Silencio y dolor en Las Vegas

Silencio y dolor en Las Vegas

Del dolor hay que pasar a la acción: políticas que eviten que cualquiera acceda a armas de fuego.

03 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

El homenaje a las 58 personas que murieron el domingo en la noche en Las Vegas, quienes fueron impactadas por las balas disparadas por Stephen Paddock desde el piso 32 de un hotel aledaño al lugar donde tenía lugar un festival de música country, no puede quedar en los actos simbólicos, en el silencio que se instaló en la ruidosa ciudad.

Expresar la consternación y dar paso al duelo es necesario. Claro, hay que condenar en voz alta la barbarie. Siempre. En este caso, se trata del tiroteo con mayor número de víctimas en la historia del país del norte. De ninguna manera se deben dar señales de que hechos así comienzan a ser parte de la cotidianidad. Jamás. Pero no es suficiente. Del dolor hay que pasar a la reflexión y de ahí, a la acción, que tiene nombre propio: medidas y políticas que eviten que cualquiera pueda acceder a las armas de fuego.

No se puede garantizar que un hecho traumático y atroz como este no se repita. Pero sí es posible, en cambio, reducir sustancialmente la probabilidad

Tal vez lo primero sea despolitizar el debate sobre el control del acceso a las armas. Tal y como ha ocurrido con el cambio climático, este tema se ha convertido en punto de honor entre liberales y conservadores; es decir, demócratas y republicanos. Ya casi no importa el impacto real y cotidiano de este asunto, existe en el debate público solo en función de unas ambiciones cortoplacistas.

Mientras tanto, poco se hace para que armas de enorme poder de fuego lleguen a manos de personas con potencial para detonar tragedias en un país en el que hay más de 300 millones de estos instrumentos de muerte en poder de la gente, y donde a diario se registran 92 muertes por esta causa.

No hay una fórmula mágica e infalible, pero sí mucho terreno por ganar. Expertos proponen iniciativas que es increíble que hoy no operen: que sea obligatorio un profundo escrutinio de los antecedentes de quienes compran fusiles en las tiendas. Limitar la cantidad de armas que una sola persona pueda adquirir, una edad mínima para hacerlo y mucho más presupuesto para investigar qué medidas son las más efectivas y así fortalecerlas.

Desgraciadamente, no se puede garantizar que un hecho traumático y atroz como este no se repita. Pero sí es posible, en cambio, reducir sustancialmente la probabilidad. La hoja de ruta está clara, ahora se espera voluntad política.

editorial@eltiempo.com

Tiroteo en Las Vegas

Con las bendaeras a media asta, Estados Unidos guarda luto por las víctimas del tiroteo en Las Vegas.

Foto:

Mark Wilson / AFP

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA