Un acto aleccionador

Un acto aleccionador

Basta leer el relato de Fabiola Perdomo para entender la urgencia de reconciliación y reparación.

13 de septiembre 2016 , 07:03 p.m.

Fue conmovedor y tenso el encuentro que sostuvieron en La Habana, el sábado pasado, familiares de los 11 diputados del Valle asesinados por las Farc en el 2007, y de Sigifredo López, único sobreviviente de aquella desgracia, con miembros de la cúpula guerrillera, entre ellos ‘Iván Márquez’, ‘Joaquín Gómez’ y ‘Pablo Catatumbo’. Más cuando las víctimas llevaban un peso más en el alma, pues se cumplía la misma fecha en que hace nueve años les entregaron a sus muertos.

No es la primera vez que los jefes de esa guerrilla se reúnen con víctimas. Durante más de un año, y en medio de las negociaciones de paz, 60 personas, escogidas por Naciones Unidas, la Universidad Nacional y la Iglesia, divididas en cinco delegaciones, tuvieron oportunidad de verse cara a cara con los representantes de las Farc. Ellas padecieron los horrores de la guerra, de parte de todos los actores, valga decirlo, y sufrieron los diversos hechos victimizantes. O sea, todas las tropelías e irrespetos a la dignidad humana. Y en muchas ocasiones fueron estigmatizadas e incomprendidas después de ese valiente acto.

Cada una de estas necesarias citas ha sido dramática y tensa, y se necesita coraje y dignidad para afrontarlas. Y cada una habrá dejado el alivio que mejor se haya podido y aceptado. La del sábado, descrita en este diario por Fabiola Perdomo, viuda de Juan Carlos Narváez, uno de los 11 diputados que entregaron su vida en aquel miserable episodio, estremece. Y puede ser aleccionadora. Tiene todos los elementos de lo que son las peores torpezas del conflicto, y lo que significa mirar a los ojos a los victimarios –que han bajado las armas de la arrogancia–, oírlos reconocer sus culpas y pedir perdón. Además, del indispensable hecho de saber la verdad. De despejar eselacerante interrogante de por qué. Y aliviarse un poco al escuchar un arrepentimiento. Tal descarga emocional debe ser reparadora.

Pero basta releer el relato de Perdomo para entender la urgencia de la reconciliación y la reparación. Y ojalá la petición de perdón sea pronto al país entero. Eso aún se echa de menos.editorial@eltiempo.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.