Terminó la larga espera

Terminó la larga espera

El convenio de cofinanciación entre Nación y Distrito encarrila el anhelado metro para Bogotá.

12 de noviembre 2017 , 02:23 a.m.

Aunque algunos duden aún en reconocerlo y otros intenten minimizar su significado, el hecho cierto es que el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, ha conseguido asegurar la primera línea del metro para la ciudad después de 70 años de espera. Y lo ha logrado, irónicamente, quien fue uno de los más duros críticos de esos sistemas; el mismo al que la tozudez de los hechos y la propia ciudadanía lo obligaron a cambiar de postura y hoy ve los resultados. Pero el esfuerzo no fue solo suyo.

El Gobierno Nacional, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos y su equipo económico, ya venía jugado con la iniciativa desde la pasada administración. De ahí la trascendencia del acto que tuvo lugar esta semana con la firma del convenio de cofinanciación entre las partes para sellar, de forma irrevocable, el compromiso financiero que demandará en los próximos años la obra, cuyo costo ha sido tasado en 12,9 billones de pesos.

En épocas pretéritas, el metro no pasó de ser una entelequia por razones técnicas, políticas o económicas. En esta oportunidad no fue muy distinto. El proyecto estuvo flanqueado por cuestionamientos de la oposición, el debate electoral, la desinformación y una economía debilitada. Por eso, entre otras razones, terminó imponiéndose la tesis del metro elevado, que, si bien generó fuertes discusiones en el Concejo y fuera de él, a la larga contribuyó a hacer mayor pedagogía de cara a los ciudadanos. Era previsible que no todos quedaran contentos, lo cual no significa que no hubiera habido discusión.

La primera línea del metro tendrá 25,29 kilómetros de recorrido; partirá desde el extremo suroccidental hasta la calle 72, en el norte, después de desplazarse por la avenida Villavicencio, la Primero de Mayo, la NQS y la Caracas. Contará con 20 trenes eléctricos, 15 estaciones y moverá 72.000 pasajeros hora sentido. Será alimentada por varias estaciones de TransMilenio que contarán con ciclorrutas y biciparqueaderos. Ambientalmente, según las autoridades, la capital dejará de emitir 170.000 toneladas de dióxido de carbono al día en el 2030, cuando esté integrado totalmente. Dicho esto, hay que ser conscientes de que el metro es importante, pero no la panacea para una ciudad donde se efectúan 12 millones de viajes al día. Por ello es indispensable que en paralelo avancen otras obras claves como las troncales alimentadoras, el cable y el tren de cercanías, para cuya implementación también se aseguraron recursos.

La obra vial más importante de Bogotá necesita del respaldo de todos los sectores de la sociedad para que sea una realidad

Pero si llegar hasta acá ha sido difícil, lo que viene será aún más retador. Bogotá y la Nación tuvieron que jugarse a fondo para garantizar los 9,09 billones de pesos que, por un lado, tenía que asegurar el Ejecutivo y los 3,8 billones que, por otro, debía aportar Bogotá. Con el documento Conpes y el aval del Concejo a las vigencias futuras, más el compromiso histórico de esta semana, ya se puede decir sin rodeos que el metro será una realidad. Y con la misma firmeza debe advertirse que el camino no será fácil. Viene la etapa decisiva de la licitación, el tipo de contratación, el traslado de redes de servicios públicos, la compra de más de 1.300 predios... Todo esto de aquí al 2019, según el cronograma. Las obras civiles de envergadura empezarían en el 2020: viaductos, espacio público, instalación de la vía férrea, el urbanismo que acompañará la obra, etc. Con suerte y paciencia, los bogotanos podrán ver en funcionamiento su metro en el 2024.

Por anecdótico que parezca, es importante recalcar que la parte fácil acaba de concluir y que el verdadero desafío apenas comienza. En megaestructuras de este calibre siempre está presente el fantasma de los sobrecostos derivados de las intervenciones urbanísticas, la consecución de recursos en la banca local y multilateral –tarea nada sencilla–, los imprevistos, la incomodidad por las obras, el traumatismo en la movilidad y la ojeriza política. Y, por su puesto, está el asunto de la transparencia. No exageramos al decir que Peñalosa y los alcaldes que heredarán semejante responsabilidad deben blindar todo proceso contractual derivado del metro, “hacer un uso impecable de estos recursos”, como advirtió el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, para que no pelechen la corrupción ni la avivatada. Bogotá ya vivió esa pesadilla en tiempos recientes.

Y así como hemos respaldado con decisión el metro para la capital tanto en la pasada administración –que dio pasos importantes– como en esta, porque estimula la inversión, jalona el empleo, desarrolla nuevos servicios y nos pone al nivel de otras grandes capitales, es menester hacer un llamado a la sociedad en su conjunto para que a estas alturas del compromiso cesen los reparos infundados y la mala energía contra un proyecto anhelado por la gente durante tantos años. Bien lo dijo el Alcalde: “Este es un metro para todos los bogotanos y de todos los bogotanos”. Bienvenidos la crítica constructiva y los argumentos que alerten sobre cómo estructurar de la mejor manera los compromisos técnicos y financieros y cómo minimizar los riesgos. Deben quedar atrás la cizaña, las verdades a medias y la falsa información, así como los ataques infundados contra el metro con el propósito de golpear a quien ha conseguido sacarlo adelante por mandato ciudadano. Hay que hacer causa común en lo que ya es, sin lugar a dudas, la apuesta más ambiciosa que Bogotá y su gente hayan hecho en una obra que cambiará no solo la cara de la capital, sino la vida diaria de sus ciudadanos.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA