Editorial: Tarjeta roja a las mafias

Editorial: Tarjeta roja a las mafias

Personajes han montado un negocio en varios continentes, que compra árbitros y jugadores.

07 de noviembre 2016 , 04:48 a.m.

El tema de los apostadores en el deporte es viejo en el mundo. ¿O como el mundo? Acechan varios deportes: tenis, boxeo, hípica, etc. En el fútbol, a nivel mundial, hace tiempos saltaron a las canchas, como lo mostró ayer un detallado informe de la Unidad Investigativa de este diario.

En Colombia, valga recordarlo, según versiones, el crimen del futbolista de la Selección Colombia Andrés Escobar, en 1994 en Medellín, habría tenido detrás la mano negra de las mafias de los apostadores. Fue la época oscura en que los árbitros necesitaban protección y reserva del nombre hasta minutos antes de los encuentros.

Ahora ya no solo lo hacen desde recovecos sigilosos o bares a media luz, sino que juegan de locales, como se suele decir, a través de las redes de internet. Según el informe, hace unas semanas, con el CTI de la Fiscalía y con la Policía, se desmanteló una banda que operaba apuestas deportivas en 164 puntos denominada Pijaosports.

Y aunque su nombre se mantiene en reserva, un valeroso árbitro profesional informó que apostadores le habían propuesto “meterles la mano” a los partidos. Esto es hipotecar su conciencia, pitar lo que le pidan, no lo que ve, con tal de favorecer a los criminales.

Aquellos tenebrosos personajes han acabado montando un perverso e ilegal negocio en varios continentes, que compra árbitros y jugadores, y que no solo atenta contra un espectáculo, o un equipo, sino que mueve fortunas billonarias y evade impuestos. Además, en Colombia, según fuentes de investigación, los mafiosos usan esta vía para lavar sus fortunas. Y atentan contra el sentimiento de una hinchada que paga boletas, que sufre por su equipo, o por la propia selección nacional, y que muchas veces unos fanáticos llegan al absurdo de matar por una camiseta.

Por todo ello, hace bien el Gobierno, a través de Coljuegos, en usar la tarjeta roja y bloquear las páginas 'online' internacionales de estas apuestas que operan en el país sin ninguna autorización oficial y que pueden mover al año unos 600.000 millones de pesos. Y harán bien todos los que sean tentados por los mensajeros de las mafias en denunciar. Porque hay mucho en juego: el deporte mismo, la honra o la propia vida de sus integrantes.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA