Editorial: Todos por el centro

Editorial: Todos por el centro

El corazón de Bogotá, legado histórico y cultural, posee los peores indicadores en calidad de vida.

26 de octubre 2016 , 07:44 p.m.

El centro, esa porción de territorio con que se suele reconocer el núcleo de la ciudad, al que con frecuencia se alude para remarcar la condición de que se habita en el eje de la sociedad y que ha sido descrito en el pasado como escenario que engendró gestas libertarias y talló el patrimonio de un pueblo, vuelve a ser relevante.

Y decimos ‘vuelve’ porque, si bien se le reconocen al centro de Bogotá su invaluable aporte arquitectónico, sus núcleos de poder, sus formas cambiantes y el trasegar de millones de ciudadanos que desaparecen cuando cae la noche, también es cierto que no le han faltado problemas. De los tiempos de la opulencia y las grandes mansiones se pasó a temibles focos de delincuencia, abandono, desorden e inseguridad.

Tres localidades que convergen en este punto –Santa Fe, Los Mártires y La Candelaria– presentan estadísticas preocupantes sobre su entorno. Si bien son apenas 233.000 habitantes en total, el 19 por ciento de ellos viven en la pobreza; La Candelaria es la más desigual de todas las localidades, Los Mártires es la de la mayor informalidad, mientras que Santa Fe es donde más casos de enfermedades como sífilis y sida se registran. De 87 colegios que hay en la zona, solo dos son públicos.

Todo esto, según cifras del programa Bogotá Cómo Vamos, que además reveló que en el centro cada tres días ocurre un homicidio, cada diez se presenta un acto de violencia contra la mujer, y los delitos contra el patrimonio son cuatro veces más altos que en el resto de la ciudad.

En contraste, han florecido en las últimas décadas los campus universitarios, las grandes edificaciones, la recuperación de sitios emblemáticos y un potencial turístico y urbanístico. Suena contradictorio, es verdad, pero así luce el centro de la capital: el lugar para ‘hacer vueltas’ y desaparecer por miedo al habitante de la calle, al tráfico e incluso al vandalismo. Una tendencia que no se ve hace rato en capitales europeas y de Estados Unidos, en donde estos espacios volvieron a revitalizarse, particularmente en las décadas de los 60 y 70.

La buena noticia es que las miradas se posan de nuevo en este sector capitalino. Al menos eso es lo que se desprende de la coincidencia de voluntades que han venido expresando su interés por involucrarse a fondo en la recuperación del centro. Empezando por el Gobierno distrital, que espera crear, con el beneplácito del Concejo, una gerencia para el lugar. La Cámara de Comercio promueve liderazgos colectivos para proteger espacios como la carrera 7.ª, la vía más emblemática de la capital, y llama la atención para dejar atrás la mirada cortoplacista frente a este amplio sector.

También se han sumado las universidades, que vienen construyendo nuevos espacios y nuevas dinámicas de convivencia en la zona, al lado del sector empresarial, el cual se ha volcado a desarrollar proyectos urbanísticos.
La parte difícil será la de encajar todas estas manifestaciones de buena voluntad con el interés de los residentes. Más aún: cómo canalizar tantos esfuerzos disímiles en un solo mensaje, que es en el fondo lo que le ha faltado al centro de tiempo atrás. Ese es el desafío de ‘Todos por el centro’, una iniciativa que empieza a tomar fuerza y debe apoyarse decididamente.

editorial@eltiempo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA