Una condena histórica

Una condena histórica

Los 55 años de prisión que la justicia impuso a 'Kiko' Gómez son una luz de esperanza para el país.

17 de enero 2017 , 08:48 p.m.

Por más de dos décadas, el nombre de Francisco ‘Kiko’ Gómez Cerchar fue sinónimo de poder en La Guajira. Preso desde octubre del 2013, la reclusión no fue impedimento para que un año después moviera todas sus fichas en favor de la elección de la no menos polémica Oneida Pinto, también separada de la gobernación del departamento por una decisión judicial y pendiente aún de muchas explicaciones sobre el manejo de los recursos de una región bendecida por la naturaleza, pero golpeada como la que más por la pobreza, la corrupción y una cultura de lo ilegal que está lejos de terminar.

Los 55 años de prisión que la justicia le acaba de imponer a ‘Kiko’ Gómez –la sentencia más alta contra un político en el país– por tres asesinatos representan una luz de esperanza en que la historia sí puede cambiar. Según el fallo, el exgobernador ordenó en abril del 2008 el asesinato de su contradictor Henry Ustáriz, crimen en el que también cayó su conductor, Wilfredo Fonseca. La viuda de Ustáriz, la exalcaldesa de Barrancas Yandra Brito, emprendió entonces una campaña de denuncia contra las alianzas de Gómez y bandas herederas de los ‘paras’ que le costó la vida en el 2012.

Se trata, pues, de una sentencia largamente esperada en un departamento que se acostumbró a ver cómo los cuestionados se alzaban una y otra vez con el poder, en alianzas soterradas o abiertamente reconocidas con avezados criminales.

La catarsis de las investigaciones de la Corte Suprema y la Fiscalía sobre la ‘parapolítica’ no llegó hace una década a La Guajira. Ese departamento, incluso con ‘Kiko’ Gómez fuera de juego, sigue siendo hoy objeto del delito continuado de castas políticas que se saben respaldadas por los poderes ilegales de la región y no dudan en atacar a quienes se atraviesen en sus planes. Eso le ocurrió al superintendente Jorge Enrique Vélez cuando ocupó, como encargado, la gobernación, en reemplazo de Oneida Pinto, y quien fue objeto incluso de amenazas contra su vida.

Por eso, el nombre del exgobernador Gómez Cerchar es importante, pero debe ser apenas el primero de una larga lista de los que tendrán que pagar sus cuentas con la justicia por haber hecho de La Guajira su coto de saqueo.

editorial@eltiempo.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA