Editorial: Sin carro por horas

Editorial: Sin carro por horas

La exitosa jornada sin carro y sin motos del pasado jueves volvió a demostrar sus bondades.

03 de febrero 2017 , 09:09 p.m.

A Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá, hay que reconocerle sus esfuerzos por sembrar entre los ciudadanos el interés por el tema de la bicicleta. Es un convencido de que esta constituye una alternativa real de movilidad y de que promover su uso es parte esencial de sus políticas de gobierno.

La exitosa jornada sin carro y sin motos del pasado jueves volvió a demostrar sus bondades: hubo menos contaminación, menos accidentes y un incremento significativo en el uso de transporte público, TransMilenio y SITP. Eso sí, la Alcaldía va a tener que analizar en detalle el asunto de la proliferación de carros blancos y taxis amarillos. Ese extraordinario crecimiento que se advierte cada año estaría revelando que, con la loable intención de beneficiar a unas mayorías, se estaría, paradójicamente, fortaleciendo a unas minorías.

Decíamos que al calor de los resultados, el mandatario volvió a sorprender con una propuesta que, aunque no es nueva, sí ha despertado diversas opiniones entre la ciudadanía. Peñalosa tiene la intención de implantar una medida para que no circulen carros en Bogotá en determinadas horas de la mañana y de la tarde, cuando la congestión es mayor. Según él, esto disminuiría la presión sobre TransMilenio, impulsaría aún más el uso de la bicicleta y la ciudad se contaminaría menos.

Las reacciones no se hicieron esperar, muchas de ellas previsibles, especialmente las de los comerciantes y dueños de carro particular que la encuentran inoportuna y perjudicial. Otros, según sondeos de opinión, la apoyan porque consideran que el parque automotor ha crecido de tal manera que ya resulta imposible movilizarse y los estragos en la calidad del aire son evidentes, así como el impacto positivo de medidas en la calidad de vida de muchos.

Cabe recordar que ya en el año 2000 se les había preguntado a los bogotanos si estarían de acuerdo con un día sin carro al año y seis horas diarias de restricción vehicular. Faltaron solo 175.000 votos para que la consulta sobre las horas hubiera sido aprobada. ¿Cuál sería el resultado hoy? La propuesta, aunque polémica, vale la pena discutirla, de cara a la realidad de la ciudad y el impacto que tendría. Un debate sano, sin improvisación, es lo que más convendría.

editorial@eltiempo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA