Medioambiente mortal

Medioambiente mortal

Es inaceptable que al año mueran 1.7 millones de niños a causa de contaminación y falta de higiene.

11 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

Alarma –con miras a motivar acciones serias– deberían generar dos informes de la Organización Mundial de la Salud en los que se dice que 1,7 millones de niños menores de 5 años mueren cada año por enfermedades relacionadas con el ambiente que los rodea.

Una cifra escandalosa, si se tiene en cuenta que la mayoría de estos decesos podrían evitarse con rigurosas políticas de intervención sobre sus determinantes, que son, en su totalidad, modulados por el comportamiento humano.

Basta saber que el aire viciado mata anualmente 570.000 niños, para darse cuenta de que algo anda mal en la cabeza de un mundo permisivo con los emisores de gases contaminantes, los fumadores y el uso de combustibles no convencionales sin control en los hogares.

De igual forma, es inexcusable aceptar, sin pestañear, que otros 360.000 niños fallezcan por males empujados por la falta de acceso al agua potable y de condiciones adecuadas de higiene y aseo en las comunidades. Y lo mismo podría decirse de las más de 200.000 muertes que, en la primera infancia, dejan patologías transmitidas por mosquitos que se multiplican en criaderos formados por falta de control de la gente.

Aquí no se trata de ser retóricos al recordar que los menores de 5 años son especialmente vulnerables a estas amenazas, porque sus órganos y su sistema de defensa están en desarrollo, sino de enfatizar que los daños por estos agentes medioambientales empiezan en la vida intrauterina y sus efectos pueden durar toda la vida, como las lesiones cerebrales causadas por el plomo y el mercurio en estas etapas. De hecho, 200.000 niños que nacen en estas condiciones malsanas ni siquiera alcanzan a llegar al año de vida.

Esto no es para reflexionar, sino para actuar en favor de la niñez, que, no en vano, es sujeto de atención prioritaria en todas las constituciones del mundo y eso exige promover ambientes saludables para ellos, o al menos que sean apartados de los sitios más contaminados. Es lo menos que se puede pedir ante estas cifras ignominiosas para el futuro del mundo.editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA