'María': ciento cincuenta años después

'María': ciento cincuenta años después

En la figura de Jorge Isaacs es posible resumirlas glorias y las miserias del siglo XIX colombiano.

06 de abril 2017 , 09:10 p.m.

El Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia han declarado el 2017 como el año de Jorge Isaacs. Podría haberse buscado cualquier razón para celebrar a semejante personaje de la Historia de Colombia, soldado, expedicionario, político, poeta, pero el pretexto no ha podido ser mejor: 'María', su novela sentimental que puso a andar a los héroes románticos por la naturaleza americana, está cumpliendo 150 años. Y siglo y medio después sigue recogiendo la literatura francesa de comienzos del siglo XIX, y traduciéndola a nuestra lengua y a nuestro país –y al paisaje imponente del Valle del Cauca–, como si acabara de ser publicada.

Jorge Isaacs nació en Santiago de Cali, República de la Nueva Granada, hace 180 años, el 1.° de abril de 1837. Fue el hijo serio de un judío inglés, combatió la dictadura del general Melo, peleó contra Tomás Cipriano de Mosquera, cargó con las endeudadas haciendas paternas, supervisó caminos de herradura, editó periódicos, representó al Cauca en la Cámara de Representantes, enfrentó, convertido en ‘jefe político y militar de Antioquia, una sublevación conservadora, vivió en todo el país, desde Buenaventura hasta Ibagué. Y de viaje en viaje y de aventura en aventura, como un fantasma en su propia casa, consiguió hacer una familia con Felisa González Umaña.

Siglo y medio después sigue recogiendo la literatura francesa de comienzos del s. XIX, y traduciéndola a nuestra lengua y a nuestro país, como si acabara de ser publicada.

Isaacs conoció el éxito en vida. 'María' fue reconocida de inmediato, en 1867, entre los lectores y entre los críticos, por la claridad y la precisión de su prosa, por su capacidad para envolver al lector en su paisaje y en sus sospechas sobre el infierno que puede llegar a vivirse en la Tierra. También sus poemas tuvieron eco entre los colombianos: “No pongáis los emblemas de la muerte / de mi vida futura en los umbrales”, escribió en una de sus últimas poesías. Quiso superar su obra maestra, sobrepasar con una gran novela histórica el idilio imborrable de Efraín y María, pero murió demasiado pronto.

Quizás su obra más importante, después de 'María', sea su propia vida: es posible resumir, en la figura de Isaacs, las glorias y las miserias del siglo XIX colombiano. editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA