Una invasión peligrosa

Una invasión peligrosa

La Alcadía debe actuar de inmediato para no dejar crecer este nuevo foco de ilegalidad en los Cerros

12 de agosto 2016 , 08:42 p.m.

Los bogotanos, y el país entero, se estremecen aún por las escenas de lo que ocurría en el céntrico ‘Bronx’. Algo parecido, con toda la carga de violencia, muerte, explotación y microtráfico, no se puede volver a tolerar. Por eso, causa gran preocupación el ver ahora que un terreno contiguo a Monserrate, entre la carrera 1.ª y la 3.ª, allí donde Freddy Armando Valencia, el tristemente célebre asesino de los cerros, sembró el terror y la muerte, esté comenzando a ser invadido.

Según versiones, un individuo al que apodan el ‘Caleño’ hace un tiempo comenzó a instalar cambuches para venderlos a 800.000 pesos cada uno a supuestos desplazados de la violencia. Aunque allí también han llegado habitantes de la calle.

Como suele ocurrir con las invasiones, puesta la ‘primera piedra’ las zonas son pobladas sin control alguno y a inusitadas velocidades. Según la alcaldía de Santa Fe, ya habitan allí 73 familias, que suman 241 personas, entre ellas 94 menores de edad, que dicen ser desplazadas por la violencia.

Es grave esta nueva ocupación por lo que significa como agresión a los cerros, pero, sobre todo, por lo que allí se está fraguando, pues ya hay indicios de una guerra de poder similar a las conocidas en las ollas de la ciudad, a punta de machete y pistola, y donde seguramente los incautos que pagan son revictimizados, y quién sabe qué más atropellos se exponen a enfrentar. La experiencia es muy dolorosa.

Ya se hizo una primera y necesaria intervención. Pero la Alcaldía Mayor debe actuar de inmediato para erradicar dicha invasión, además de capturar a encapuchados que se están armando allí, cual nefastos ‘sayayines’, dirigidos por un jefe al que apodan la ‘Araña’, para defender los territorios que, desde luego, no les corresponden. Si se deja crecer este nuevo foco de ilegalidad, nada menos que al lado del parque Nacional, no es extraño que allí se levanten las humaredas que acaban de apagarse en el ‘Bronx’. Eso se debe evitar a como dé lugar, sin atropello humano y con alternativas dirigidas a los que realmente están en situación de vulnerabilidad, pero con toda severidad.editorial@eltiempo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA