Un doloroso aniversario

Un doloroso aniversario

 En 2002 se libró una batalla infernal en Medellín: la operación Orión, que aún está por aclarar.

18 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

Este 16 de octubre hizo 15 años de cuando 1.200 hombres de fuerzas combinadas del Estado, en lo que se denominó operación Orión, entraron a la comuna 13 de Medellín con el propósito de liberarla de las garras de las milicias populares –del Eln y las Farc–, pero también de la delincuencia de todo tipo. Se vivía allí un tenebroso mundo que incluía limpieza social, drogas ilícitas, amenazas, miseria y miedo...

El Estado tenía que actuar, pues no podía ser que, en tierra de nadie, los grupos armados sentaran tan terrible imperio a punta de fusil. Durante tres días se libró una batalla infernal, en un hecho que aún está sin aclarar. Además de las armas del Estado, hoy se conoce que centenares de paramilitares tomaron parte en busca de erradicar a las milicias. En ese oscuro episodio se documentaron 75 homicidios fuera de combate, casi 100 desaparecidos y 450 detenciones ilegales.

En ese oscuro episodio se documentaron 75 homicidios fuera de combate, casi 100 desaparecidos y 450 detenciones ilegales

Este es uno de los tristes capítulos de la guerra, que siempre deja heridas difíciles de sanar, sean físicas o del alma. Por eso es necesario que jamás se olvide lo que allí ocurrió. Y hay que acompañar y aplaudir a quienes, por medio de expresiones culturales, artísticas o litúrgicas, lo recuerdan. Como Graffitour, que, a través de la pintura mural, procura que no se pierda la memoria.

Desde luego, se debe estar con las madres y los familiares que buscan a sus víctimas desaparecidas. Todo lo que haya que hacer para darles razón de sus seres queridos hay que hacerlo. Y aprender de esta luctuosa página para que jamás vuelva a suceder.

Para ello, también es urgente la presencia de la ciudad y del Estado en la comuna –y en otras zonas como esta, claro–, donde hoy la violencia ha disminuido, pero no se va del todo. Serias denuncias afirman que sigue latente, a raíz de su uso estratégico por ‘combos’ para ejercer indebido control social.

La comuna 13, es justo decirlo, presenta ahora otra cara y cuenta con el Metrocable, que le hace sentir a la ciudadanía algo de esperanza después de un pasado reciente tan deprimente y violento, pero falta mucho. Aparte de que haya claridad, justicia y verdad, es urgente seguir por el camino de la inclusión social y la efectiva presencia estatal. Eso es lo que previene los conflictos.

editorial@eltiempo.com

Búsqueda de desaparecidos

En Medellín hay más de 3.000 desaparecidos en medio del conflicto armado, la zona más afectada es la comuna 13.

Foto:

EFE Archivo EL TIEMPO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA