Los que tienen deben pagar

Los que tienen deben pagar

Urge frenar abusos con elementos sin valor terapéutico y excluidos del plan de beneficios de salud.

13 de mayo 2017 , 02:40 a.m.

Frente al sistema de salud, muchos parecen tener solo el precepto de que es la forma como se lleva a la práctica un derecho, pero olvidan sus deberes para que este cumpla sus funciones en términos de equidad.

Aunque nadie se atrevería a negar las fallas que el sistema ostenta en aspectos como calidad, oportunidad y suficiencia, no se puede desconocer que haber elevado la salud a la condición de derecho fundamental, tener una cobertura casi universal y la aplicación de un modelo financiero cimentado en la solidaridad y en la seguridad económica son logros que se encuentran entre los de mayor alcance social en el país. De igual forma, el modelo sanitario nacional es un proceso perfectible y en construcción permanente en el que tienen que participar todos sus actores.

Sin embargo, de manera equivocada, la mayoría de dichos actores ven al sistema de salud como una estructura terminada, que no requiere de sus aportes y al que, por el contrario, hay que sacar el mayor provecho posible. Una perversa actitud que parecería reservada a todos, menos a los pacientes, cuyo bienestar es el fin último de este complejo engranaje, pero no es así.

Basta ver, por ejemplo, la abultada afiliación fraudulenta en el régimen subsidiado de personas con capacidad de pago; la elevada elusión en el régimen contributivo, las exageradas solicitudes –a través del sistema judicial– de tratamientos, medicamentos, insumos y elementos no sanitarios innecesarios o suntuarios pagados por el sistema y que ponen en riesgo sus finanzas, para evidenciar que estos atropellos no son la excepción, sino que tienden a normalizarse, ante los ojos de todos.

El país debe dar de frente y sin temor este debate para frenar estos abusos y, de paso, desnudar a los desaprensivos que los promueven

Aquí hay que ser enfáticos y reafirmar que el derecho a la salud debe garantizarse de manera suficiente y oportuna a todas las personas de acuerdo con su necesidad y con independencia, y sin distingos de las condiciones económicas. Lo que en rigor significa también que a la hora de los aportes estos tienen que hacerse en justa armonía con la verdadera capacidad de pago de los obligados a cubrirlos.

El asunto es tan serio que la Corte Constitucional ha dejado claro, en varias sentencias, el deber que tienen los afiliados al régimen contributivo (no los pobres) de participar en el pago razonable de elementos complementarios excluidos del plan de beneficios, con el objeto de evitar que los recursos de la salud favorezcan a los más pudientes. Lógica que, sin duda, reafirma el derecho.

De ahí que resulta inexplicable que tratar de llevar a la práctica estos preceptos genere tanto rechazo, al punto de que proponer que existan pagos proporcionales (copagos) por cosas sin valor terapéutico, como suplementos vitamínicos, sillas de ruedas electrónicas, camas de lujo, terapias no probadas con animales, pañales de marca, cirugías estéticas disfrazadas de funcionales, cuidadores por 24 horas, entre muchos otros caprichos, sea motivo de protestas y descalificaciones.

El país debe dar de frente y sin temor este debate para frenar estos abusos y, de paso, desnudar a los desaprensivos que los promueven; muchos de ellos, agazapados en supuestas organizaciones de paciente, financiadas por las industrias que producen estos inútiles elementos por los que, solo el año pasado, entre todos pagamos 250.000 millones de pesos. Injusto.

editorial@eltiempo.com.co
EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA