Petardos a la confianza

Petardos a la confianza

El Eln se equivoca al arreciar sus ataques, pues con ello mina la confianza de la sociedad civil.

01 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

No es fácil ningún proceso de paz en el mundo, y menos con el Ejército de Liberación Nacional (Eln). Eso lo saben el país, la comunidad internacional y el propio Gobierno. Con los ‘elenos’ las cosas son más difíciles, comenzando por la falta de unidad de mando de que, se dice, adolece ese grupo; por el dogmatismo cerrero de sus cabezas y por los enormes intereses que manejan, entre otros motivos. Además de las salidas en falso, tan propias de ellos.

Con todo, este gobierno, con la esperanza de entregar un país sin guerrillas, confiando en alguna voluntad de paz de ese grupo, le ha apostado a la vía negociada, como ha hecho con las Farc, cuyos 6.900 guerrilleros y guerrilleras ya se hallan en los 26 puntos de desarme, y comienza uno de los momentos más significativos y esperados, como lo es la dejación de las armas.

Los colombianos, hay que decirlo, tienen poca credibilidad en lo que salga de la mesa con el Eln. Y como si algo faltara, esa guerrilla se encarga de minar, literalmente, el camino.

Ya se sabe que el secuestro extorsivo es una de sus prácticas consuetudinarias. Por eso, el jefe del equipo negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, en la instalación de los diálogos en Quito, el pasado 7 de febrero, les hizo un llamado para que abandone este cruel negocio. Y a lo mejor con asidero, pues habían dejado libre al exgobernador del Chocó Odín Sánchez. Claro que era una condición para iniciar los diálogos, al tiempo que el Gobierno indultaba a los guerrilleros Nixon Cobos y Leivis Enrique Valero. Todo indica que han seguido en las andadas, aunque lo niegan.

Pero ahora, algo inusual en ellos, acaban de reconocer que son los responsables de la explosión del petardo en La Macarena, en Bogotá, el pasado 19 de febrero, con el que mataron al joven patrullero de la policía Alberto Garibello Alvarado y dejaron a 29 más con graves lesiones, según dicen, para mostrar la urgencia de un cese del fuego bilateral. Con toda razón, Juan Camilo Restrepo respondió que a este se llega desescalando el conflicto, no escalándolo.

Este hecho es un baldado de agua fría para el país. Porque esa guerrilla, lejos de bajar la intensidad de sus ataques a la infraestructura, a las Fuerzas Armadas y a la gente, para darle mayor credibilidad a la mesa, los ha arreciado.

Es una equivocación de cabo a rabo. Es tomar el camino al revés, pues se comportan como si fuera el primer proceso de paz, cuando en realidad se trata del último en nuestro país, de la única guerrilla que queda, cada vez más sola, en esta zona latinoamericana, y ranchada en una filosofía también sobrepasada por la historia.

Es una actitud torpe y errada, porque así minan la credibilidad de la sociedad civil, uno de los seis puntos de la agenda, precisamente: la “participación de la sociedad civil en la construcción de la paz”. ¿Construir la paz con una sociedad aterrorizada? ¿Una sociedad más incrédula, más indignada?

Este es un serio tropiezo. Pero como de las crisis salen soluciones, puede servir para necesarios ajustes. Ideal sería que los hombres de ‘Gabino’, ‘Antonio García’ y ‘Pablo Beltrán’ dejaran a un lado los ataques terroristas y el secuestro, que no los fortalecen, sino que, por el contrario, minan la base del proceso, que es la confianza. Y la voluntad. ¿Eso quieren?editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA