Un diagnóstico que no mejora

Un diagnóstico que no mejora

El panorama del periodismo en el continente está lejos de ser tranquilizador, según la SIP.

04 de abril 2017 , 08:41 p.m.

Cada seis meses, la Sociedad Interamericana de Prensa hace un necesario barrido por el periodismo del hemisferio para alertar sobre todas aquellas situaciones que atenten contra la libertad de prensa.

La revisión de las resoluciones e informes más recientes permite afirmar que esta es una labor cada vez más meritoria y pertinente. Por desgracia para quienes tenemos la firme convicción de que no puede haber democracia sin un ejercicio libre de este oficio, el panorama está muy lejos de ser tranquilizador, sino todo lo contrario.

La última reunión de este organismo tuvo lugar en Antigua (Guatemala), y en ella se denunció que en apenas medio año han sido asesinados 13 periodistas en América Latina. Preocupa que estas muertes, como casi todas las demás ocurridas en los distintos países del área, terminen en la impunidad.

En lo concerniente a Colombia, el asunto más crítico fue el de los cuatro casos de crímenes de periodistas que prescribieron en el semestre

Se insistió también en lo inaceptable que resultan las intimidaciones a comunicadores, como las que se vienen registrando sistemáticamente en Venezuela, así como se volvió a mencionar a los periódicos que han sufrido el inclemente y sangriento asedio del narcotráfico en México. Así mismo, la Asamblea se refirió a un elemento tan novedoso como lamentable: que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, cuna del periodismo libre, haya tomado el camino de la hostilidad contra los medios de comunicación, dando paso a un hostigamiento que suele anteceder la violencia.

En lo concerniente a Colombia, el asunto más crítico fue el de los cuatro casos de crímenes de periodistas que prescribieron en el semestre y le solicitó en buena hora a la Fiscalía que revise elementos que permitan reabrir estos cuatro casos y que tome las medidas necesarias para que este no sea el destino de los procesos por otros crímenes contra colegas, tal y como ha sucedido ya con 76 casos.

Desafortunadamente, el informe de Colombia no se limita a este tema. Contiene preocupantes denuncias de agresiones que siguen ocurriendo contra quienes han tenido el coraje de poner en evidencia a quienes, con sus actos, perjudican a la sociedad: 47 tuvieron lugar en el 2016 y 147 comunicadores cuentan con protección estatal. Que estas cifras caigan, ojalá en picada, es una obligación para el Estado y para la sociedad.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA