Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Libertad de prensa en la mira

Martes 6 de diciembre de 2016
Editorial

Libertad de prensa en la mira

Aterra saber que este año ya han sido asesinados 20 periodistas en el continente.

0

compartidos

Con una radiografía que prende muchas alarmas sobre la situación de la libertad de expresión en el continente concluyó, en Ciudad de México, la asamblea anual de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Para comenzar, aterra saber que este año ya han sido asesinados 20 comunicadores en el continente, 12 de ellos en México. Un presente preocupante que carga con un vergonzoso lastre de impunidad. Y es que desde el 2000 en este mismo país ya son 118 los asesinatos y 20 los casos de desapariciones forzadas. En Colombia, valga recordarlo una vez más, los crímenes de colegas que siguen impunes superan el centenar.

Y es de lamentar, como lo hizo la asamblea, el que este año se cumplan 30 del asesinato de Guillermo Cano Isaza sin que todavía haya claridad sobre los responsables. Por supuesto que el dato produce desazón. La reflexión obligada es la de qué puede esperarse en todos los demás casos si esta es la suerte que ha corrido uno tan emblemático.

En general, los distintos informes de los países coinciden en que persiste y se agudiza, en algunos casos, el problema de las amenazas intimidatorias de criminales a periodistas, pero también de autoridades, como ocurre cada vez con más frecuencia en Venezuela.

Otro obstáculo común al ejercicio del oficio en los distintos países es el de la interferencia indebida del poder judicial, que ha llegado incluso a exigirles a los colegas revelar sus fuentes. Es un asunto transversal también el uso inapropiado de la publicidad oficial para premiar o castigar a los medios.

El derecho al olvido como una nueva herramienta de censura así como los ataques cibernéticos que incluyen distintas modalidades de suplantación surgen como dos terrenos en los que será necesario permanecer vigilantes. Es claro que las nuevas realidades no pueden ser excusa para minar algo que, por definición, debe permanecer vigente e inmutable: el derecho humano fundamental a “no ser molestado a causa de las opiniones, de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Que es también el derecho de la gente a estar informada.

editorial@eltiempo.com

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Siguiente

Editorial: Presupuesto a la brava

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad