Editorial: Una licitación clave

Editorial: Una licitación clave

Bogotá necesita un modelo de aseo a la vanguardia del reciclaje y la protección ambiental.

30 de enero 2017 , 10:41 a.m.

Imaginamos que con mucho tacto y rigor la Alcaldía de Bogotá dio las puntadas finales al nuevo modelo de aseo que se piensa aplicar en la capital. Se trata, sin duda, de uno de los temas más sensibles que deberá abordar el Gobierno este año, dados los antecedentes que recaen sobre el actual esquema, el costo que representa la nueva apuesta –cinco billones de pesos en ocho años– y la expectativa que genera entre las partes involucradas.

El asunto resulta tan espinoso que desde el año 2011 ha sido imposible que se lleve a cabo un proceso licitatorio en esta materia, debido a los múltiples intereses que se mueven a su alrededor. Hace un lustro se quiso virar al otro extremo: la estatización del servicio, lo que provocó una emergencia sanitaria que solo consiguió superarse una vez los operadores privados, que venían cumpliendo con dicha labor, fueron reintegrados.

La directora de la Unidad Administrativa de Servicios Públicos (Uaesp), Beatriz Cárdenas, ha dicho que la licitación se encuentra en etapa de observación y que está contemplado que el nuevo servicio se preste a través de áreas exclusivas que incluyen la recolección del material no aprovechable en zonas rurales, donde jamás se ha hecho. Esta figura permite, a su juicio, mayor orden y responsabilidad de las empresas, que, además del acopio, deberán asegurar la limpieza de fachadas y corte del césped.

La Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), por su parte, ya tiene en sus manos el análisis del modelo financiero presentado por la Uaesp. De la rigurosidad y transparencia con que la Comisión lleve a cabo dicha evaluación dependerá que el proceso siga adelante o se prolongue inconvenientemente.

Entre otras cosas, porque ha llegado la hora de que la situación de los recicladores tenga solución. Las múltiples interpretaciones que se han dado a una sentencia de la Corte Constitucional del 2003 –que pide su inclusión– también le han metido ruido al tema y hoy buena parte de esta población sigue a la espera de ser involucrada en el proceso. De los 23.000 que se dedican a esta labor, solo 5 % está formalizado en empresas legalmente constituidas. El resto vive del día a día y a merced de ser vejados y explotados por intermediarios.

No es un secreto que buena parte de ellos no recibe lo justo por el material que recolecta; tampoco, que ha habido laxitud en el pesaje de material aprovechable, cobros dudosos y presuntos favorecimientos en el manejo de bodegas. A todo esto hay que ponerle coto.

Y, por supuesto, no está de más advertir que el esquema de aseo en ciernes, además de garantizar un excelente servicio de recolección, debe poner a Bogotá a la vanguardia de nuevos estándares para la disposición de residuos y protección del medioambiente. Ya va siendo hora de que las autoridades se empeñen en explorar alternativas distintas a los rellenos sanitarios, que para el caso viven generando sobresaltos e inconformismo entre la ciudadanía.

Solo la solidez estructural del nuevo prototipo de aseo y la pulcritud con que las demás entidades asuman su papel de agente validador garantizarán que este llegue a buen puerto. En las actuales circunstancias no hay margen para errores ni tolerancia con la corrupción.

editorial@eltiempo.com.co

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA