Se quedan los ojos del mundo

Se quedan los ojos del mundo

Respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU prueba la relevancia de la paz de Colombia para el mundo

12 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Es tan decisivo lo que está en juego para el país –y podría decirse que para la región– con los primeros 12 meses de las Farc sin armas que bien merece un acompañamiento del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Es una buena noticia, por lo tanto, la decisión, tomada el lunes por esta instancia, mediante la cual ordena una segunda misión en Colombia. Esta deberá verificar el paso a la vida civil de los excombatientes, su seguridad y la de las comunidades afectadas por el conflicto. Recordemos que la primera fue la responsable de hacer lo propio con el cese del fuego y luego con la dejación de armas del grupo subversivo, hoy en camino de convertirse en movimiento político.

Lo ocurrido confirma al proceso de paz colombiano en su privilegiado sitial de acontecimiento positivo digno del reconocimiento mundial, a tal punto que países que en otros terrenos se ubican en las antípodas al respaldar el esfuerzo del Estado colombiano no han dudado en pararse en la misma orilla: la del apoyo a la construcción de paz en Colombia. La decisión de continuar con el acompañamiento fue unánime: el país sigue siendo un caso exitoso para las Naciones Unidas, y poco a poco se constituye también en referente para cualquier nuevo intento de negociar el fin de un conflicto. Es difícil encontrar un mejor aporte de esta nación para la construcción de un mundo mejor.

La paz colombiana ha ido adquiriendo la tremenda responsabilidad de ser prueba para las naciones de que es posible que viejos antagonistas se sienten a la mesa

Pero antes es preciso completar la tarea. Esto implica, en términos generales, que ambas partes cumplan con todo lo acordado. Y ello se deberá materializar en una real presencia estatal en las zonas que fueron de influencia de las Farc; en garantías para la seguridad física de sus miembros, sin importar su antiguo rango en la organización, y en que los programas para que los exguerrilleros encuentren un lugar en la sociedad sean exitosos y superen los obstáculos que puedan encontrar.

Hay que ser claros en que no se trata de poner en manos foráneas responsabilidades que solo atañen al Estado colombiano y a su institucionalidad, la cual, no sobra decirlo, afronta un durísimo examen. Esto debe quedar claro, como claro deben tener los responsables de la implementación que de la dura labor de trasladar del texto del acuerdo a la realidad cotidiana de cada uno de los cerca de 7.000 excombatientes lo allí dispuesto depende que este proceso sea la piedra angular de una mejor sociedad y no la semilla de un nuevo conflicto, con su carga de dolor, barbarie y sufrimiento.

Se trata, sí, de saber que los ojos del mundo siguen atentos, colaborando y tomando nota de un proceso en el que está en juego mucho más que silenciar unos fusiles.
Ahora nos damos cuenta de que de él depende construir una paz estable y duradera, darles a las próximas generaciones la oportunidad de vivir en un país sin pesadillas en constante acecho, sí. Pero no solo eso: con el tiempo, y esta decisión así lo demuestra, la paz colombiana ha ido adquiriendo la tremenda responsabilidad de ser prueba para las naciones de que es posible que viejos antagonistas se sienten a la mesa y, con la palabra, la sensatez y la razón, desplacen la barbarie. Incluso en estos tiempos.

- editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA