Editorial: Los retos después de París

Editorial: Los retos después de París

El gran pacto mundial para enfriar el planeta entra en vigencia. El compromiso es serio y urgente.

07 de noviembre 2016 , 04:47 a.m.

Casi un año después de la Cumbre Mundial del Clima de Naciones Unidas y el compromiso de más de 55 países para disminuir la contaminación a la atmósfera, el viernes pasado por fin entró en vigencia el primer acuerdo internacional vinculante para enfrentar los inmensos retos del cambio climático. Una problemática que va más allá de la convencional imagen de un oso polar en el descongelado Ártico y que es tan cercana que ya empieza a tocar el bolsillo de los ciudadanos y el presupuesto de los gobiernos.

Conocido como el Acuerdo de París, este pacto diplomático promete ser la ruta para “enfriar el planeta”, a través de la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, que generan el aumento de temperatura y expone a la humanidad a escenarios cada vez más catastróficos.

El deshielo de los polos, las sequías e inundaciones extremas, la mayor frecuencia de huracanes, la pérdida de las especies de animales y plantas, el aumento de los desastres por causa del clima y los fenómenos del Niño y la Niña, cada día más intensos, son algunos de los ejemplos de una tragedia que está ocurriendo ante nuestros ojos.

El Acuerdo de París, aunque no contempla sanciones ni fija obligaciones puntuales a determinadas naciones, sí incluye la revisión periódica de las metas que cada país presentó como propuesta para la convención del año pasado. Ese es tal vez su elemento más destacable.

El temor para algunos científicos es que, incluso con estos objetivos, la meta de que no se incremente la temperatura promedio del planeta en más de 2 grados podría no alcanzarse. De ahí la importancia de que los gobiernos trasciendan lo pactado en París.

Para Colombia, que libera solo el 0,4 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta, pero que es uno de los 15 países más vulnerables al cambio ambiental, el reto es disminuir el 20 por ciento de sus emisiones proyectadas al 2030. Una tarea que debe ir de la mano de una apuesta estatal completa y decidida para frenar la deforestación. Esta puede ser, nada menos, nuestra garantía de salvaguardar la naturaleza y tener un desarrollo bajo en carbono.

El primer paso es ratificar, por medio del Congreso, este acuerdo, radicado en septiembre pasado y que está a la espera de su segundo debate en el Senado.

El compromiso es serio y urgente. Otros cambios, más allá del papel, son pertinentes: facilitar un mecanismo efectivo de implementación de las energías renovables, frenar la frontera agrícola que amenaza a páramos y bosques, y transformar el transporte urbano y de carga.

En cuanto al mundo, que arranca su contrarreloj, quedan por delante, para bajarle la temperatura a este mundo humeante, la reglamentación del Acuerdo y la apuesta no solo por mitigar los problemas futuros, sino definir los caminos de adaptación a estos nuevos escenarios climáticos, especialmente para las poblaciones pobres, que son las que más soportarían los embates del clima futuro.

Ese será el tema por discutir a partir de hoy en Marruecos, un año después del histórico Acuerdo de París, que empieza su largo camino de aplicación a partir de este mes. Pueda ser que todos hagan el mejor esfuerzo, pues se juega parte del futuro de todos.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA