La pelea por Belén de Bajirá

La pelea por Belén de Bajirá

La suerte de la gente de este corregimiento parece ser lo de menos para sus gobernantes.

02 de junio 2017 , 12:00 a.m.

El pulso que se ha venido dando entre Antioquia y Chocó por el corregimiento de Belén de Bajirá, que suena a noticia del siglo XIX, es absurdo e improcedente, por decir lo menos. No pasará a la historia como la batalla ni la guerra por Belén de Bajirá, sino como un embeleco, pues hoy, cuando se aspira a replantearse la vida en las regiones debido al posconflicto, en Colombia no estamos para disputas internas por territorios.

Aquí, la única preocupación debe ser por el bienestar de los habitantes del lugar, pero, en medio de las airadas protestas de los políticos, la suerte de la gente parece ser lo de menos para sus gobernantes.

Belén de Bajirá

Belén de Bajirá ha estado en el olvido por Antioquia y Chocó, no hay alcantarillado y las calles no están pavimentadas.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Sea por el honor, sea por los recursos, sea por los votos: cualquiera de esas razones resulta inaceptable cuando, por culpa de un conflicto limítrofe que suena a conflicto entre países irreconciliables, se está poniendo en juego la vida de los ciudadanos, cuando se está volcando a más y más colombianos a la confrontación innecesaria, cuando se está corriendo el riesgo de dejar a cuatro territorios sin servicios básicos.

Hablar de independencias a estas alturas de la historia de Colombia, amenazar con una Antioquia Federal separada del resto del país, no tiene sentido en estos días de protestas en los que, además, se ha hecho aún más evidente el drama del Pacífico.
Ha sido el prestigioso Instituto Geográfico Agustín Codazzi la entidad experta –y alejada, dicho sea de paso, de los avatares políticos– que ha determinado que Belén de Bajirá forma parte del departamento del Chocó y queda cerca de la frontera con Antioquia. Tendría que ser suficiente el concepto del Codazzi, por supuesto, para zanjar una discusión tan inesperada. Desconocer al Instituto es abrir una puerta que da al caos. Perder esta oportunidad para visibilizar una población en crisis probaría que no se está pensando en la ciudadanía, sino en las noticias ruidosas que dan réditos.

En fin, dejar pasar la ocasión para que el país se entere cómo es que viven los colombianos en Belén de Bajirá, sean chocoanos, sean antioqueños, sería una vergüenza.

- editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA