noticia es, además, un motivo de satisfacción para el país, pues es fruto de tres décadas y media de serias investigaciones lideradas por un grupo de colombianos: Manuel Elkin Patarroyo y su equipo de la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia.

La vacuna Colombian Falciparum Vaccine (Colfavac) es prometedora. En trabajos con monos Aotus ha mostrado, de manera consistente, una respuesta superior al 80 por ciento, la más alta lograda a ese nivel hasta ahora.

Llama la atención el hecho de que sean países africanos los primeros en pedir que los ensayos se hagan en sus territorios; en efecto, naciones como Ghana, Senegal, Cabo Verde, Angola, Guinea Ecuatorial, Etiopía y Mozambique enfrentan los efectos del paludismo, que enferma y diezma sus poblaciones.

Se trata de naciones cuyos gobiernos le apuestan a una vacuna a la que, de resultar exitosa, podrán acceder a muy bajos costos, pues la filosofía de Patarroyo ha sido persistir en su desarrollo de manera independiente y con el ánimo de entregársela a la humanidad para combatir un mal que se ensaña con los más pobres.

Cada paso dado por el inmunólogo durante esta ardua tarea ha contado con el debido aval de pares académicos, y los resultados han sido publicados en revistas de muy alto impacto.

Queda pedir que la Colfavac pase la prueba ácida de los ensayos clínicos en humanos y sus resultados sean valorados por el riguroso tamiz de la ciencia. Exitosos o no, el mundo ya cuenta con otro haber emanado de su trabajo: el modelo de vacunas sintéticas creado también por Patarroyo y cuyo posterior desarrollo puede contribuir a solucionar algunos de los peores problemas de salud pública de la humanidad.editorial@eltiempo.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA